La casa blanca

Facebook se tambalea

El gigante de las redes sociales está en serios problemas

Logo de Facebook
Logo de Facebook. / EUROPA PRESS (CHRISTOPHE GATEAU/DPA)

Durante casi seis horas gran parte del mundo se vio paralizado e incapaz de comunicarse por una falla en las redes sociales más populares. No se trataba solo de Facebook o Instagram, sino también de WhatsApp, la herramienta más utilizada en muchos países para enviar mensajes, o efectuar llamadas o videollamadas sin que la larga distancia suponga un coste adicional.


En los primeros momentos, la culpa parecía tenerla el wifi, luego el móvil y por último ya Twitter anunciaba la caída temporal de su rival. Facebook (FB), Instagram y WhatsApp sufrieron cortes el lunes pasado. El portal de seguimiento de interrupciones Down Detector registró decenas de miles de informes para cada uno de los servicios. La propia página de Facebook no cargaba; Instagram y WhatsApp eran accesibles, pero no podían cargar contenido nuevo ni enviar mensajes. Y esta interrupción prolongada de los servicios tuvo no solo consecuencias sociales y económicas, sino que pone a la compañía bajo escrutinio en momentos en los que el Congreso está investigando las denuncias de una exempleada.

dificultades crecientes


Frances Haugen, exgerente de producto de Facebook, publicó decenas de miles de páginas de investigación interna y documentos y testificó el mismo día del apagón ante un comité del Senado sobre su experiencia trabajando en la empresa y qué pasos cree que el Congreso debería tomar contra el gigante de las redes sociales.


Haugen, quien trabajó en temas de integridad cívica en la empresa, enfrentó preguntas del subcomité de Comercio sobre lo que Instagram (propiedad de Facebook) sabía sobre sus efectos en los usuarios jóvenes, entre otros problemas. Haugen dijo durante su testimonio ante el Congreso que los productos de Facebook “dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia” y anteponen las ganancias a la responsabilidad moral. Hagen solicitó a los legisladores medidas para prevenir el daño causado por la empresa de medios sociales, incluida la enmienda de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones. Dijo que Facebook debería “declararse en bancarrota moral” y pedir ayuda al Congreso.

Haugen además declaró que la falta de personal contribuye a la lucha de Facebook para abordar los problemas y que los programas de inteligencia artificial solo detectan una “minoría muy pequeña” de contenido ofensivo. La senadora Amy Klobuchar, una demócrata de Minnesota, le preguntó a Haugen si la compañía está utilizando su algoritmo para impulsar “contenido escandaloso” y promover los trastornos alimentarios entre las niñas, a lo que Haugen respondió que Facebook sabe que está llevando a los usuarios jóvenes a contenido relacionado con los trastornos alimentarios. La guinda del pastel la puso al expresar que tiene “fuertes preocupaciones sobre seguridad nacional” por el funcionamiento de Facebook. El senador demócrata Richard Blumenthal, que preside el subcomité de protección del consumidor de Comercio del Senado, sugirió que estas preocupaciones podrían ser objeto de una futura audiencia del subcomité.


Y no es el único problema: ya en una audiencia en el Senado el 30 de septiembre, el senador Richard Blumenthal también había presionado a la jefa global de seguridad de Facebook, Antigone Davis, en Instagram, propiedad de Facebook, sobre el potencial impacto negativo de la plataforma en los menores, particularmente en las niñas.

¿ACTIVIDAD MALICIOSA?


Con respecto a la interrupción de los servicios de redes sociales bajo el paraguas de la compañía, el vicepresidente de infraestructura de Facebook, Santosh Janardhan, dijo en un comunicado que quería “dejar en claro” que no hubo “actividad maliciosa”.


El hecho de que Facebook, Instagram y WhatsApp experimentaran problemas un tiempo tan prolongado no fue moco de pavo para muchos usuarios, que han empezado a especular sobre las posibles causas de lo ocurrido en un momento en el que la compañía atraviesa una situación muy delicada, siendo la teoría del juego sucio deliberado de un miembro de Facebook solo una de muchas de las teorías que están circulando. Janardhan ha tratado de restar importancia a esas teorías de conspiración al afirmar que la compañía “no tiene evidencia de que los datos del usuario se hayan visto comprometidos como resultado de este tiempo de inactividad”. Sin embargo, que una empresa del tamaño y los recursos de Facebook estuviera desconectada durante unas seis horas sugiere que no hubo una solución rápida para el problema.


