Sociedad

El certificado COVID en el ocio nocturno se impone con normalidad en Tenerife

Las zonas concurridas de la Isla, como la Avenida Anaga, ya han empezado a aplicar la medida desde la medianoche del viernes

El resurgir de la avenida de Anaga ha estado protagonizado por los locales de restauración y sus terrazas. Andrés Gutiérrez
Terrazas en la avenida de Anaga. ANDRÉS GUTIÉRREZ

Tenerife volvió al nivel 2 de alerta sanitaria desde las 00.00 de este sábado, con la consiguiente actualización de las medidas sanitarias correspondientes a este nivel y que vienen recogidas en el decreto ley del Gobierno de Canarias. Entre ellas, la más novedosa es la de que el ocio nocturno puede abrir sus puertas hasta las cuatro de la mañana, siempre y cuando se pida a los clientes que muestren el certificado COVID que garantiza que tienen la pauta de vacunación completa. En Santa Cruz, una de las principales zonas de ocio, la de Avenida de Anaga en la capital chicharrera aplicó la medidas desde la madrugada del sábado, cuando la mayoría de los locales cerraron a la hora estipulada y comenzaron a pedir el citado certificado. Así lo confirmó a DIARIO DE AVISOS Eduardo Morales, presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de la Avenida Marítima (Aecam), quien, además, regenta uno de los locales de la avenida de Anaga. “Nosotros abrimos ya el viernes hasta las cuatro de la mañana y la verdad es que todo fue muy bien”. Explicó que en su local, el personal de seguridad se encargaba en la puerta de pedir el certificado y todo el mundo respondió con normalidad. “La gente comentaba que le parecía muy bien la medida y enseñaban sin problema el certificado, incluso algunos le preguntaron a nuestro personal si ellos estaban vacunados, y lo están, el 100% tiene la pauta completa”.
En cuanto al comportamiento de los clientes, asegura Morales que la gran mayoría se comportaron con responsabilidad, manteniendo puestas las mascarillas. “Lo que más les costó es no salir a bailar, pero si alguno se animaba se la advertía, y sin problema lo entendían”, detalló el presidente de Aecam. “Para que todo discurra con normalidad, hemos aumentado el personal de seguridad; los clientes están siendo responsables y nosotros también”, añadió.
Admitió Morales que la madrugada del sábado al domingo iba a ser sin duda la prueba de fuego, puesto que, por norma general, suele salir gente mucho más joven, con más energía, por lo que esperaba que todo fuera igual de bien que la noche del viernes.
Con la bajada al nivel 2 también se actualizan otras medidas como la de los aforos, que en los espacios al aire libre será el 75% del que tengan establecido y en espacios interiores el 50%.
El número máximo de personas que podrán reunirse es de 8 personas, salvo que se trate de convivientes, y los horarios de cierre, como ya se ha comentado, serán a las dos de la mañana, en general, y a las cuatro para los locales de ocio si se exige el certificado COVID, aunque se sigue sin permitir el baile.
En cuanto a los eventos multitudinarios, su celebración y el número máximo de asistentes se ajustarán lo establecido en la autorización sanitaria.
Los centros sanitarios modularán las limitaciones de aforo y grupos de personas para que no se produzca menoscabo en la asistencia sanitaria, extremando las medidas preventivas y de higiene. En las actividades de guía turístico y de turismo activo podrán participar un máximo de 30 personas.