LA LAGUNA

Los antiguos lavaderos de La Laguna serán un Centro de Interpretación del Agua

La idea de Patrimonio es abrir el espacio al público el próximo año, con acceso controlado y zona perimetrada alejada de los dos árboles singulares que hay, que se van a mantener

Imagen de los antiguos lavaderos del Tanque Grande, en el camino de Las Peras, en La Laguna. / DA

Los antiguos lavaderos del Tanque Grande, ubicados en el camino de Las Peras de La Laguna, contarán con un Centro de Interpretación del Agua en el municipio. En ese proyecto está trabajando el área de Patrimonio del Ayuntamiento de La Laguna, que espera poder abrir el espacio al público a lo largo del próximo año, aunque el acceso será controlado y estará perimetrado, según adelantó ayer la concejala del área, Elvira Jorge.

Desde 2017 se viene barajando en el Ayuntamiento la idea de abrir al público estos antiguos lavaderos, que son unos de los pocos que se conservan en buen estado en el municipio, aunque se encontró la dificultad de qué hacer con dos árboles que hay en la zona, que “son históricos y singulares pero añejos y podían tener cierto riesgo porque podían tener dentro oquedades”, recordó la edil, abriéndose el debate sobre si talarlos o no. Mientras tanto, el recinto ha permanecido cerrado y solo se ha abierto en momentos puntuales como, por ejemplo, con motivo de la ruta de los lavaderos.

Cierre con mal tiempo

Finalmente, el área de Patrimonio de este nuevo equipo de Gobierno local ha planteado una propuesta para la puesta en valor de estos lavaderos con la creación en el espacio de un Centro de Interpretación del Agua en el municipio, mediante un sistema de arquitectura modular, cuyo acceso será controlado y estará perimetrado. “Esto no va a tener un acceso libre, sino que será controlado y estará perimetrado, con lo que por la parte más cercana a los árboles no se podrá pasar, y tendremos siempre en cuenta las condiciones climáticas, sobre todo por el delicado estado de conservación de los árboles y la seguridad de los usuarios, que es lo que queremos priorizar, con lo que cuando las condiciones meteorológicas sean adversas, se cierra el acceso al espacio y no se podrá pasar”, explicó la edil.

Con lo que al final, “ni vamos a talar ni a cortar, y vamos a intentar compatibilizar el respeto al medioambiente y a estos árboles singulares con la difusión de un patrimonio que consideramos importante”, destacó Elvira Jorge.

La concejala indicó que durante la elaboración de esta propuesta final se han solicitado informes a diferentes áreas municipales para la valoración “de este sistema modular” junto con la permanencia de los árboles “y la seguridad”, y cuyos criterios se han incluido, como los hechos desde Medio Ambiente, en cuanto al mantenimiento de la estética de la intervención, el uso controlado del espacio, que se tengan en cuenta los pluviales en la zona cuando llueve, así como las condiciones climáticas para su apertura, debiendo cerrarse en caso de condiciones meteorológicas adversas.

Interior de los antiguos lavaderos. / DA


La propuesta consiste, en concreto, en la creación en este espacio de un Centro de Interpretación del Agua, “que no existe, y que es necesario ya que es un municipio íntimamente relacionado con el agua desde antes de su propia fundación”, apuntó Elvira Jorge, a través de “un sistema de arquitectura modular”. “Ya se ha encargado la redacción del proyecto básico. Van a ser tres módulos que serán aulas independientes, ajustadas por supuesto al tema COVID-19. Y hemos elegido un sistema modular porque nos permite más rapidez, facilidad, se adaptará perfectamente al entorno y va a estar en consonancia con el inmueble de los lavaderos -continuó explicando-. Además, será un sistema sostenible porque vamos a aprovechar módulos ya usados que se van a reciclar y acondicionar, con todos los códigos de edificación”.

Características

Cada uno de estos tres módulos tendrá una serie de características y dotaciones. “El primero, que sería de entre 30 y 50 metros cuadrados y se instalaría en la zona del lateral izquierda, dispondrá de puerta de entrada y otra de salida para crear un circuito, y será el punto de recepción e interpretativo del espacio a visitar. El segundo módulo, de 18-20 metros cuadrados, será instalado en el fondo de la parcela, detrás de la edificación, y estará destinado a exposiciones relacionadas con los recursos hídricos en el municipio. Y un tercer módulo intermedio que vamos a intentar que comunique con los dos citados, completando el círculo expositivo”, detalló la edil.

Ahora, “llevaremos al próximo Pleno una modificación presupuestaria de 70.000 euros para la compra de esos módulos y luego ya se empezará a trabajar en su adecuación y, en paralelo, haremos el proyecto de musealización”, apuntó la concejala, por lo que la previsión es que se pueda abrir al público a lo largo del próximo año.