tenerife

El Corpus Christi devuelve el colorido a las calles de Tenerife

Aunque la situación pandémica sigue restringiendo la celebración de esta festividad religiosa, son muchos los municipios que han retomado la elaboración de alfombras
El atrio de la Catedral de La Laguna recuperó la alfombra central, a la que siguió la eucaristía presidida por el obispo Bernardo Álvarez. Sergio Méndez

Concebidas como arte efímero, este año, las tradicionales alfombras con las que se celebra la festividad del Corpus Christi, no desaparecerán bajo los pies de los devotos. Aunque las procesiones siguen sin celebrarse por precaución, distintos puntos de la Isla han querido recuperar esta tradición que la COVID, como tantas otras, dejó en suspenso. Con las alfombras de flores o de arenas de colores puntos como La Orotava, Tacoronte, Tegueste o La Laguna, retomaron ayer la confección de alfombras.

En la Ciudad de los Adelantados, ayer, se procedió a la elaboración de un gran tapiz de 10 metros de largo por 5 de ancho, en el atrio de la Catedral de La Laguna, pero también se confeccionó una alfombra hasta la calle Juan de Vera. Como defendía el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, en la presentación de los actos, “este es el primer paso para que el Corpus en La Laguna resurja con todo su esplendor, como una de las festividades más importantes de Canarias”. En este sentido, indicó que la apuesta del grupo de Gobierno es “recuperar de manera paulatina los tapices elaborados con flores, como se hacía antiguamente, e impulsar el uso de los materiales vegetales y plantas aromáticas de nuestros montes para adornar nuestras calles”.

En el caso de La Laguna la festividad del Corpus se remonta a la propia fundación de la ciudad, como recordó el investigador Julio Torres. “El primer acto que se celebra en la ciudad tras la conquista es el Corpus Christi, celebrado por los frailes que acompañaban al Adelantado Alonso Fernández de Lugo”. A partir de 1907 se empiezan a hacer alfombras con elementos florales.

El diseño tenía un motivo central eucarístico dedicado al Santísimo Sacramento, con las letras JHS rodeado de un gran sol, todo ello con un marco de flores y motivos vegetales. Se emplearon unas 6.000 rosas, verodes, retama amarilla, dátiles, tártagos y demás elementos naturales propios de la festividad. Dentro del atrio de la Catedral se confeccionó un pasillo central dedicado a San José en su año jubilar.



Junto a La Laguna, otro de los puntos en los que hay una larga tradición alfombrista es Tacoronte. Ayer, el tapiz de la plaza del Cristo volvió a lucir como siempre, aunque en dimensiones más reducidas, un año en el que se ha querido dedicar el motivo del tapiz a los fallecidos por la pandemia. Con tan solo una cuarta parte de la superficie que de manera habitual llega a ocupar la alfombra central del Corpus tacorontero, el diseño fue elaborado por Juan Fajardo, quien lleva más de tres décadas realizando esta obra. Elaborada en tierras de colores, y con un reducido equipo de artistas, se fue dando forma a lo largo de la semana con una imagen central que representa a La Dolorosa, que aglutina la pérdida de tantas vidas humanas y un fondo que representa su manto en el que, de manera simbólica, se quiere recordar a todas y cada las personas que han perdido la vida por la pandemia, que el autor ha querido que estén presentes de alguna manera en las estrellas que conforman la obra sobre un fondo azul. El alcalde, José Daniel Díaz, indicó que “aún seguimos inmersos en tiempos difíciles, aunque se apunta a la esperanza, pero nos han tocado dos Corpus muy complicados, puesto que la pandemia ha cambiado nuestras vidas y, de manera muy directa a las víctimas que se simbolizan en esas estrellas del diseño de Fajardo”. La alfombra, que ayer lucía completamente terminada, permanecerá durante varios días en la plaza.

En Tegueste las alfombras también fueron protagonistas. La plaza de San Marcos acogió el tapiz elaborado con arenas de colores que atravesando la plaza llevaba hasta la puerta del templo. La celebración de la eucaristía y la actuación de la banda de música pusieron fin a la celebración del Corpus en la plaza de San Marcos, festividad que se celebrará el domingo 13 de junio en la plaza de Pedro Álvarez.

Pero si hay un lugar en el que las alfombras forman parte de la idiosincrasia de sus habitantes ese es el municipio de La Orotava. Allí será el próximo jueves, en la Infraoctava del Corpus, cuando se viva el día grande, que, debido a la pandemia, también se ha visto restringido en su celebración, de forma que la única alfombra será la del magno tapiz de la plaza del Ayuntamiento. Allí ya luce, casi terminado, un diseño en el que se rinde homenaje a los héroes de la pandemia: voluntarios y sanitarios. Ante la imposibilidad de que las tradicionales alfombras de flores se puedan hacer en la calle, el magno tapiz las recuerda con dos corridos de flores.

TE RECOMENDAMOS