tacoronte

El cambio de alcalde sigue en suspenso y pendiente del PSOE

El pacto de gobierno firmado por PSOE, NC y Sí se puede tras las elecciones de 2019 establece que en junio de 2021 el bastón de mando tiene que ser para Carlos Medina
Sandra Ramos y Carlos Medina siguen siendo concejales del grupo Socialista. DA
Sandra Ramos y Carlos Medina siguen siendo concejales del grupo Socialista. DA

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Tacoronte en las elecciones de 2019, Carlos Medina, debe ser el alcalde del municipio en los dos últimos años del mandato, en concreto, desde junio de 2021 hasta el mismo mes de 2023. Así se suscribe en el acuerdo firmado con Sí se puede y Nueva Canarias para conformar gobierno, tras las elecciones municipales de 2019 y mediante el cual se decidió que este último partido ocuparía el sillón de la Alcaldía los dos primeros años de gobierno y el PSOE, los dos últimos.


Sin embargo, las discrepancias internas de los socialistas, un expediente recurrido por supuesta desobediencia y una expulsión que nunca llega, complican la situación y dejan en suspenso el cambio de alcalde.


Carlos Medina, primer teniente de alcalde y concejal de Hacienda y Obras, y su compañera de filas Sandra Ramos, responsable de las áreas de Comercio, Contratación y Cementerio, fueron expedientados por no acatar la directriz del partido de pactar en el municipio con Ciudadanos (Cs), fuerza política que consiguió la mayoría de los votos en los comicios.


El castigo también afectaba al otro concejal del PSOE Tarsis Morales pero sorpresivamente el PSOE lo descartó. Los dos otros ediles del grupo socialista Carmen Dorta y Julio Navarro son independientes.


Carlos Medina sostiene que el pacto “se debe cumplir porque a pesar de que se está hablando de acuerdos entre partidos hay que recordarle a las partes que el Partido Socialista en su momento lo deslegitimó”.


Asegura que hace dos semanas habló con el alcalde, José Daniel Díaz, y todo el grupo de gobierno para acordar el traspaso de mando, y en ese contexto este último le trasladó su incertidumbre por la situación del PSOE. “Le manifesté que se limitara a cumplir su palabra y no erigirse en portavoz de la situación política que pudiera estar viviendo el partido con el que firmó el pacto en Tacoronte. Sigo siendo concejal del PSOE y portavoz del grupo municipal y él, al igual que el resto de concejales del grupo de gobierno, tienen que velar porque el acuerdo se cumpla”, declara.


En los próximos días se convocará la Mesa de Seguimiento del Pacto y se hablará sobre este tema. Este órgano solo se ha reunido una o dos veces en los años de este mandato. “No ha habido mucha voluntad de convocarla, ya sea por el confinamiento o porque no era el momento. Yo lo he evidenciado en diferentes ocasiones pero no puedo obligar a nadie pese a que me parece bastante incoherente con el documento que se firmó en su día”, critica Medina.


José Daniel Díaz también ha estado esperando una reunión “que entiendo tendrán que convocarla las fuerzas políticas que conforman el pacto”. En este sentido, una de las dudas que le planteó a Medina es si él estaría presente, dado que desde el punto de vista del PSOE “existe una gestora y él ya no ocupa ningún cargo de responsabilidad dentro del partido”.


El mandatario añade que hasta ahora “ha estado a la espera de algún tipo de reunión y espera tenerla en los próximos días para aclarar esta situación”.


Ello dependerá “de la voluntad del PSOE, que es el que inicialmente tiene ciertas diferencias con su portavoz y la persona que ocupará la Alcaldía. Por lo que a mí respecta, las relaciones con el PSOE son bastante buenas y también con Carlos Medina”, añade.


Lo cierto es que a día de hoy, pasados dos años de las elecciones, Carlos Medina y Sandra Ramos no han recibido un papel de suspensión de militancia. “Solo se nos ha abierto un expediente disciplinario y se nos comunicó por Registro de Entrada del Ayuntamiento una expulsión” que ambos recurrieron al Comité de Ética y Garantías del PSOE y hasta la fecha, no han recibido ninguna respuesta por parte de este órgano federal, responsable de resolver o no la expulsión.


Para proceder al cambio de alcalde, José Daniel Díaz debe renunciar al cargo y, acto seguido, convocar un pleno extraordinario, similar al acto de constitución de la Corporación, en el que la persona elegida deberá conseguir once votos, es decir, una mayoría absoluta del Pleno. “Y ahora mismo no me consta que nadie la tenga”, subraya el alcalde.

TE RECOMENDAMOS