la palma

El fuego se ceba con el municipio de El Paso y se extiende a Los Llanos

El incendio avanzó sin control desde el mediodía debido al viento y a las altas temperaturas y obligó a desalojar de sus viviendas a más de 120 vecinos y ha causado importantes daños materiales
Las fuertes rachas de viento y las altas temperaturas que registró ayer la Isla complicaron durante todo el día las tareas de extinción. Pablo Cuevas

El conato que se inició ayer al mediodía en La Palma y en concreto, en el municipio de El Paso, derivó en un incendio de grado 2, que se extendió a otras localidades como Los Llanos de Aridane debido a las condiciones meteorológicas, especialmente adversas, al estar decretada la alerta por temperaturas máximas y riesgo de incendio forestal.

En un primer momento el Cabildo de La Palma se encargó de las labores de control, pero debido a lo complicado de la situación solicitó que fuera el Gobierno de Canarias el que asumiera la competencia de la coordinación del operativo en aplicación del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Incendios Forestales en la Comunidad Autónoma de Canarias (Infoca).

El fuego se originó sobre las 12.00 horas en una zona de matorrales y terrenos agrícolas en la zona de Fátima, Recta de Padrón y avenida Venezuela, en El Paso. Al parecer, el motivo pudo haber sido una colilla lanzada de un coche, según declaró el alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez. Una posibilidad que no se descarta “pero en la que hay todavía que indagar”, matizó el jefe de extinción del incendio de El Paso, Rafael García.

El fuerte viento y las altas temperaturas empujaron las llamas hacia la localidad vecina. El punto de inflexión se produjo cuando estas traspasaron la carretera LP-3, a su paso por el campo de fútbol de El Paso, desplazándose así a zonas como Tendiña y Tajuya. De hecho, ha caminado sin control hacia Los Llanos de Aridane por la vía de los Dos Pinos, llevándose a su paso vehículos y ocasionando daños en infraestructuras comerciales.

El principal hándicap con el que toparon ayer las autoridades y los efectivos de los distintos cuerpos de seguridad es que la cabeza del incendio avanzaba sin control. De ahí que Rafael García destacara las complicaciones que puede acarrear en caso de que cambie la dirección del viento, factor ambiental que, junto a las altas temperaturas, supone un verdadero escollo para las labores de extinción.”Tenemos un viento con rachas muy fuertes y la humedad está por los suelos”, declaró.

El fuego ha afectado hasta el momento a varias fincas y viviendas, obligando al desalojo de más de un centenar de vecinos de las zonas cercanas por precaución, fundamentalmente, personas mayores y con problemas de movilidad. Por fortuna, tal y como confirmaron las autoridades, no hubo que lamentar daños personales.

También fue necesario desplazar a los usuarios del Centro de Atención a la Discapacidad de Triana al Centro de Día de Los Llanos de Aridane para evitar intoxicaciones por humo al encontrarse en la zona afectada.

TE RECOMENDAMOS