sanidad

La Atención Temprana, un derecho de la infancia, ¿también en Canarias?

Hoy se celebra el día que recuerda a la ciudadanía y a las autoridades sanitarias y políticas lo que significan estas dos palabras: atención temprana; en las Islas afecta a 9.000 menores
La Atención Temprana debería incluir a todos los niños y niñas de 0 a 6 años que presentan problemas y preocupaciones evolutivas en algún momento de su desarrollo, lo que afecta en Canarias a más de 9.000 menores. DA

Por Luis Ortigosa

El 16 de junio se celebra un día muy especial. Es el día en que, a nivel nacional, se recuerda a la ciudadanía y a las autoridades sanitarias y responsables políticos lo que significan estas dos palabras: Atención Temprana.
Y se ha elegido ese día, porque fue el 16 de junio del año 2000 cuando se presentó en Madrid el Libro Blanco de la Atención Temprana. Un hito en la historia de la atención a la infancia en nuestro país.


En Canarias, la movilización de las familias consiguió que hace dos años, el día 25 de Abril de 2019, se aprobara, por unanimidad de los diferentes grupos políticos con presencia en el Parlamento de Canarias, la Ley por la que se regula la Atención Temprana en las Islas.


En el momento de aprobarse esta Ley, Canarias era la única comunidad del Estado Español, junto a Ceuta y Melilla, que no contaba con una Red Pública de estas características. Y en estos momentos es la única Comunidad Autónoma que sigue sin contar con esta Red Pública de tanta importancia para la atención a los niños y niñas con trastornos del desarrollo. Quizá, una vez aprobada, quedó guardada en alguna gaveta de alguna consejería del Gobierno de Canarias.


La Atención Temprana debería incluir a todos los niños y niñas de 0 a 6 años que presentan problemas y preocupaciones evolutivas en algún momento de su desarrollo, lo que representa un 10% de la población infantil de esa franja de edad, y supondría atender en España a unos 250.000 niños y niñas, y si lo concretamos a Canarias, se estiman en más de 9.000 niños.


Para quienes no estén familiarizados con el significado de Atención Temprana, les recuerdo que es “el conjunto de actuaciones dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años, con trastornos del desarrollo o discapacidades funcionales, o con riesgo de padecerlas, con objeto de dar respuesta, de la forma lo más inmediata posible, a las necesidades que presentan estos niños y niñas, y sus familias”. Un problema grave para quienes lo sufren, para sus familias y para la sociedad.


A lo largo de los últimos veinte años se ha ido desplegando por toda España, excepto en Canarias, una extensa Red de servicios y recursos, primero para los niños con discapacidades, y después para toda la primera infancia que se encuentra en situaciones vulnerables.


La aprobación de esta Ley canaria de Atención Temprana abrió una ventana de esperanza para todas aquellas familias que tienen en su seno a algún menor con un trastorno o retraso de su desarrollo, pero de nada vale aprobar una ley, y generar expectativas, si luego se incumple, como viene sucediendo en Canarias desde su aprobación.


Esta ley nació con la finalidad de desarrollar una Red Pública de Atención Temprana, estando inicialmente prevista la creación de 11 unidades especializadas de Atención Temprana en Canarias, tres en cada una de las islas capitalinas y una en el resto de islas, durante esta legislatura.

Unidades especializadas


Pero de esas 11 unidades previstas, tan sólo se han creado 2 (una en Gran Canaria y otra en Tenerife) que empezaron a funcionar en julio de 2020,Y también me consta que se había prometido por parte del Gobierno Autónomo que a lo largo de 2020 se irían inaugurando cuatro nuevas unidades más (una en Gran Canaria, otra en Tenerife, otra en La Palma y otra en Lanzarote). Pero estamos a mediados de junio de 2021, y la situación sigue igual, o peor.


Los pediatras sabemos, porque lo vemos diariamente en nuestros hospitales, en las consultas de Atención Primaria o en las consultas privadas de Pediatría, que atender de forma temprana las dificultades de nuestros pequeños pacientes puede mejorar su calidad de vida y en muchos casos remitir o disminuir sus dificultades de desarrollo. Es una intervención fundamental para evitar tener en un futuro personas dependientes, con el sobrecoste que puede suponer para la calidad de vida de estos niños, de su familia y de la sociedad.


Diversos estudios e investigaciones han demostrado el alto retorno humano, social y económico que generan las actuaciones tempranas para un mejor desarrollo infantil, cuando se detectan trastornos generalizados del desarrollo, o discapacidades de distintos tipos.

Faltan más medios y más inversión


Hacen falta medios, inversión y centros de atención temprana, con equipos de profesionales muy cualificados para atender una etapa crítica de la vida. A lo largo de los años, hemos aprendido, en España y en toda Europa, que la mejor definición de la Atención Temprana puede quedar en el vacío si no se garantizan la calidad, la utilidad de los servicios y su rentabilidad social.


Tal como recoge la Ley aprobada en el Parlamento de Canarias hace dos años, y aún sin desarrollar, es necesario que la Consejería de Sanidad lidere la creación de esta Red Pública de Atención Temprana, en estrecha colaboración y coordinación con las consejerías competentes en materia de políticas sociales y de educación.


Otro aspecto a resaltar es el incumplimiento de otro artículo importante de esta Ley, relativo a la creación de la Comisión Técnica de Atención Temprana.


Esta Comisión, ya constituida pero inoperativa actualmente tiene, entre otras funciones importantes, la elaboración y propuesta de protocolos de detección, valoración, diagnóstico, coordinación, derivación, intervención, seguimiento e intercambio y registros de información de Atención Temprana y proponer la aprobación del Plan Integral de Atención Temprana a la Consejería de Sanidad.


Todos estos pasos contemplados en la Ley Canaria de Atención Temprana siguen sin ponerse en funcionamiento, y cada vez hay más niños y niñas con trastornos del desarrollo y discapacidades funcionales sin recibir una atención adecuada en Canarias, una Atención Temprana de calidad.

Sociedad Canaria de Pediatría


Por todo lo comentado, desde la Sociedad Canaria de Pediatría consideramos, no solo de justicia, sino de máxima importancia para todos los niños y niñas con trastornos del desarrollo, y para sus familias, que, de forma urgente, se impulse y desarrolle la Ley de Atención Temprana de Canarias, y hacemos nuestro el lema planteado por La Plataforma de Atención Temprana y Derechos de la Infancia (PATDI) en este 16 de junio: “Ningún niño sin terapia: la Atención Temprana no puede esperar más. Por la creación de una Red de Atención Temprana, pública y de calidad”.

TE RECOMENDAMOS