Arona

Mena avisa a la oposición de que deberá explicar a los vecinos su rechazo a obras adjudicadas

El Pleno aprueba unos proyectos - a cambio de 6 millones para depósitos de agua- y otros no, de nuevo con la división socialista

La división socialista volvió a evidenciarse en el Pleno, con la parálisis que eso implica para la gestión municipal / DA

La oposición de Arona (CC, PP, CxA, Sí Podemos y un edil no adscrito) votó en contra de la propuesta del Grupo Socialista –Gobierno municipal- encabezado por el alcalde José Julián Mena, para dotar de fondos las obras de los centros cívico y cultural de Las Galletas y Buzanada, así como los trabajos en el estadio Antonio Domínguez. Los concejales socialistas Dácil León, Yurena García, Juan Sebastián Roque y Elena Cabello volvieron a romper nuevamente la disciplina del grupo y unieron sus votos a la oposición, mientras que José Luis Gómez, Pura Martín y el representante de Ciudadanos, Francisco Niño, se abstuvieron, tratando de evitar tener que afrontar el pago de posibles indemnizaciones que se deriven de la paralización de obras licitadas y adjudicadas legalmente.


No obstante, todos ellos dieron en el Pleno un paso atrás en la decisión de dejar sin financiación varias obras del municipio ya licitadas y adjudicadas. En concreto, la urbanización de la zona deportiva de Valle San Lorenzo, el parque urbano de Las Rosas, la cubierta del pabellón de Las Galletas o las obras de la zona de hockey patines de Arona casco.


A este respecto, José Julián Mena advirtió que “dije en el Pleno anterior, y lo mantengo, que eliminar y suprimir las partidas que hemos traído al Pleno va en contra del progreso de Arona. Había y hay recursos y remanente suficientes para las obras y para las personas. Esto no es una cuestión de forma, sino una cuestión de fondo: la defensa del interés general”.


El alcalde de Arona explicó que “no busquen ningún pretexto en las formas. Ustedes están adoptando medidas que valorarán los vecinos. Yo no me siento debilitado porque en mi cabeza no pienso con ese criterio, sino con el de responsabilidad. El Gobierno está haciendo su trabajo. No lo impidan. Yo le tengo afecto a todos los núcleos del municipio y, por tanto, no les dejo sin proyectos que los hagan avanzar. Están poniendo obstáculos, no a este alcalde, sino a Arona”, insistió.


Mantener sin financiación los centros cívicos y cultural, además del estadio, que están licitados y adjudicados, podría dar lugar a que el Ayuntamiento tenga que afrontar el pago de indemnizaciones. No obstante, la Corporación estudia la posibilidad de que esa responsabilidad sea asumida, a título personal, por los propios ediles que hayan generado esos pagos.