violencia de género

El Ángeles Alvariño tiene solo dos días para encontrar a Anna y a su padre

La Guardia Civil mantiene el “ánimo” y la “ilusión” de lograr nuevos hallazgos, aunque la dificultad sigue siendo altísima; mientras no se certifique el fallecimiento de Tomás, la Justicia seguirá actuando
El buque oceanográfico, durante los rastreos llevados a cabo ayer. Sergio Méndez

Diario de Avisos / Agencias

La Guardia Civil mantiene el “ánimo” y la “ilusión” de poder encontrar nuevos indicios sobre la desaparición de Tomás Gimeno y su hija Anna, y de que los dos últimos días antes de que deje Tenerife el buque transoceánico Ángeles Alvariño, que encontró el cuerpo de la otra hermana, Olivia, sirvan para “aportar más luz” a la investigación.


Así respondió ayer la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, a preguntas de la prensa sobre cómo está previsto actuar tras la marcha del buque prevista para mañana, tras 19 días de rastreo.


“Tenemos confianza en que en estos dos días que nos quedan podamos llegar a concluir la investigación” y en que “aporten más luz a la investigación sobre la desaparición del padre y de la otra hermana” y así dar por cerrado un capítulo “tremendamente doloroso” y que muestra “hasta qué extremo” la violencia vicaria “puede llegar a hacer daño a esa madre, a la familia, a los amigos y al corazón de todas las personas de este país”, ha lamentado Gámez.


Y es que la Guardia Civil mantiene la “ilusión” porque todavía tiene “el medio” -el buque- y el “conocimiento” fruto del “intenso trabajo” de investigación de la Guardia Civil, que ha determinado las zonas de búsqueda y los puntos con mayor probabilidad de encontrar evidencias.


No obstante, Gámez ha reconocido que hallar esos nuevos indicios es “solo un futurible”, por lo que, preguntada por lo que se hará tras la marcha del Ángeles Alvariño de Tenerife si no se encuentra a Anna y a Tomás Gimeno, ha respondido que “la Guardia Civil no termina ni da por cerrado ningún caso hasta que no se tienen todas las pruebas concluyentes”.


En este sentido, los agentes estarán “en manos” del juez de violencia de género que lleva el caso, que será quien determine “hasta dónde llegar” con la investigación, ha explicado la directora general de la Guardia Civil.


A este respecto, cabe recordar que mientras no se certifique el fallecimiento de Tomás Gimeno, no se extinguirá su posible responsabilidad penal por la muerte de sus hijas (al menos, la de Olivia), y, por ende, el procedimiento seguirá abierto en los juzgados.


Por último, Gámez ha agradecido la colaboración prestada por el Instituto Español de Oceanografía tras conceder tres prórrogas para disponer del buque y a la treintena de personas que componen la tripulación y que han trabajado “sin descanso durante 24 horas al día” desde el 30 de mayo. Igualmente, ha mostrado “todo el apoyo y condolencias” a la madre de las niñas, lamentando que, como indica el auto hecho público, ahora se conoce que cuando mantuvo el primer encuentro con la Guardia Civil ya se había producido el asesinato, aunque entonces solo se tenía constancia de una “no entrega” de las niñas a su madre por parte de su padre, y “no podíamos conocer ninguno de los hechos que lamentablemente después se han sacado a la luz”.


Por otra parte, el Pleno del Congreso guardó ayer un minuto de silencio para condenar todas las muertes provocadas por la violencia machista y, sobre todo, los asesinatos conocidos en los últimos días.


Los diputados presentes en el hemiciclo iniciaron la primera sesión plenaria mostrando su solidaridad con las familias y allegados de las personas asesinadas, la última la reportera gráfica Alicia Rodríguez, presuntamente a manos de su pareja en Marmolejo (Jaén).


La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha recordado la “angustia y el dolor” que han compartido los españoles por las muertes de las hermanas Olivia y Anna, a manos de su padre en Tenerife, y ha incidido en la necesidad de acompañar a su madre en “estos días terribles”, así como al padre de la pequeña de cuatro años Yaiza, presuntamente asesinada por su madre en Barcelona.


Batet ha recordado que desde la última vez, hace tres semanas, que el Pleno del Congreso guardó un minuto de silencio contra la violencia machista han muerto otras cinco mujeres más.


Este acto fue promovido por el PSOE y han participado los diputados de todos los partidos políticos.

TE RECOMENDAMOS