España vuelve al riesgo alto: la incidencia se dispara a los 150 casos

Sanidad notifica 12.563 contagios y 28 muertes más; en la actualidad, hay 2.412 pacientes ingresados por coronavirus en todo el país; en 48 horas perdió el avance de 40 días

Las comunidades autónomas notificaron ayer al Ministerio de Sanidad 12.563 nuevos contagios de coronavirus, 6.606 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas. Sin embargo, con el incremento de casos positivos en la última semana, la incidencia por 100.000 habitantes en los últimos 14 días llega a 152 casos, considerado como riesgo alto.
El informe añade 28 nuevos fallecimientos, en comparación con los 13 del viernes pasado. En la última semana han muerto 59 personas. Por tanto, hasta 80.911 personas con prueba positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, mientras que la cifra total de contagios se eleva a 3.833.868 personas.
Actualmente, hay 2.412 pacientes ingresados por COVID en toda España (2.357 en la previa) y 586 en UCI (584 el jueves). La tasa de camas ocupadas por coronavirus se sitúa en el 1,99% y en las UCI en el 6,39%.

Tormenta perfecta


España perdió en 48 horas el avance de 40 días, al retroceder la incidencia a niveles de mayo. Los macrobrotes de jóvenes disparan los datos de contagios mientras crece la presencia de la cepa india en España.
Las olas de COVID mutan como el propio virus: cada nueva subida de casos tienen unos condicionantes particulares. Así se explica que, cuando creemos que la situación está controlada, la realidad nos vuelve a echar un jarro de agua fría. Con 134 casos de incidencia acumulada, España inició julio rompiendo dos meses de descenso continuado y con la cepa india aumentando. Ayer ascendió a 152 casos. Según el último informe del laboratorio de Son Espases, la variante Delta produce el 28,6% de los casos analizados en Baleares. Aunque el incremento de casos puede que no suponga una ola epidemiológica que ponga en jaque a los hospitales, traerá otros problemas ligados al saturar los centros de Atención Primaria. Esto se suma a la complicación a la hora de realizar un buen rastreo y el peligro de volver al inicio de la pandemia, cuando no se conocía el origen de los nuevos focos. Además, con el verano llega la reducción de muchos servicios sanitarios. Todo ello también supone un problema para la vacunación.
La relajación de las medidas y el papel que la variante india y la inglesa tienen también su efecto. La eliminación de las mascarillas y el toque de queda, el levantamiento de restricciones al ocio nocturno y el fin de curso escolar coinciden con el aumento de los casos por las mayores dinámicas sociales en colectivos sin vacunar.

España pone más de 765.000 dosis en un día; el 39% está inmunizado

Las comunidades han administrado 42.792.983 dosis de vacunas, 765.399 de ellas en las últimas 24 horas, lo que supone un nuevo récord diario. Un total de 18.466.362 personas han recibido la pauta completa, 475.836 más que en la previa, el 39% de la población, mientras 25.948.237 tienen una dosis, el 55% 

TE RECOMENDAMOS