tribunales

Piden 27 años de prisión a un palmero por la violenta muerte de su madre

Según la Fiscalía, Germán maltrató durante años a su progenitora hasta que en febrero del año pasado, presuntamente, acabó con su vida tras una paliza que terminó en estrangulamiento
Vista aérea de Los Llanos de Aridane. / DA

Se trata de unos hechos terribles, más si se tiene en cuenta el relato que considera probado la Fiscalía, a resultas de la cual solicita un total de 27 años de prisión para el acusado, un varón residente en Los Llanos de Aridane al que se le acusa de maltratar habitualmente y finalmente asesinar a su propia madre.

Los hechos se remontan a 2013, si bien el presunto crimen tuvo lugar en febrero del año pasado en la vivienda familiar, ubicada en la referida localidad palmera. Ahora, la Fiscalía solicita la apertura de juicio oral, que seguramente tendrá lugar este mismo año. Por las características de los hechos, será la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife la que entienda del mismo.

Fue el 21 de febrero cuando se encontró el cadáver de la víctima, una mujer identificada por las siglas E.P.B.R. de 68 años de edad. Bastó la inspección ocular de su cuerpo sin vida para que la Guardia Civil supiera que estaba frente a un acto criminal, habida cuenta las señales de violencia reflejadas en el cadáver de la mujer, hallada sobre una cama en la vivienda que compartía con su hijo en el barrio de Argual.

Apenas tardaron unas horas los especialistas asignados a la investigación para atar cabos y proceder a la detención del hijo de la fallecida, un varón de 40 años identificado como Germán O. B., con antecedentes penales no computables para el caso que nos ocupa.

Fruto de dicha investigación, dirigida desde el Juzgado de Instrucción Número 1 de Los Llanos de Aridane, ha dado como fruto un escrito de acusación elaborado por el Ministerio Público en el que se detalla que, presuntamente, el encausado llevaba desde 2013 sometiendo a su propia madre a un maltrato habitual que no solo no cejó con la interrupción de la convivencia entre ambos, sino que, después de restablecida la misma, se agravó hasta tal punto que degeneró en un ataque mortal, además cargado de una violencia desmedida.

“Desde el año 2013 sometió a la mujer a una continua agresión física y psicológica, arrebatándole su dinero, del que vivía el acusado, golpeándola, chillándola, impidiéndole que se relacionara con su familia y terceros, controlando sus salidas, así como doblegando su voluntad, lo que dio lugar a denuncias que luego retiraba y actuaciones de protección, llegando a marcharse a vivir con un pariente ante la situación que vivía”, detalla dicho escrito sobre los hechos acaecidos en Los Llanos de Aridane.

Lamentablemente, la víctima le dio una oportunidad a su hijo, “volviendo a dicho domicilio en octubre de 2018, reanudándose la convivencia y la situación anterior, que degeneró a primeros del año 2019, hasta que en las fechas inmediatamente anteriores al 21 de febrero de dicho año, el acusado sometió a su madre a una continua y constante agresión, golpeándole en todo el cuerpo, negándole el alimento, causándole hematomas en la cabeza, cara, flanco torácico derecho, brazo derecho, hombro, brazo, muñeca y mano izquierdas y pierna derecha, apretándole fuertemente la boca ocasionándole eritemas en la misma y cara interna del labio inferior, así como poniéndole un cordón o cinta en el cuello que apretó para asfixiarla, provocándole un surco de presión, golpeándole en el tórax con gran violencia, ocasionándole hematomas en músculos intercostales en zona izquierda, con fractura de la sexta a la décima costilla derecha, fractura en línea escapular y línea axilar de la octava a la undécima costilla derecha, cuadro de policontusiones con traumatismo torácico cerrado y comprensión del cuello que produjo finalmente su muerte por insuficiencia respiratoria y fallo multiorgánico en las primeras horas de la madrugada de dicho día 21 de febrero, agresión contra la que la mujer no tuvo en momento alguno posibilidad de defensa, habiendo sufrido continua y considerablemente antes del fatal resultado”, concluye la Fiscalía.

Así las cosas, el Ministerio Público pide para Germán dos años de cárcel por el delito de maltrato físico y psíquico habitual en violencia doméstica y otros 25 por un delito de asesinato, así como una indemnización a los herederos de la fallecida de 200.000 euros.

TE RECOMENDAMOS