sociedad

Lorena y Gabriela, vecinas del norte de Tenerife: “Si no fuera por el trabajo, nos quedaríamos como voluntarias”

Lorena Afonso y Gabriela López viajan el domingo a la isla para llevar los utensilios y alimentos para animales que consiguieron a través de las redes sociales
Gabriela López (derecha) y Lorena Afonso (izq.) en el garaje de la la casa de esta última, donde tienen apilados todos los donativos que consiguieron. DA

Lorena Afonso Martín y Gabriela López Cabrera se definen como “unas locas de los animales”. Su amistad empezó por Whisky, un perro que la primera se encontró en la calle y que sufrió una lesión en las vértebras que lo llevó a perder la movilidad en las patas traseras.


La joven, de 25 años y natural de La Guancha, empezó a contar a través de las redes sociales la enfermedad de su mascota, los cuidados que necesitaba a diario y los detalles de su tratamiento. Gabriela, del municipio cercano de Los Silos, le respondió al instante. Quedaron un día y ya entonces nunca más se separaron.


Ambas son auxiliares veterinarias pero sus ocupaciones distan mucho de ese oficio. Lorena trabaja en el comedor de un colegio y su amiga, en un supermercado.


Cuando el domingo erupcionó el volcán de Cumbre Vieja lo primero que pensaron fue en los animales, así que la primera le propuso a su amiga que se iban a La Palma porque conocía a la chica que lleva una protectora y le iban a echar una mano.


Al día siguiente, cuando vieron las imágenes por televisión de la Guardia Civil y los distintos cuerpos de seguridad rescatando a los animales que se habían quedado encerrados en fincas, casas o jaulas, confirmaron su deseo de ayudar y se decidieron a comprar los pasajes “para el día que fuera”.


El primero disponible para ambas de acuerdo a sus obligaciones, era el domingo a la una de la tarde y no lo dudaron. Lorena puso en Instagram su decisión y animó a que todas las personas que quisieran colaborar con ellas, lo hicieran, aprovechando que en muchos municipios del Norte la conocen porque suele recoger animales de la calle y ayudarlos a encontrar un hogar.


Y así lo hizo, con la idea de que si conseguían alimentos, “mucho mejor porque los podían donar a las protectoras”. Caso contrario, se limitaban a echarles una mano con las mascotas, que seguro que les hacía falta y era bienvenida.


Lo que nunca imaginaron es que en tan solo cinco días iban a conseguir más de 800 kilos de pienso para perros, más de 500 para gallinas, 200 para cabras, más de 100 para gatos, transportines, empapadores, mantas y 480 euros en metálico.


Desde entonces, no dan abasto para organizar todo el material que les donaron y que guardan en el garaje de la casa de Lorena, quien se vio obligada a sacar uno de los coches de la familia “Tengo todo lleno en montañas”, cuenta.

“Nos donaron hasta palés de alimentos”


Ya el segundo día se dieron cuenta que iba a ser imposible llevar todo en su Berlingo “porque hay gente que nos donó palés de alimentos”, apunta emocionada la joven guanchera. Por suerte, la Cooperativa Agrícola Las Medianías, ubicada en el barrio de San José, en San Juan de la Rambla, se puso en contacto con ellas y les ofreció ser punto de recogida. También les cedió camiones y furgones para poder trasladar toda la mercancía en los próximos días.


Coco Peluquería, una tienda para animales situada en el centro comercial La Magalona de Icod de los Vinos, les ofreció lo mismo. Iban a recoger las donaciones y a las cinco horas las llamaban otra vez para decirles que volvieran a buscar más porque no les cabían las cosas en la tienda. La cadena llegó hasta La Laguna.
“Se volcó mucha gente, no pensé que iba a ser tanta”, insiste Lorena.


No obstante, ellas siguen con su plan inicial. Se van el domingo y se llevarán lo que puedan que es “prácticamente nada” en comparación con todo lo que tienen acumulado y dividido en cuatro partes para distribuirlo equitativamente entre las protectoras de acuerdo a lo que necesitan cada una.


Parten al mediodía y vuelven el lunes a las seis de la mañana para cumplir con sus trabajos y con su sueño de ayudar a los animales: “De no ser por eso, las dos tenemos muy claro que nos quedaríamos en La Palma como voluntarias”, sostienen.

El viaje termina el lunes pero la recogida continúa

Gabriela y Lorena regresan el lunes pero tienen claro que van a seguir recogiendo alimentos y utensilios para todo tipo de animales. Solo que a partir de ahora piden que las donaciones se lleven a la cooperativa las Medianías, en San Juan de la Rambla, o a Coco peluquería, en el centro comercial La Magalona, en Icod.

TE RECOMENDAMOS