arico

Arrancan más de 30 vallas y pintan uno de los hitos de grabados rupestres de Arico

El jefe de sección de Patrimonio del Cabildo, José Carlos Cabrera, también denuncia ante el Seprona los daños en un BIC de Arona
Los grafittis han dañado los grabados rupestre del yacimiento situado en la parte costera de Arico / DA

A los vándalos que pintorrean con grafitis los grabados rupestres y los monumentos naturales de Tenerife se han sumado ahora, también, aquellos que se llevan las vallas metálicas que los custodian, como ocurrió la semana pasada con un yacimiento arqueológico en la costa de Arico, justo al lado de una torreta de Red Eléctrica Española, que fue la encargada de vallar toda la zona para que no fuera dañada.

José Carlos Cabrera, jefe de sección de la Unidad de Patrimonio del Cabildo de Tenerife, denunció el hecho ante el Seprona y lo hizo público el domingo en su Facebook personal, bajo este texto y una colección de fotografías: “Aquí seguimos con todos los frentes abiertos. Ahora toca Patrimonio… El yacimiento vallado en Arico sigue progresando… faltan más de 20 paneles de la valla y reventaron la puerta… al menos no se la llevaron. Y como complemento, un reguero de pintadas y grafittis en un BIC arqueológico del sur de la Isla. Esperemos que Seprona los pille. Esto no tiene remedio”.

Cabrera comentó ayer a DIARIO DE AVISOS que “logramos convencer a REE para que pusiera una valla rígida, donde colocamos un cartel, tras una excelente actuación para cuidar el yacimiento”, pero “el verano pasado ya se llevaron diez de esas vallas de cerramiento y hace unos días volvieron a llevarse otros 22 paneles y destrozaron la puerta, donde está el cartel explicativo del yacimiento, que no se llevaron”. Asimismo, el arqueólogo recuerda que “resulta imposible vigilar los 5.000 yacimientos que tenemos inventariados en la Isla” y apuntó que “hoy visitaremos un conocido BIC de Arona, que también amaneció el viernes lleno de pintura, un acto más de vandalismo que hemos puesto en conocimiento del Seprona”.

TE RECOMENDAMOS