puerto de la cruz

Los activistas evitan el traslado de cuatro menores a Las Raíces

La Asamblea de Apoyo a los Migrantes denuncia en el juzgado que 25 personas alojadas en un hotel del Puerto de la Cruz no son mayores de edad y no pueden ir al campamento

La Asamblea de Apoyo a los Migrantes en Tenerife evitó ayer que cuatro menores que estaban alojados en un hotel del Puerto de la Cruz fueran trasladados al campamento de Las Raíces, una lucha que comenzó desde la mañana temprano y que culminó pasada la tarde con una denuncia ante la Fiscalía de Menores al contar con los documentos correspondientes que acreditaban su edad.

Tras dejar constancia que eran menores, ayer durmieron en otro centro y hoy acudirán al juzgado correspondiente acompañados de un educador, un traductor de wólof (idioma que se habla en Senegal) y el forense y se determinará su edad, aunque no se les hará la prueba ósea, confirmaron los activistas.

La fiscal les requirió que si identificaban que había un menor lo comunicaran, pese a que les aclaró que Cruz Roja es la entidad responsable de hacerlo.

Sin embargo, la representante de la Asamblea insistió en que los chicos lo habían dicho en varias ocasiones ante la negativa de la ONG, y por eso seguirá demostrando que hay menores en los centros que ésta gestiona que prevén ser trasladados a Las Raíces. 21 de ellos están alojados en un hotel ubicado en la avenida Familia Betancourt y Molina donde ayer volvieron tras regresar de la capital.

Fue en ese lugar donde comenzó todo. Un total de 25 menores renunció a subir a las dos guaguas que los esperaban para trasladarlos al campamento de La Laguna. De nada sirvió que el personal de Cruz Roja les advirtiera que perderían su plaza y se quedarían en la calle si no se subían a los vehículos. Lo único que tenían claro es que allí no querían ir y mostraban el acta de nacimiento.

Ante su negativa, la activista y dos exmonitoras que acompañan a los chicos desde su llegada a la Isla, tomaron cartas en el asunto y cumplieron el mismo protocolo que se sigue en el caso de un menor en desamparo: llamaron a la Policía Local para paralizar su traslado a un servicio de alojamiento que, entienden, en ningún caso deben estar las personas que no han cumplido la mayoría de edad.

Atrás había quedado el revuelo del día anterior durante el traslado de más de cien migrantes. Quizás fue casualidad o el día nublado y frío el que no acompañó para que se concentrara gente en los alrededores y en los balcones a ver qué acontecía.

Los chicos se pusieron a un costado junto con sus pertenencias a la espera de los acontecimientos. Al no tener respuesta, los tres mujeres se dirigieron al área de Bienestar Social, ubicada en las dependencias de Sanidad y Consumo, en la calle Luis de la Cruz, en pleno casco portuense.

En el lugar los remitieron nuevamente a la policía y en menos de media hora llegaron al lugar efectivos y funcionarios de la Nacional y la Local y trabajadoras de Cruz Roja. Una de ellas volvió a explicarles su situación y a avisarles que se quedarían en la calle. “Tienen que reflexionar y pensar qué quieren hacer”, le decía en francés.

La palabra contra el papel

Todos los presentes insistían que no eran menores. Era su palabra contra el papel que ellos mostraban como su mayor tesoro, porque acredita su fecha y lugar de nacimiento.

Los chicos, sentados en la calle, repartidos en pequeños grupos entre los bancos, el suelo y el borde de algunos escaparates, esperaban por su destino. Algunos ni hablaban entre ellos, solo se cruzaban de brazos o permanecían un largo tiempo con la cabeza entre las piernas. Por momentos la levantaban, miraban alrededor y volvían a la misma posición. Eran las caras de la resignación.

Las caras de la falta de previsión de la administración, de la falta de respeto a los derechos humanos y de la deshumanización en todas sus vertientes.

Ante “la falta de respuesta por parte de la Administración local”, según la activista, y para acreditar que eran niños antes que migrantes, tomó la decisión de llevarlos bajo su responsabilidad ante la Fiscalía de Menores de Santa Cruz de Tenerife, previa identificación por parte de la Policía Nacional, que también los escoltó hasta la capital.

Allí la fiscal le tomó declaración a los cuatro cuyo traslado a Las Raíces era inmediato y revisó su documentación a la espera de que hoy vayan a declarar.

En el caso de que finalmente se compruebe que son menores de edad no acompañados, su tutela recaerá en el Gobierno de Canarias, que actualmente acoge a 2.656. Por islas, Gran Canaria tiene 1.697, Tenerife 653; Lanzarote 151; Fuerteventura 69; La Palma, 30; La Gomera, 10 y El Hierro, 46, según los datos facilitados por la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud.

“No puede ser que en Canarias haya unos niños y la Dirección General no lo asuma. No sé qué interés puede tener el Ministerio del Interior en asignarles a unos niños la mayoría de edad”, sentenció la representante de la Asamblea de Apoyo a los Migrantes.

Rubens Ascanio pide que se investigue si hay menores en el campamento

El concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Laguna, Rubens Ascanio, ha sido el único representante público que hasta ahora se ha pronunciado y preocupado por la presencia de menores migrantes en Las Raíces.

El edil ha remitido un oficio a la Delegación del Gobierno en Canarias, a la Fiscalía Provincial de Santa Cruz de Tenerife y a la Dirección General del Menor para que investiguen si en el campamento hay más de medio centenar de menores.

En el escrito, el edil deja constancia que en la visita efectuada al lugar el pasado viernes “pudimos comprobar que varios grupos de personas alojadas en este espacio se identificaban como menores de edad, información que se repite además en varias informaciones publicadas recientemente en diversos medios de comunicación”.

Por todo ello y de acuerdo a la gravedad de los incumplimientos que podrían suponer para la legalidad vigente la presencia de menores en un centro que en la actualidad hay unas 600 personas adultas, cuando incluso algunos cuentan con documentación que acreditan esas circunstancias, Ascanio ha solicitado que “de forma inmediata y cautelar se proceda a la identificación de esos menores y a su traslado a instalaciones específicas donde puedan recibir las atenciones a las que tienen derecho conforme a las normas internacionales, europeas y estatales”.

TE RECOMENDAMOS