güímar

Se ejecuta el precinto de la cooperativa del pan de Güímar

La Policía Local materializó ayer la orden tras “no atender las notificaciones de cierre y no acondicionar en cuatro meses las instalaciones”, según Airam Puerta, edil de Urbanismo
Al mediodía de ayer se procedió al precinto por parte de la Policía Local y la secretaria municipal / DA

Tres agentes de la Policía Local de Güímar, junto a la secretaria municipal, procedieron al mediodía de ayer a ejecutar el precinto de la sociedad cooperativa de pan San Pedro, así como la tienda El Pan de Nara, que se encuentra en la misma, por “no atender las notificaciones de cierre” de un expediente que se inició a finales de diciembre y que concluyó en febrero cuando se le dio a la propietaria, Yurena Díaz, un plazo de cuatro meses para realizar las obras de acondicionamiento del local a la actual actividad, ante quejas vecinales por humo, y tras comprobarse, según dijo ayer el nuevo edil de Urbanismo -apenas lleva un mes-, Airam Puerta, “las condiciones calamitosas de las instalaciones”.


El precinto, según se lee en el acta, colocado en la entrada de la panadería y de la cafetería, también recoge la presencia de dos depósitos “con multitud de bombonas de butano”, uno en el aparcamiento y otro en la entrada, “para los que se deben tomar las medidas de seguridad correspondientes”. A este respecto, Yurena Díaz, refiere que “esos depósitos cuentan con el certificado de Cepsa, que supongo a su vez lo tendrá de Industria”, comentó. El acta también recoge que hubo “insultos y gritos a la autoridad presente”, cuando los agentes colocaron el precinto de la panadería y de la cafetería.

Acta del precinto / DA


El cierre de la cooperativa panadera, con más de 40 años en el barrio de Fátima, lo ordenó la anterior concejala de Urbanismo, Beatriz Perdomo. En febrero se le concedieron cuatro meses a la propiedad para que realizara las obras de acondicionamiento en los hornos y sistema eléctrico. En mayo, cumplido el plazo, Yurena Díaz solicitó una prórroga de dos meses, que según ella le fue concedido, algo que desmiente la edil socialista y su compañero Airam Puerta, quien además añade que “hasta junio no presentó el proyecto de obras”, recordando que el cierre se tuvo que ejecutar desde la primera inspección, porque “no se puede, como pretenden, ejecutar obras y seguir con la actividad abierta. No cabe hacer masa madre y tener un taladro al lado”, remarcó Puerta, quien le recomendó a la propietaria de la panadería “ejecutar las obras en un mes o mes y medio y reabrir de nuevo”, algo que ayer ella negó porque “me he gastado ya los ahorros y las ganancias en las obras realizadas; solo me queda adaptar los baños y todo el sistema eléctrico que me piden. Con este cierre me quedo sin ingresos y sin posibilidad de terminar las obras”, afirmó. Con este cierre, ahora se van al paro siete personas.

TE PUEDE INTERESAR