Arico

El Gobierno canario echa abajo el macroproyecto hotelero de lujo de Punta de Abona

Desestima la suspensión de las normas subsidiarias de Arico y con ello el complejo de cuatro hoteles de cinco estrellas: "Está afectado seriamente el medioambiente", afirma el consejero Valbuena

El complejo hotelero tenía previsto ocupar 1,7 millones de metros cuadrados en la Punta de Abona / DA

El Ejecutivo canario aprobó hoy, en Consejo de Gobierno, desestimar la iniciativa de suspensión de la vigencia de las normas subsidiarias de planeamiento en Arico, en el ámbito de Punta de Abona, para la alteración de su contenido y el establecimiento de normas sustantivas transitorias de ordenación. La propuesta de alteración de la normativa fue impulsada por el Cabildo de Tenerife en 2018, después de que se declarara de interés estratégico el proyecto ‘Punta de Abona’, promovido por la sociedad Playa de Arico S.A., que tiene como fin la implantación de un complejo turístico constituido por cuatro hoteles de cinco estrellas con 3.000 camas.E


El consejero de Transición Ecológica, José Antonio Valbuena, declaró a DIARIO DE AVISOS que “elevamos la desestimación al Consejo de Gobierno para albergar esos hoteles porque está afectado seriamente el medio ambiente, al existir hasta treinta especies que están recogidas en el listado de especies españolas que necesitan de algún tipo de protección, pero además existen un nivel comunitario dunar que es el único que existe en Tenerife, y variedad de fauna y distintas especies vegetales, así como aves migratorias, que hace necesario replantearse ese proyecto hotelero, que no solo no reporta ningún tipo de beneficio al medio ambiente, por muchas medidas compensatorias que se pudieran proponer, sino que desencadena una serie de daños que sería irreparable para un espacio tan lleno de diversidad como es Punta de Abona, para Tenerife en particular y para Canarias en general”.

Así, el Gobierno canario explica, que esta decisión de desistimiento está fundamentada, entre otros motivos, en la propuesta de suspensión y ordenación transitoria que tiene una potencial afección a especies catalogadas como en peligro de extinción (Pimelia canariensis y Atractylis preauxiana) o como vulnerables (Polygonum maritimum y Traganum moquinii), así como a tres hábitats de interés comunitario.

En concreto, se refiere a los acantilados con vegetación endémica de las costas macaronésicas, dunas móviles de litoral y matorrales termomediterráneos y pre-estépicos. Todos ello se refleja en un informe emitido por la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático en abril de 2021.

Por otro lado, una de las justificaciones fundamentales para incoar el procedimiento era la situación de paralización de la tramitación del procedimiento de aprobación del Plan General de Ordenación Supletoria de Arico, situación que “ha cambiado” porque se ha firmado un convenio entre el Ayuntamiento de Arico y la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial para la redacción, tramitación y aprobación del Plan General de Ordenación Supletoria de Arico, lo que “no justifica la continuidad en la aprobación de una medida excepcional” cuando se puede resolver por la vía ordinaria.

Además, señala que la propuesta de normas sustantivas transitorias de ordenación incumple la determinación del Plan Insular de Ordenación relativa al ámbito de implantación de los usos turísticos (artículo 3.7.2.2-AD de la normativa), apuntando que la propuesta de suspensión ha sido modificada para extender la misma al citado artículo del Plan Insular de Ordenación.

Esto conlleva pasar de actuar sólo sobre el planeamiento municipal a suspenderse y modificar determinaciones territoriales de interés y alcance insular, lo que desborda la naturaleza de intervención excepcional y cautelar de la medida de suspensión y merece una mayor reflexión que permita un mejor seguimiento y un alto grado de consenso a través de las vías ordinarias de modificación recogidas en el ordenamiento jurídico.

El proyecto fue presentado por los promotores italianos y el arquitecto en enero de 2020 / PALLERO

Un proyecto de los 80 rediseñado para ser “sostenible”

El presidente del consejo de administración de Playa de Arico SA, Alessandro Cortesi, presentó en enero de 2020 el proyecto turístico que pretende llevar a cabo en Arico, entre Punta de Abona y Abades, que no solo supondría un uso hotelero de casi 3.000 camas, sino el proyecto turístico ecosostenible “más importante de Europa”.

De acuerdo con Alessandro Cortesi, el proyecto de origen, que fue diseñado por su abuelo entre los años ochenta y noventa, ha cambiado radicalmente y ahora se trata de un proyecto innovador para el turismo responsable y ecosostenible. El área prevista para el proyecto es de 1,7 millones de metros cuadrados, con lo cual, el uso hotelero “solo ocupará el 17 por ciento de la superficie total”, remarcó entonces Cortesi.

Los 1,3 millones de metros cuadrados restantes se dividirán en un paseo litoral de 400.000 metros cuadrados, un espacio de regeneración ambiental (560.000), plazas y parque públicos (50.000), y varias infraestructuras para actividades hoteleras y recreativas.

El complejo turístico utilizará diferentes energías renovables: eólica, solar, hidráulica, geotérmica, mareomotriz y aerotérmica, combinadas con sistemas de gestión y control, lo que aportará tasas de autoconsumo de entre el 70 y 90%.

El proyecto de Punta de Abona está valorado en más de 300 millones de euros, tendría un plazo de ejecución de tres años, y supondría la creación de 1.550 empleos directos.