santa cruz

La Unipol dice adiós tras 17 años de servicio en Santa Cruz

El decreto de reorganización de la Policía Local hizo saltar por los aires la negociación colectiva por la oposición de los sindicatos a los cambios
La Unipol deja de prestar servicio después de 17 años en Santa Cruz. / DA

Después de 17 años de servicio, la Unidad de Intervención de la Policía Local (Unipol) de Santa Cruz ha dejado de prestar servicio. El Día de Canarias fue la última jornada en la que sus agentes realizaron el último turno como miembros de la Unipol, vestidos de negro, y con la sensación, como ellos mismos reconocieron en un vídeo que grabaron para el recuerdo, de que se abren nuevos caminos junto al resto de compañeros de la Policía Local de Santa Cruz. Hasta cinco sentencias judiciales sobre la forma en la que se accedía a la Unidad de Intervención han llevado a esta unidad creada en 2004, a esta situación, en la que sigue estando reconocida sobre el papel, pero en la práctica deja de operar.

Así, desde los primeros fallos en los que se reconocía que el acceso a esta Unidad se hacía sin pasar por pruebas de mérito o capacidad, sino por designación directa, contrario a la norma funcionarial, hasta el último de los pronunciamientos judiciales, en el que se declaró igualmente contrario a la norma que esa pertenencia fuera obligatoria, han ido construyendo el camino que, en la noche del domingo, supuso el cierre de sus instalaciones. Y es que, aunque la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de la Policía Local recoge los puestos específicos para esta unidad, lo cierto es que tras quedar desiertas las pruebas para cubrir esas plazas el pasado viernes, la única salida era su disolución puesto que la permanencia de los agentes en la Unipol no tenía sustento legal.

El punto final lo ha puesto el decreto de reorganización de la Policía Local, que reintegraba a la Unipol en el cuerpo como un grupo operativo más, sería el sexto, pero con la diferencia de que se les imponía una disponibilidad y movilidad que, ni sindicatos, ni los propios agentes, estaban dispuestos a aceptar.

El nuevo cometido de los agentes, que desde hoy forman parte de los cinco grupos operativos con los que cuenta la Policía Local será la de reforzar la presencia en los barrios, tal y como defiende la concejala de Seguridad, Evelyn Alonso, quien insiste en que el cuerpo no desaparece, que volverá en cuanto se llegue a un acuerdo con los sindicatos para volver a convocar las pruebas. “La Unipol no desaparecerá” afirmaba la edil en declaraciones a DIARIO DE AVISOS. “Esta situación viene arrastrándose desde su creación hace 17 años, mientras que la comisión de servicio forzosa y las pruebas fueron decisiones adoptadas bajo el mandato de Patricia Hernández (PSOE), y hemos tratado de darle una solución antes de llegar hasta esta situación”. “No hemos tenido tiempo material -continuó- y es algo que ya se viene trabajando desde Recursos Humanos con la RPT donde se aclarará la forma de adscripción correcta a la Unipol, y se dará estabilidad a los componentes y a la unidad”.

La Unipol nació en 2004, de la mano del por entonces alcalde Miguel Zerolo. Después de unos primeros años polémicos por denuncias vecinales sobre el exceso de celo de los agentes en sus intervenciones, con manifestaciones en su contra y denuncias varias, su presencia en las calles se normalizó, sobre todo en los temas relacionados con la prevención del consumo de drogas y su presencia en las grandes concentraciones como Carnavales o conciertos.

Desde mañana, los 27 agentes que aún formaban parte de esta unidad en comisión de servicios forzosa, pasan a integrar el resto de grupos operativos de la Policía Local, según la orden firmada por la concejala de Recursos Humanos, Purificación Dávila, el pasado 27 de mayo.

Reacciones

Desde los grupos de la oposición, todos coinciden en calificar de “mala gestión” la situación que ha llevado a esta desaparición de la Unipol. Desde Cs, su portavoz, Matilde Zambudio, que ya el viernes pasado presentó una moción en el Pleno sobre este asunto, señalaba ayer que, “lo que pedimos es que se escuche a todo el colectivo para recuperar la Unipol con unas condiciones laborales dignas, además de iniciar los trámites para actualizar la RPT desfasada desde hace décadas”. Añadió que, “Bermúdez ha demostrado durante los últimos nueve años que para su gobierno, los efectivos de la Policía Local no son una prioridad para la ciudad, al no respetar las condiciones laborales, falta de efectivos, instalaciones tercermundista o negarse a pagar la productividad de los servicios de seguridad realizados en los actos de Carnaval 2021”. Concluyó señalando que “estimamos necesario realizar un Pleno Extraordinario para fijar una hoja de ruta con consenso entre todos los grupos de la oposición y los sindicatos de la Policía Local”.

Para Unidas Podemos, en palabras de su portavoz, Ramón Trujillo, “la disolución de la Unipol es producto de una sólida mala gestión que combina chapuzas legales con escaso diálogo con los sindicatos de la Policía Local. Es un fracaso de gestión escandaloso y evidente, que se podía haber evitado. Pero el gobierno municipal de Bermúdez tiene que aprender a negociar con los sindicatos los cambios que planteen, con implicaciones laborales, que son casi todos”.

La exalcaldesa socialista Patricia Hernández, se expresó en términos similares, al considerar que “hoy no tenemos Unipol por responsabilidad única y exclusiva de quienes creen que pueden hacer lo que les da la gana, al margen de las resoluciones judiciales y las mesas de negociación”. Añadió que “quienes después de meses siendo avisados por los representantes sindicales siguieron con el ordeno y mando, incluso con los horarios de trabajo, han visto como la incapacidad, la improvisación y la prepotencia les ha pasado factura”. Recordó Hernández que “en el pleno pasado todos los grupos de la oposición tendimos la mano para buscar entre todos una solución, y en eso estará el grupo socialista”.

El CSIF cree que la seguridad se verá reforzada al haber más agentes

El sindicato de la Policía Local CSIF fue el primero en denunciar lo que a su juicio era una discriminación laboral entre agentes de la Policía Local, al haber una unidad con condiciones laborales diferenciadas del resto. La justicia le ha dado la razón. Su portavoz, Jesús Illada, defiende que la seguridad del municipio no se va a ver afectada sino más bien reforzada, ya que, “los agentes de la Unipol pasan a reforzar las unidades operativas y por tanto el servicio directo al ciudadano” 

TE RECOMENDAMOS