actualidad

Moisés Pires, experto en reflotaciones marítimas: “El canal de Suez es la vía más complicada”

El tinerfeño Moisés Pires, especialista en rescate de barcos, señala que “la única solución para desencallar el Ever Given es quitar lastre y llevará semanas poder liberarlo del banco de arena”
Moisés Pires, piloto, fotógrafo y buceador, está especializado desde hace años en rescate de barcos / DA

Mientras los puertos de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canarias parecen frotarse las manos con la posibilidad inesperada de que centenares de buques mercantes y petroleros procedentes de Asia hagan escala camino de Europa, la economía mundial sigue perdiendo 400 millones de dólares cada hora que el canal de Suez siga inoperativo por el espectacular encallamiento del portacontenedores Ever Given ocurrido el pasado martes.

Por Suez circula cerca del 12% del tráfico mundial de mercancías. Si este episodio se extendiera durante semanas, las cadenas de logística y suministro entre Asia y Europa se verían gravemente afectadas. El aumento de precios, en combustible, ya ha comenzado a notarse.

El tinerfeño Moisés Pires, buzo que trabaja en una compañía americana especializada en reflotar, estuvo muy cerca de participar en los trabajos de desencallar del Ever Given, el enorme portacontenedores de 400 metros de eslora y 200.000 toneladas de carga, pero “finalmente el contrato se lo llevó la compañía holandesa Smit junto a la japonesa Nippon Salvage, esta última con la que trabajé en las Islas Salomón, en una operación similar”.

Cómo liberarlo

“Básicamente en salvamento se quita todo el peso posible que permita al barco liberarse de una manga a poca profundidad, empezando por la proa. Se hará quitando todo el lastre, como puede ser los combustibles y la carga”, relata Moisés Pires sobre la operación que se debe realizar. “Los contenedores -prosigue- se pueden sacar bastante bien por estar en un canal con ambas bandas cercanas a la orilla y sin condicionante de mar al estar en un canal. La descarga puede llevar varios días e incluso semanas al no existir una infraestructura cercana de carreteras y equipos. Los contenedores más pesados suelen estar en la bodega con lo que no se podrán desestibar pronto”, señaló.

Todo parece indicar que fue una enorme tormenta de arena fue la causante de que el Ever Given quedara cruzado e inmovilizado de un lado a otro del canal, al impedir la visibilidad de la tripulación tras soportar el martes pasado una tormenta del desierto con vientos superiores a los 50 kilómetros por hora. Normalmente, cuando se prevén temporales se evita el paso en los canales o se utilizan estabilizadores. Lo peor es que, durante el próximo fin de semana, los meteorólogos locales han advertido de que el tiempo puede volver a empeorar. Las rachas de viento pueden llegar a los 80 kilómetros por hora.

Decenas de remolcadores trabajan en liberar al Even Given desde el martes, “pero es como una enorme ballena varada. Es un peso enorme sobre la arena. Es posible que tengamos que trabajar con una combinación de reducción de peso mediante la eliminación de contenedores, aceite y agua del barco, remolcadores y dragado de arena”, aseguró el responsable de la empresa especializada Dragado Boskalis.

Las palas poco pueden hacer si antes no se libera lastre del portacontenedores. / EL ESPAÑOL

Recuerda Pires que “el canal de Suez es posiblemente la vía marítima más complicada por su calado y su anchura lo que lo hace aún más difícil. Son 193 kilómetros de largo y una profundidad media de unos 20-24 metros, pero sin descartar que hayan zonas de menos calado que no hayan sido dragadas. No obstante, no se recuerda un accidente similar en sus años de historia. La última vez que estuvo cerrado el canal fue durante la guerra de los seis días en 1967 en el que varios barcos quedaron atrapados en el canal”.

En la actualidad, según datos de 2019, 18.000 barcos lo transitan. Hoy, centenares de barcos -unos 150- han quedado parados en ese cuello de botella, cargados de petróleo, piezas de automóviles y bienes de consumo. “Si no se arregla la situación creará un incremento en precios, ya que la ruta alternativa es pasar por el cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica, lo que haría que el viaje se retrasara unos 10 días, con lo que eso supone en el encarecimiento de precios, porque a Europa llegan por el canal todas las mercancías procedentes de Asia, sobre todo de China y Japón”, comenta el rescatador tinerfeño de la compañía americana Resolve Marine, quien adelante que . “Ahora el 70% de ese tránsito pasará por Canarias”.

Pires, del Prestige al Costa Corcordia

Moisés Pires, de 50 años, ha buceado en más de 80 países del mundo participando en rescates tan mediáticos como los del Prestige o Costa Concordia. También participó en el rescate del portacontenedores Kota Kado, hundido frente a Hong Kong. En la actualidad, trabaja en el equipo del capitán de salvamento Nicholas Sloane (Resolve Marine), responsable de haber reflotado el Costa Concordia en 2014.

TE RECOMENDAMOS