LA PALMA

Leales.org, sobre los vídeos de los perros de La Palma a salvo: “Es una farsa”

La ONG señala que "se ve claramente que los animales están mucho más gordos que en el estanque, necesitando semanas para estar en esas condiciones"

VIDEO PERROS ESTANQUE LA PALMA

La ONG Leales.org ha emitido un nuevo comunicado declarando como “una farsa” los vídeos que se hicieron públicos este sábado de los supuestos podencos a salvo en una casa tras ser rescatados del estanque en el que se encontraban aislados durante la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma.

En los vídeos, que fueron tratados con cautela desde el principio por Leales.org, se ve supuestamente a cinco podencos alimentados y en aparente buen estado de salud. Sin embargo, la organización declara que “en ningún momento se muestra una prueba de fecha, como por ejemplo un periódico” y señalan que “faltan animales y algunos se duda de haber estado en el estanque”.

Todo esto, señala la ONG, después de que “las protectoras consultadas se desmarquen del vídeo, al indicar que no es por costumbre dar de comer a los perros en la cama, ni tener instalaciones en esas condiciones”.

En las imágenes se ve que “algunos podencos están a la defensiva, con miedo y desconfianza. Además, se ve claramente que los animales están mucho más gordos que en el estanque, necesitando semanas para estar en las condiciones que se muestran en el vídeo-montaje”.

En el comunicado, Leales.org además señala que en el los vídeos “se le da una patada a al menos en el hocico a uno de los animales cuando intenta salir de la habitación. La patada se le presupone a un varón mayor, por el tipo de calzado y pantalón. Sobre el segundo 9 del vídeo, empujan al podenco marrón claro con collar rosa, que choca contra la cama hecha de palet”.

También resaltan que el exterior de la habitación que se ve los vídeos muestra “un lugar insalubre”.

“Y lo más importante: los animalistas no los hubieran secuestrado de forma clandestina, ya que la protectora Aanipal se encontraba con el equipo de Aerocamaras para leerles el chip, identificarlos y denunciarlos por abandono. Al sacarlos ilegalmente se dificulta su identificación, su denuncia, sus cuidados oficiales por veterinarios, etc.”, afirman.

La ONG anima a los ciudadanos a “seguir enviando las pruebas que dispongan para hacerlas públicas, ante lo que ya se considera como la noticia más extraña y mediática de la historia de España”, concluyen.