Ciencia

Luz verde al lanzamiento de la misión Inspiration4

Hoy podremos ser testigos de un nuevo logro de la industria espacial privada con el despegue de la primera tripulación enteramente compuesta por civiles en un vuelo con fines turísticos y benéficos que les llevará a orbitar la Tierra durante tres días

Sembroski, Proctor, Isaacman y Arceneaux, el pasado domingo durante la última
prueba previa al vuelo. SpaceX

Inspiration4 es un vuelo al espacio contratado a la compañía SpaceX por el magnate
estadounidense Jaared Isaacman, de 38 años, fundador de la empresa Shift4 Payments, quien
donó las otras tres plazas disponibles a bordo a otras tantas personas. Isaacman, quien,
además, es piloto acrobático, pretende, aparte de darse el gusto de viajar al espacio y grabar
su nombre en los libros de historia, recaudar mediante Inspiration4 hasta 200 millones de
dólares para el Hospital Infantil St. Jude, un centro ubicado en Memphis (EE.UU.) dedicado a la
investigación y el tratamiento pediátrico de la leucemia y otros cánceres infantiles. Para ello,
una de las primeras acciones de este benefactor fue iniciar una campaña de donaciones en
favor del hospital, con el aliciente de sortear una plaza a bordo de la nave entre quienes
contribuyeran.

Previamente, Isaacman había cedido el primero de los tres asientos disponibles a Hayley
Arceneaux, de 29 años, como representante del St. Jude. Arceneaux fue tratada y operada en
el centro de un cáncer óseo durante su infancia y actualmente trabaja allí como enfermera.
Será la estadounidense más joven que haya viajado al espacio y la primera persona en hacerlo
con una prótesis.

Las otras dos plazas fueron sorteadas entre una de las personas que contribuyó con sus
donaciones al St. Jude y un usuario de los servicios de Shift4 Payments, resultando elegidos
Christopher Sembroski, de 42 años, y Sian Proctor, de 51 años, respectivamente.
Inspiration4 ha puesto a la venta diverso merchandising autografiado por la tripulación para
continuar con la colecta a beneficio del centro médico. Con el mismo fin, llevarán al espacio a
bordo de la nave una provisión de diferentes souvenirs que serán subastados a su vuelta.
Los cuatro integrantes de la tripulación fueron anunciados en marzo y desde entonces han
pasado por un proceso de preparación y formación para el lanzamiento que, si todo sale como
está previsto, tendrá lugar en la mañana de hoy desde la histórica rampa 39A del Centro
Espacial Kennedy, en Florida, a partir de las 20.02 horas en el horario local (01.02 de la
madrugada del jueves en Canarias). La ventana de lanzamiento se prolongará durante cinco
horas desde ese momento, pero, si finalmente las condiciones meteorológicas no fueran las
adecuadas para el despegue, habrá otra oportunidad mañana en el mismo horario.
Inspiration4 ha generado una enorme expectación por su carácter benéfico, pero sobre todo
debido al hecho de que se trata de la primera misión espacial enteramente compuesta por
personal civil, sin ningún astronauta profesional a bordo.

Por este motivo, el evento está recibiendo una amplia cobertura por parte de medios de
comunicación de todo el mundo. Un ejemplo de su repercusión es que Netflix está emitiendo
una mini serie titulada Countdown que sigue las andanzas de la tripulación desde su
entrenamiento hasta que vuelvan a la Tierra.

DOS DÉCADAS DE TURISMO ESPACIAL

El Falcon 9 y la nave Resilience, listas para el lanzamiento de hoy. SpaceX

En abril de 2001, Dennis Tito, un acaudalado empresario estadounidense, se convertía en el
primer turista espacial al adquirir un asiento en una nave Soyuz rusa que le llevaría a la
Estación Espacial Internacional, donde pasó seis días. Durante los siguientes años, otras
personas accedieron a la órbita terrestre a bordo de naves espaciales sin ser astronautas
profesionales y sin otra tarea a realizar más que disfrutar del viaje y satisfacer su deseo de vivir
tan exclusiva experiencia; es decir, por ocio.

El turismo espacial ha cumplido dos décadas de existencia, y si bien aún la oferta es pequeña
—de hecho, no da abasto para satisfacer la demanda—, cada día podemos ver más iniciativas
que desde el ámbito de la empresa privada pretenden complacer a un sustancioso mercado en
auge.

Este año hemos podido ver los vuelos suborbitales realizados por Virgin Galactic y Blue Origin,
que, aunque han ido acompañados de cierta polémica en cuanto a si pueden considerarse
vuelos espaciales, al no superar la denominada Línea de Kármán (la teórica —y subjetiva—
frontera del espacio, establecida a 100 km de altitud), dan buena cuenta de por dónde van los
tiros en cuanto al florecimiento del turismo espacial se refiere.

Hoy, SpaceX irá más allá con la misión Inspiration4. En este caso, no habrá duda alguna en
cuanto a si la tripulación alcanzará el espacio, puesto que orbitará la Tierra a 575 km de altitud,
más de 150 por encima de la Estación Espacial Internacional, durante tres días.
Aunque el cuarteto que vivirá esta experiencia ha pasado por una preparación para
familiarizarse con los sistemas de la nave y los rigores del viaje, dicha formación dista mucho
del exigente entrenamiento al que deben someterse los astronautas profesionales. La Crew
Dragon es una nave altamente automatizada capaz de operar de forma autónoma o dirigida
desde control de misión en tierra, sin prácticamente necesidad de intervención por parte de la
tripulación.

Inspiration4 supone un paso de gigante para el turismo espacial, que dejó de ser un sueño para
convertirse en una realidad tangible que será cada vez más habitual.