ADEJE

Decretan la apertura de juicio contra el presunto doble parricida de Adeje

Según la instrucción judicial, Handrick “aplastó el cráneo de su mujer” y “golpeó reiteradamente con piedras en la cabeza” a su hijo de 10 años cuando defendía a su madre; Jonas, de 7, huyó

Thomas Handrick se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife para responder por los presuntos asesinatos de su pareja Shylvia, de 39 años, y su hijo Jakob, de 10, y por un delito de asesinato en grado de tentativa con su otro vástago, Jonas, de 7 años, el 23 de abril de 2019, en una cueva del camino de Ifonche a La Quinta, en el municipio de Adeje.

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer Número 1 de Arona, Sofía Román Llamosí, ya ha dictado el auto de apertura de juicio oral, respondiendo así a la petición del Ministerio Fiscal, que en diciembre pasado solicitó prisión permanente revisable para el acusado. La autoridad judicial le ha impuesto una fianza de 91.000 euros para asegurar las responsabilidades civiles y ha procedido al embargo de tres viviendas en Halle, ciudad alemana del estado de Sajonia Anhalt.

Shylvia, trabajadora de una empresa de tecnología de la información, se encontraba en trámites de divorcio de su pareja y viajó el día anterior con sus dos hijos desde Halle a Tenerife, donde Thomas, de 43 años, residía durante largas temporadas. La jueza asegura que el acusado “ya había decidido acabar con la vida de su pareja, que entendía no podía divorciarse y hacer una vida independiente, y la de sus hijos”.

Al llegar a la gruta apartada, “elegida a propósito para asegurar la ejecución de sus actos y evitar la defensa por terceros de su familia”, con el falso pretexto de entregarles unos regalos de Pascua, Thomas se transformó y desveló su trampa.

La autoridad judicial asegura que “agredió de forma inopinada y sorpresiva a su esposa, propinándole bastantes y fuertes golpes, utilizando las manos y probablemente una piedra cogida en el lugar, sin que, a pesar de que la mujer trató desesperadamente de defenderse, pudiera evitar que el acusado la aturdiera, cayendo al suelo, donde le aplastó el cráneo con una piedra”.
La investigación realizada por la jueza instructora determina que su hijo mayor “trató inútilmente de proteger y defender a su madre”, pero el acusado “comenzó a golpearle brutal y reiteradamente en la cabeza utilizando piedras que se hallaban en la cueva, una vez que se encontraba en el suelo, ocasionando su fallecimiento como consecuencia de los múltiples traumatismos en el cráneo y la cara”.
El pequeño Jonas, aterrado por los hechos, huyó del lugar y recorrió por el monte más de cuatro kilómetros hasta que lo localizó una vecina de La Quinta. Según la instructora, el encausado “había dejado a su suerte a su hijo ante la creencia de que fallecería antes de lograr auxilio”. Pero Jonas sobrevivió y su escalofriante relato resultaría decisivo para el rápido esclarecimiento de los hechos y la pronta detención del presunto autor.
La instrucción judicial concluye señalando que, “tras consumar los crímenes, Handrick se marchó a su domicilio (en la calle Ramón y Cajal, en el casco urbano de Adeje), donde después de desprenderse de las ropas manchadas de sangre, lavarse y cambiarse, se acostó, hasta que sobre las 19.00 horas acudieron al lugar agentes de la Policía Local”.