politica

La Laguna impulsa la protección de la necrópolis aborigen de El Becerrill

El Pleno aprobó una moción, con el apoyo de la izquierda, PP y Cs, para visibilizar este yacimiento arqueológica por la zona de el Barrio de La Candelaria, en La Cuesta

El Pleno del Ayuntamiento de La Laguna aprobó ayer, con el apoyo de los partidos del Gobierno (PSOE, Unidas Se Puede y Avante La Laguna), PP y Cs una moción presentada por Elvira Jorge, concejala de Patrimonio Histórico, de Avante La Laguna, para impulsar la protección la necrópolis aborigen de El Becerril -en la zona del Barrio de La Candelaria, La Cuesta- mediante su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) por parte del Cabildo de Tenerife. Coalición Canaria se abstuvo, en un pleno con algunos momentos plúmbeos, otros  con algunos  reproches. Y algún episodio simpático.

En los años 40, en una cueva de El Becerril, se encontraron restos humanos que pertenecían a unos 50 cuerpos, 85 cuentas de collares, punzones de hueso, tabonas y restos de cerámica aborigen. Luego se trasladaron al Instituto de Segunda Enseñanza de Santa Cruz y, finalmente, acabaron en el Museo de la Naturaleza y Arqueología.

Lo que no sabían las momias es que, ochenta años después, la concejala Elvira Jorge, que traía ayer una moción bien currada, intentaría proteger el lugar donde fueron encontradas. Según Jorge, el patrimonio arqueológico de La Laguna está insuficientemente protegido. La moción también  pide que la declaración de BIC se extienda a los yacimientos encontrados en zonas cercanas de los barrancos de Tabares, Santos y Montaña de Guerra. Y que todo el conocimiento obtenido gracias a esos hallazgos sea compartido con la Unidad de Patrimonio Histórico de La Laguna.

Coalición Canaria se abstuvo, acaso afligida por las críticas de Jorge a la gestión del pasado. A la portavoz nacionalista, Candelaria Díaz, le pareció que no se puede minusvalorar lo que se ha hecho en el pasado, como los inventarios arqueológicos para el Plan General de Ordenación Urbana o la protección de yacimientos como los de La Barranquera, en Valle Guerra, o el Barranco de Milán, en Tejina. Y criticó el “autobombo”  del grupo de Gobierno, mientras pedía, para sentirse parte de la moción, que se incluyera una enmienda que solicitaba la rehabilitación de unos senderos históricos en el Barranco de Los Muertos, desde Tíncer a San Matías. La concejala Jorge dijo que no, que eso era mezclar churras con merinas.

La política lagunera es un poco así. CC critica al Gobierno municipal. El Gobierno municipal le responde recordándole lo que no han hecho en 26 años -o lo que han hecho mal-. Y CC se enfada. Fue precisamente lo que pasó ayer cuando Candelaria Díaz le exigió al tripartito de izquierdas que fuera más transparente, pidiendo más celeridad con los expedientes solicitados y más tiempo para estudiar los presupuestos anuales, no dos días, como la última vez . Y el primer teniente de alcalde, Rubens Ascanio, le espetó que, para falta de transparencia, los  diez años de bloqueo a distintas comisiones de control político y ciudadano a las labores del Gobierno. El que parece que nunca estuvo allí es el PSOE, tan encantado con su situación actual que parece una alucinación del desierto que alguna vez gobernara con los nacionalistas, como le recordaba Carmen Luisa González, de CC, al concejal socialista Andrés Raya.

Ayer también se aprobó pedir la reactivación del Foro Económico y Social, una iniciativa impulsada por el concejal Sergio Alonso, de CC,  que finalmente se aprobó por unanimidad. Antes intervinieron desde el público Francisco Barreto y Justo Reyes, representantes del asociacionismo vecinal que apuntaló durante años el poder de CC, para defender la reactivación del foro, pero lanzando críticas más o menos directas al Gobierno municipal, con algún guiño al consenso para suavizarlas. El alcalde, que nunca pierde esa estampa de yerno perfecto que intercede en las discusiones de Nochebuena, se mosqueó y les dijo que él creía en la participación ciudadana y en el asociacionismo vecinal. Pero que algunos llevaban treinta años en el machito vecinal  para servir a un partido.

Hubo otras cosas, como la pregunta de Juan Antonio Molina de Ciudadanos, sobre si al Gobierno municipal no le perturbaba que Santiago Pérez fuera concejal y senador al mismo tiempo. Y el Gobierno municipal dijo que no, que era compatible. Incluso hubo un momento para hablar de la naturaleza: el portavoz del PP, Manuel Gómez, presentó una moción porque está preocupado por la proliferación de cabras y ovejas asilvestradas en la zona de Anaga que amenazan la “biodiversidad” del lugar . Y habló y habló y habló. El alcalde lo intentaba parar, pero él seguía y seguía. Era su cumpleaños.

TE RECOMENDAMOS