sociedad

Iker, el pequeño héroe tinerfeño que combate la neurofibromatosis con una sonrisa

A sus cuatro años padece un trastorno genético que le genera tumores en el tejido nervioso; su madre y su abuela elaboran pulseras artesanales que venden para tratar al niño en Barcelona
La familia de Iker confía en que el niño sea tratado en el Hospital San Juan de Dios de Barcelona. DA

Iker cumplirá cinco años el próximo 31 de marzo, pero su corta vida ha sido una constante carrera de obstáculos desde que con apenas un año perdiera la conciencia y sufriera un episodio de convulsiones que puso en alerta a sus padres.

Un primer diagnóstico en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria confirmó los síntomas de neurofibromatosis tipo 1, un trastorno genético que genera tumores en el tejido nervioso y que se puede desarrollar en zonas como el cerebro, la médula espinal o los nervios.

“El niño nació bien, ni siquiera fue un parto prematuro, pero cuando sufrió las primeras convulsiones y se quedó inconsciente nos asustamos, lo llevamos a urgencias y en el Hospital de La Candelaria se preocuparon tras detectarle unas 60 manchas por todo su cuerpo”, declaró ayer a DIARIO DE AVISOS Melisa, su madre. Un año más tarde, el pequeño volvió a repetir el mismo episodio: perdió la consciencia y aparecieron de nuevo las convulsiones.

La situación se fue complicando y en 2019 su madre le detectó al pequeño un “bulto” en la cabeza. “En octubre lo vio un neurocirujano del Hospital de La Candelaria, pero entre unas cosas y la pandemia se acabó retrasando la resonancia hasta el 15 de enero de este año”, señaló Melisa, de 29 años.

glioma en ambos ojos

Las pruebas detectaron un tipo de tumor, denominado glioma, en el nervio óptico de cada ojo que podría dejar sin visión al niño, según apuntó su madre. El próximo día 2, Iker será sometido a una nueva resonancia y el 23 de marzo ya tiene consulta con un oncólogo. Esas serán sus próximas visitas al hospital.

Pero Melisa quiere llevar a su hijo al Hospital San Juan de Dios de Barcelona, un centro especializado en el tratamiento de esta enfermedad poco frecuente. La puso sobre la pista un amigo, cuya hija también nació con la misma patología que Iker y fue tratada en la Ciudad Condal. “Él me dijo que luchara para derivar a Iker a Barcelona y que allí lo tratara un oncólogo infantil que es un gran especialista y con el que ya he contactado”.

“La aparición de los gliomas indica que la enfermedad está avanzando, por lo que le dije a la neuróloga si nos podrían derivar cuanto antes a San Juan de Dios y me respondió que no me preocupara, que ya estaba hecho el informe. Así que ahora me tienen que llamar para decirme todos los pasos que hay que dar para irnos a Barcelona, pero no sabemos cuánto tardarán los trámites, me dicen que pueden ser 20 días o tres meses”, manifestó Melisa.

El problema de esta madre es que ella y su marido, residentes en Guargacho (San Miguel de Abona), están sin empleo. Ella ha trabajado en el Aeropuerto de Tenerife Sur como guía turística (habla cuatro idiomas) y en la recepción de varios hoteles del Sur. “Para una derivación tenemos que reunir el dinero antes y la Seguridad Social te devuelve la parte que te has gastado con las facturas del dinero que has abonado”, manifestó.

Ahora, a la espera de que le confirmen la fecha para trasladarse a Barcelona, Melisa y su madre dedican todo el tiempo que pueden a construir pulseras artesanales, “de 160 piedras cada una”, que venden a tres euros y medio con el fin de recaudar fondos para la estancia en la capital catalana.

solidaridad

“El cariño y las muestras de solidaridad que estoy recibiendo de amigos, vecinos y hasta de desconocidos no me los esperaba”, afirma Melisa, que agradeció especialmente el apoyo del colegio donde estudia su hijo, el Echeyde, y, sobre todo de Anabel, la tutora de Iker. “Me han dicho que van a hacer algo en los próximos días para ayudarnos, estoy superagradecida, el amor que le dan al niño en ese colegio es increíble”.

Las redes sociales han comenzado a movilizarse para ayudar al pequeño sanmiguelero. Las compras de las pulseras las canalizan a través de la cuenta de Instagram @ayuda_a_iker y en el teléfono 669 239 053.
Melisa señaló que la enfermedad que sufre su hijo le genera también autismo, hiperactividad, trastorno de conducta y ataques de epilepsia. Pero, pese a todo, define a su hijo como un “niño muy feliz, no te lo puedo negar, sonríe siempre, es muy agradecido, aunque también se enfada mucho”.

TE RECOMENDAMOS