incendio en arico

El incendio de Arico mejora, pero sigue “totalmente descontrolado”

Un operativo de 300 personas y siete aeronaves combate el avance de las llamas, que ya alcanzaron el Parque Nacional del Teide; la superficie afectada abarca 2.600 hectáreas y un perímetro de 25 kilómetros
Se espera que mañana, con la bajada de las temperaturas y del viento, pueda quedar estabilizado el incendio originado el jueves en el barranco de Chajaña, en Arico. Foto: Sergio Méndez

Tenerife seguirá en vilo, al menos, un día más, al darse aún por “descontrolado” el incendio forestal que comenzó el jueves en Arico, el primero de este año y antes de la estación estival.


Aunque los políticos trataron ayer de suavizar los riesgos, hablando de una mejoría de la situación, Jorge Parra, el técnico de la Dirección General de Seguridad del Gobierno de Canarias, no puso paños calientes: “El incendio está totalmente descontrolado”, pese a que se ha consolidado su perímetro de unos 25 kilómetros entre el Parque Nacional del Teide y el barranco de Chajaña, donde comenzó, manteniéndose aún en el municipio de Arico, sin saltar a Granadilla y Vilaflor, el gran temor ante la fuerza del viento.


El incendió hasta anoche había afectado a una superficie de 2.600 hectáreas, aunque no significa ello que toda esa extensión estuviera calcinada, entre otras razones porque se trata de sotomonte, sin afectar a las copas de los pinos.


El fuego sobrepasó ya los límites del Parque Nacional del Teide, aunque se indicó en la rueda de prensa ofrecida en Presidencia del Gobierno ayer tarde que el daño ha sido “mínimo” por la ausencia de vegetación que sirva de combustible, con lo que las llamas “se extinguen casi solas” tras quemar “un poco de matorral, haciendo casi la misión de cortafuego.


Jorge Parra advirtió de que el cambio del viento previsto para anoche “nos puede dar algún sustillo” en el flanco izquierdo del incendio, justo el que más preocupa (Barranco del Río), por poder pasar a los montes más espesos de Granadilla y Vilaflor, de modo que todos los esfuerzos se centrarán en cerrar y controlar el perímetro del incendio, “y si todo va bien”, intentar estabilizarlo mañana.


Parra compareció ayer tarde en rueda de prensa acompañado por el consejero de Seguridad y portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez; del presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, y del alcalde de Arico, Sebastián Martín, después de que cinco horas antes también dieran una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Arico, en esta ocasión con el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres.


Julio Pérez valoró que la situación mejoró con respecto a la mañana y que era previsible que se siguiera mejorando por la noche, lo que es “un avance”, dijo, y “sin llegar a hablar de una situación estabilizada”, esta está “más cercana”.


El viento es la principal preocupación del amplio dispositivo (300 personas en tierra y siete medios aéreos) que lucha por controlar el incendio. En todo caso, “lo ha hecho en una zona de retama sin masa boscosa, por lo que se prevé que en esa parte no haya grandes problemas para controlarlo”, destacó el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, llegado a primera hora de la mañana de Fitur, en Madrid.


El incendio no está cerca de zonas habitadas, así que no ha habido que proceder al desalojo de viviendas, solamente a pedir a personas que estaban en zonas de uso tradicional agrícola que por precaución salieran de esa área. Como fue el caso de una señora, en La Sabinita, que le solicitaba llorando a Andrés Martínez, concejal de Seguridad de Arico, que le informara de cómo estaba su finca.


El presidente canario, Ángel Víctor Torres, advirtió por la mañana, desde el puente de mando avanzado en Arico El Viejo de que lo más preocupante es el viento, con previsiones en Canarias de rachas de hasta 70 kilómetros por hora.


De hecho, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), alertó para hoy de fuertes vientos, superiores a los 70 kilómetros por hora y hasta los 80 en algunos puntos, además de fuerte oleaje en Canarias.

Precisamente este oleaje impedirá que los hidroaviones (hoy llegará otro) puedan coger agua en el puerto de Granadilla y tengan que hacerlo en el aeropuerto Reina Sofía, con lo que perderá en torno a media hora en cada uno de los repostajes de 6.500 litros que puede cargar.


En cambio, está previsto que en las próximas horas haya un descenso de las temperaturas y un ascenso de la humedad, de manera que, si todo sale bien, podría ser “un incendio de dos días”, según calculó Torres, aunque, admitió, “nunca se sabe”.


El incendio, que es de suelo y no es tan virulento como los de copas, pero que sí está generando en todo caso mucho humo, tiene un perímetro de unos 20 kilómetros y una superficie de 2.600 hectáreas; su cabeza se dirige hacia el barranco del Río y tiene dos flancos bien definidos. Los trabajos de extinción se centran, por tanto, en el flanco izquierdo, para evitar que el fuego avance hacia zonas de medianías y núcleos de población. Preocupa también que se pueda extender hacia el municipio de Granadilla.

Cierran senderos de Fasnia, Arico, Granadilla, Vilaflor y del Teide

El Cabildo ha cerrado el acceso a la zona forestal de Fasnia, Arico, Granadilla y Vilaflor con la idea de facilitar las labores de los equipos de extinción. Además, el director-conservador del Parque Nacional del Teide, Manuel Durbán, dictó una resolución por la que se cierran los diferentes senderos que discurren por el mismo.

TE RECOMENDAMOS