Educación

Rosa Aguilar exige la aprobación del Grado de la Actividad Física y del Deporte

La rectora de la Universidad de La Laguna pidió al presidente Torres su implicación directa en la implantación del título, apoyado por el Colegio Profesional y el acuerdo de los centros

El catedrático de Química Orgánica, Víctor Sotero, durante la lección inaugural del curso académico en la ULL. Sergio Méndez

La rectora de la Universidad de La Laguna, Rosa Aguilar, pidió al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, su implicación directa en la aprobación del nuevo título del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, bloqueado por el Ejecutivo pese a la gran demanda social y el apoyo del colegio profesional, en el acto de apertura del curso académico, además de advertir de que el centro “no puede quedarse anquilosado” en el pasado y, para ello, necesita el “compromiso” del Gobierno regional, que debe entender que estas instituciones son la vanguardia.


Rosa Aguilar relató la sucesión de acontecimientos que llevan a pedirle a Torres su mediación directa en este conflicto, dado que la ULL ha cumplido con todos los pasos establecidos para su aprobación y, hasta el momento, no ha sido así. Una demanda social más que constatada, el expreso apoyo del Colegio Oficial de Profesionales de Educación Física y Deporte de Canarias y el acuerdo de los dos rectores de las universidades públicas en su implantación, dado que el número de solicitudes que recibe Las Palmas es muy superior al número de plazas que se ofertan. “Entonces, ¿Dónde está el problema? Le pido, señor presidente, que tome este asunto de su mano y arregle este desaguisado incomprensible. Los universitarios y universitarias no entendemos de pleito insular ni nos interesa lo más mínimo”, aseveró.


La rectora resaltó el papel de las universidades públicas para salir de la crisis y abordar un profundo cambio del modelo económico de las Islas con un aumento progresivo de la inversión en I+D. Sin embargo, lamentó que el Gobierno canario haya dado “tímidos pasos” para invertir la tendencia y reconoció que “hasta el momento los únicos fondos recibidos” para incentivar la investigación provienen del Ministerio.


Aguilar insistió en que hay “mucho trabajo por sacar adelante” y muchos temas que abordar con el Gobierno, por ello pide “una relación más directa y cercana” para que “nuestra colaboración sea más fructífera”.


La rectora hizo hincapié en que La Laguna es el único centro de Canarias y de los diez de España que cumple con los requisitos del Ministerio para ser considerada como Universidad, dado su amplio catálogo de títulos docentes (48 grados, 36 másteres oficiales y 20 programas de doctorado), su alta productividad científica e investigadora, y la estabilidad de su plantilla docente, que no supera el 40% de interinidad fijado como tope y está por encima del 80% de profesorado doctor a tiempo completo. “Y a mucha distancia de la cada vez más abultada cantidad de centros privados”, dijo.


Al respecto, la rectora agradeció la asistencia al acto del rector de la Universidad de Las Palmas, Lluis Serra, con quien mantiene “una muy satisfactoria relación, muy buena coordinación y sintonía”, porque son universidades públicas “hermanas” que no compiten entre ellas.


Para Aguilar, la universidad “ha salido reforzada de la crisis del coronavirus, pero no puede permitirse seguir instaurada en procesos anacrónicos” ante los nuevos retos, destacando “la sangrante falta de personal administrativo y técnico”. También debe disponer de un Plan de Ordenación Docente que responda a sus necesidades reales ante el importante déficit de muchos departamentos.


Por último, recordó la necesidad de la construcción de nuevos centros para las facultades de Ciencias de la Salud y Educación que no admiten demoras.

Para Aguilar, la Universidad “ha salido reforzada de la crisis del coronavirus. Sergio Méndez

La ULL insiste en que “ningún alumno palmero se quedará sin futuro”

La rectora Rosa Aguilar tuvo un recuerdo para el alumnado de La Palma, solidarizándose con él y recordando que la Universidad de La Laguna trabaja para que ninguno tenga que renunciar a sus estudios por la erupción, para lo que arbitrará las medidas que sean necesarias para afrontar sus costes de matrículas y alojamiento para que “ninguno se quede sin futuro”. La convocatoria de ayudas es de más de 300.000 euros.


Por su parte, Ángel Víctor Torres afirmó que más de mil estudiantes palmeros están en la Universidad y desde el inicio se pidió al Ministerio un plazo más amplio para presentar las solicitudes de beca, que se ha extendido hasta el 31 de diciembre, y flexibilizar requisitos. Torres recordó que visitando el hotel de Fuencaliente junto a Pedro Sánchez se encontró con Jessica, que había perdido su casa y su huerta, y su marido el trabajo, pero que lo único que pidió es que sus dos hijos pudiesen continuar estudiando en la ULL.