el tiempo

Canarias espera una primavera calurosa

Los picos máximos de calima se producen, fundamentalmente, en los meses de marzo y julio

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Canarias, David Suárez, ha señalado este jueves que el archipiélago ha registrado un invierno normal aunque ha tenido zonas “más afectadas”, que han sido “más húmedas”, si bien el cómputo general ha resultado ser un periodo invernal normal tanto en precipitaciones como en temperatura, pero “interesante”.

Así lo ha indicado durante la presentación del Avance Climático de Canarias del invierno 2020-2021 (periodo comprendido entre el 1 de diciembre de 2020 y el 28 de febrero de 2021) que recoge que la temperatura media sobre el archipiélago ha sido de 15,3ºC, lo que ha supuesto 0,2ºC por encima de la media de esta estación.

De todos modos, ha admitido que al haber sido los dos inviernos anteriores “muy secos”, en el de este año ha dado la sensación de que “ha llovido más”.

En cuanto a la temperatura, Suárez ha reseñado las curiosidades de cada uno de los tres meses invernales y ha apuntado que en diciembre hubo diez días que estuvieron por encima de la media y el resto por debajo; mientras que enero fue un mes de contrastes con dos periodos cálidos y uno frío, que estuvo provocado por el paso de Filomena.

Febrero, por su parte, ha estado marcado por un episodio frío debido a la vaguada atlántica que dejó las temperaturas mínimas más bajas de los últimos diez años en este mes.

Asimismo, ha apuntado que el carácter térmico mostró diferencias entre las zonas costeras (anomalías frías) y las de interior (anomalías cálidas) en islas de mayor relieve. En este sentido, ha indicado que se produjo una anomalía positiva más marcada en el oeste de Tenerife de 1,5 a 2,5ºC, mientras que las anomalías negativas más acusadas se dieron en el extremo oeste de El Hierro e interior de Tenerife, siendo de 1,5 a 2,5ºC.

LAS PRECIPITACIONES EN LOS VALORES ESPERADOS

En cuanto a las precipitaciones del invierno en Canarias, Suárez ha señalado que han estado dentro de los “valores esperados”, lloviendo una media de 135 mm, lo que ha supuesto el 91 por ciento de los que se prevé para esta estación en el archipiélago.

Sin embargo, la precipitación muestra marcadas diferencias entre las vertientes del norte (húmedo a muy húmedo) y sur (normal a seco) de las islas de mayor relieve, ya que por ejemplo en Fuerteventura no llegaron a alcanzar la mitad del valor medio.

Por contra, las mayores acumulaciones de lluvia se produjeron en las medianías del norte de Gran Canaria, así como en el noreste de La Palma El Hierro y Tenerife.

Añade que en este trimestre fueron frecuentes los episodios de precipitaciones intensas motivados, entre otros, por la borrasca Clement, que comenzó a generar precipitaciones a partir del 28 de noviembre y continuó enviando frentes, así como precipitaciones generales el día 1 de diciembre, haciendo que estaciones de Tazacorte y del aeropuerto de La Gomera acumularan cerca de 70 mm en los tres días.

Asimismo, en enero la borrasca Filomena originó un importante episodio de precipitaciones entre los días 5 y 8 e históricas nevadas como la del Roque de los Muchachos que acumuló una precipitación de 174.4 mm y 56 cm de nieve; o Izaña con 92.6 mm de agua y 69 cm de nieve.

Suárez también ha destacado que este año ha habido una “importante actividad eléctrica”, en concreto, ha señalado que se han producido “el doble de lo habitual”, registrando en todo el invierno 845 rayos, cuando la media comprendida entre los inviernos de 2006 y 2019 está en 414.

En relación con ello, ha puntualizado que enero fue el mes con más actividad tormentosa desde 2014, ya que registró 749 rayos.

Sobre los temporales de viento solo citó dos, el del 6 de enero y el del 20 de febrero, donde las rachas máximas se establecieron en 85 y 80 kilómetros por hora, respectivamente.

CALIMA

Finalmente, sobre la calima, también expuso dos episodios a destacar, el del 23 al 28 de diciembre, y el del 16 al 18 de febrero, destacando esta última intrusión sahariana que afectó de forma generalizada a todas las islas, y donde la visibilidad horizontal se redujo hasta los 2.500 metros en el aeropuerto de Gran Canaria.

Respecto a la previsión de la calima, Suárez ha expuesto que desde el año 2015 se ha mejorado en estos avisos, pudiéndose hacer unas 72 horas antes, ya que tienen un impacto “muy severo” en la aeronáutica por la visibilidad.

De todos modos, ha explicado que los picos máximos de calima se producen, fundamentalmente, en los meses de febrero, marzo y julio, si bien el de invierno es el “más severo” y con frecuencia “más alta”.

PRIMAVERA CON VALORES MEDIOS

En cuanto a la primavera, que entrará el 20 de marzo a las 09.37 horas en Canarias, ha señalado que se esperan temperaturas altas en valores medios y con algún tipo de precipitación.

Sin embargo, sí que ha puntualizado que la próxima semana puede que sea “más fría de lo habitual” pero ya para la Semana Santa se esperan recuperar los valores normales de la época.

TE RECOMENDAMOS