sociedad

Alfredo Pazmiño, activista LGTBIQ+: “No es lo mismo que te llamen maricón a que uno se autodenomine maricón”

Activista, gay y VIH+, Alfredo Pazmiño lucha cada día por la diversidad y pluralidad de las personas que son denigradas por personas intolerantes: “Tenemos que quitarnos los miedos”
Alfredo Pazmiño

Alfredo Pazmiño nace en Lima, Perú en 1982. Es Licenciado en pedagogía, con un máster en desarrollo regional, formación y empleo por la ULL y actualmente estudia Antropología Social y Cultural. Además, es experto en realidades LGTBIQ+, migraciones, diásporas, transculturalidad y VIH. Ha sido técnico de proyectos de diversidad en el ámbito canario, estatal y europeo, y continúa con el activismo LGTBIQ+ sin descanso.  Actualmente es asesor en la Dirección General de Diversidad del Gobierno de Canarias.

¿Cómo comenzaste en el mundo del activismo LGTBIQ+?

No tengo una fecha concreta, pero puedo decir que con tres añitos era un niño inconformista. Me gustaba mucho el color. Recuerdo cuando fui a comprar unas zapatillas con mi madre, y la dependienta me dijo que eran para niñas de tantos colores que tenían, pero no me importaba; siempre he querido lo que me hace feliz. Este es el activismo natural, pero estando en España, me involucré mucho más en el formal. Llevo en Tenerife 15 años.  

La homofobia y la transfobia siguen vigentes en nuestra sociedad. ¿Qué está ocurriendo?

No estamos sabiendo responder a una situación de diversidad y pluralidad. La intolerancia ha existido siempre, y conviviremos con ella.  Siempre ha estado enclaustrada por miedos y por el que dirán. Cuando se legitiman los discursos de intolerancia por parte de las instituciones publicas y privadas, o medios de los medios de comunicación, entonces las personas intolerantes se quitan la careta, y se hacen visibles. Se tiene que hablar de diversidad y pluralidad con naturalidad, dando ejemplo, y poniéndonos a nosotros como ejemplo, es decir, hablar desde nuestro yo, para lograr un nosotros inclusivo y diverso.   

¿Qué ocurre con los intolerantes violentos que son capaces de quitarle la vida a una persona por ser o amar diferentes?

Lo gravísimo es que alguien tenga la capacidad y la convicción para matar a otra persona. Eso es terrible, inhumano. Que las personas LGTBIQ, en estos momentos, tengamos ese miedo como las que tuvieron las generaciones pasadas, que nos han allanado el camino, es presentemente intolerable. No podemos vivir con temor, pero la realidad es esa.

Si somos testigos de una agresión es importante que los demás nos solidaricemos con lo sucedido, y pongamos fin a ese acto llamando a la policía, por ejemplo. No se puede permitir la burla y las risas que terminan en muerte.

La palabra marica, afeminado y demás términos para denigrar a una persona, ¿debería de molestar al colectivo, o se tiene que estar por arriba de todas esas palabrerías?

La utilización de la terminología es muy importante dentro de la identificación. No es lo mismo que te llamen maricón, a que uno se autodenomine maricón. España ha aprendido mucho de esto.  Ejemplo claro es Cristina Ortiz, La Veneno, que con su particular léxico nos enriqueció, y nos ha permitido empoderarnos de la palabra maricón. Ese maricón que insultaban en la esquina es aquel que, por su trayectoria y esfuerzo, o posición social pueda llegar a ser reconocido. Insisto, tenemos que ser reconocidos por quiénes somos, por cómo pensamos, por lo que hacemos…Y no por quien amemos.

El Parlamento de Canarias aprobó por unanimidad la nueva Ley Trans. ¿Qué destacaría?

Dos elementos primordiales: La primera es la Ley más avanzada de la Unión Europea (UE) en materia de protección trans e intersex. Además, la autodeterminación de género y utilización del nombre de las personas con independencia de su edad. Y un segundo blindaje es por la protección que tienen las personas intersexuales a su reconocimiento de intersexualidad. Hoy en días, en los hospitales públicos de España se practica la mutilación genital intersexual, es una intervención que vulnera los derechos y la corporalidad física de las personas, de ahí que esta nueva Ley prohíba esa mutilación.

Hay muchas personas que no llegan a entender las siglas LGTBIQ+, ¡Explícanos!

Empezamos conociendo al típico mariquita del barrio o a la lesbiana, luego están los transexuales, pero el conocimiento nos ha permitido conocer un poco más de quiénes estamos hablando. Sabemos un poco más de las orientaciones sexuales y de las identidades de género que nos ha permitido especializarnos y ponerle un nombre a cada una de estas identidades. Lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales. En el plus entrarían todas las incidencias conocidas como la pansexualidad, personas arrománticas, no binarias…

Centrándonos en ti. Eres VIH +. ¿Cómo te encuentras? 

El VIH ha tenido muchas etapas. Llevo 10 años con la enfermedad, y he pasado del miedo y la incertidumbre por no saber como iba a ser mi esperanza de vida, a una normalización completa y absoluta. Llevo una vida de lo más normal.

¿Solo una pastilla al día?

Si, exacto. Gracias a los avances científicos, y con una sola pastilla al día me garantiza no solo la seguridad mía sino la de mi entorno.

Pero, no se puede poner en la pastilla el discurso del miedo al VIH, y a la serofobia, que es el miedo de esas personas que no tienen VIH a padecerlo, y eso detiene su vida.  

¿Cómo se puede combatir la serofobia?

Muy simple, haciéndose la prueba. El desconocimiento no te cuida ni te blinda de nada. Ya no es un VIH me voy a morir, pero si te paraliza, y se te hace difícil, al principio, buscar pareja, relacionarte con el entorno o en la búsqueda de trabajo. Hay que hacerse la prueba si o si para conocer nuestro estado serológico. 

TE RECOMENDAMOS