Anteriormente, varios expertos en seguridad rápidamente señalaron un problema del Sistema de nombres de dominio (DNS) como un posible culpable. El DNS traduce los nombres de los sitios web en direcciones IP que una computadora puede leer. A menudo se le llama la guía telefónica de Internet.


Facebook explicó que, durante un trabajo de mantenimiento de rutina, sus ingenieros habían emitido un comando que, sin querer, cortó todas las conexiones en su red, “desconectando efectivamente los centros de datos de Facebook a nivel mundial”. Santosh Janardhan, vicepresidente de infraestructura, agregó que la herramienta de auditoría del programa de Facebook tenía un error y no pudo detener el comando que causó la interrupción.


La interrupción también provocó que los empleados perdieran el acceso a las herramientas internas, incluidas las utilizadas por los empleados de Facebook para corregir tales problemas, dijo la compañía. Esas herramientas incluían el correo electrónico interno de Facebook e incluso los pases de trabajo de los empleados. Algunos informes sugieren que la sede de Facebook sucumbió al caos.

Zuckerberg se disculpa


El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, se disculpó por la “interrupción” de sus servicios de redes sociales que afectaron a más de 3.500 millones de usuarios en todo el mundo. Pero es probable que este incidente tenga mayores consecuencias, entre ellas que aumente el escrutinio del alcance del gigante de las redes sociales.


Durante horas, potencialmente miles de millones de personas se encontraron sin las herramientas de las que dependían para mantenerse en contacto con amigos y familiares. Según los informes, otros descubrieron que no podían acceder a los servicios que requerían un inicio de sesión en Facebook.


Mientras tanto, las empresas de todo el mundo, que utilizan las redes sociales para conectarse con los clientes, se enfrentaron a la perspectiva de un golpe financiero inesperado. Sin ir más lejos, el propio Zuckerberg habría perdido un estimado de 6.000 millones de dólares de su fortuna personal cuando las acciones de Facebook se desplomaron.

¿Qué efecto tuvo el apagón’?


La paralización de los servicios tuvo un efecto dominó en las personas y las empresas de todo el mundo. Downdetector, que rastrea las interrupciones, dijo que se reportaron unos 10,6 millones de problemas, la mayor cantidad jamás registrada. Para muchos, perder el acceso a los servicios de Facebook fue solo un inconveniente, pero para pequeñas empresas del mundo en desarrollo sin otras formas confiables de comunicarse con los clientes puede haber sido un problema grave. Del mismo modo, en algunas organizaciones donde el personal aún trabaja de forma remota a raíz de la pandemia WhatsApp es la herramienta más comúnmente utilizada para mantener a sus colegas en contacto.

¿Cómo pudo pasar?


Al principio, el apagón provocó las bromas habituales sobre cómo se las arreglaría la gente y las burlas de rivales como Twitter.


Pero pronto quedó claro que se trataba de un problema más serio.


Todavía no se sabe a ciencia cierta si el problema se debió a un error de software o un error humano. Sin embargo, las teorías de la conspiración ya están circulando: el juego sucio deliberado de un miembro de Facebook es solo una de muchas. Facebook ha experimentado apagones antes, pero generalmente se han solucionado en una hora más o menos.


Una caída más prolongada como esta demuestra el problema de que gran parte de las comunicaciones del mundo se concentran en Silicon Valley, en California, lo que, a su vez, plantea dudas sobre si el funcionamiento de Internet debería estar en manos de unas pocas grandes empresas.

¿cuánto dinero ha perdido facebook?


Quizás el mayor problema para Facebook haya sido el efecto que tuvo en sus ingresos y en el precio de sus acciones.


El apagón significó que los anuncios no se publicaron durante más de seis horas en sus plataformas.
Al margen de las malas noticias financieras para Zuckerberg, la pérdida de ingresos para la empresa podría ascender a más de 60 millones de dólares.


También está bajo el escrutinio de reguladores de todo el mundo, que se cuestionan si está respondiendo adecuadamente a problemas como la desinformación, el discurso de odio y el manejo de datos de los usuarios, o si está anteponiendo el crecimiento de la compañía a la seguridad de sus usuarios. Ahora, sus habilidades técnicas también están en duda.


Ante lo ocurrido, muchos usuarios aconsejan dar el salto a Telegram, que se convirtió en refugio de los ultraconservadores tras el cierre de Parler, pero que en líneas generales ha ido ganando seguidores de todos los espectros, al igual que otras redes similares.


En cualquier caso, el debate vuelve a ser si las redes sociales tienen demasiado poder (sin olvidar que tienen el poder que le otorgamos), y la cuestión de si los usuarios van a buscar alternativas ahora, o van a esperar a volver a quedarse incomunicados.