violencia vicaria

Beatriz Zimmermann: “Los niños se encuentran indefensos y son vulnerables”

Anna y Olivia “han dejado un legado” y es responsabilidad de todos “seguir avanzando” en la igualdad, asegura su madre durante la jornada sobre violencia vicaria en el Parlamento
Una imagen de la jornada sobre violencia vicaria celebrada en el Parlamento de Canarias. | Fran Pallero

El Parlamento de Canarias acogió ayer la jornada sobre violencia vicaria en la que representantes de diversos ámbitos reflexionaron para actuar “de manera integral y coordinada” para hacer frente a la forma más cruel de ataque a la mujer. El testimonio escrito de Beatriz Zimmermann, madre de Anna y Olivia, leído por el presidente de Sos Desaparecidos, Joaquín Amills, fue el momento más emotivo, donde alertó de la desprotección de los menores que no pueden pedir ayuda: “Mis pequeñas estuvieron indefensas ante tal monstruosidad”, los menores están “desprotegidos” ante la violencia machista “y no pueden pedir ayuda”.
Zimmermann afirmó que “hay que ser menos tolerantes, más radicales ante la primera falta de respeto. Los niños ni siquiera pueden pedir ayuda, porque están bajo supervisión de sus padres. Se encuentran totalmente indefensos y son vulnerables” ante unos progenitores que deberían ser “un ejemplo” y a quienes “tienen que obedecer”, relató.


Además, detalló que “al principio tenía miedo de separarse” por si esa situación afectaría a las niñas, “pero a la larga” pensó que “era mejor crecer en un ambiente donde reinara la paz y el amor”, y eso “era imposible” en una convivencia con Tomás, porque no la respetaba. “Pensé que era buen padre y me equivoqué, nadie pensó que podía hacerles algo, todo el mundo creía que era un buen padre, y eso es lo preocupante”, dijo.
Amills, que ha leído algunos de los 200 dibujos que recibió Beatriz, aseguró que encontrar a Olivia “fue un regalo de la vida para gritar basta ya” y que los niños no sean utilizados como herramienta para causar dolor a las madres. Por último, apuntó que Anna y Olivia “han dejado un legado” y es responsabilidad de todos “seguir avanzando” en la igualdad y dejar atrás la guerra entre hombres y mujeres.


Por otro lado, la ministra Pilar Llop aseguró que se va a “dejar la piel” en proteger a las víctimas de violencia machista y destacó que la violencia vicaria trata de “causar el daño más extremo a la madres” y crea un “tormento de consecuencias psicológicas casi irreversibles”. “Hace falta visibilizar este fenómeno y potenciar las medidas de apoyo y atención a los niños”, explicó.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, recordó que “el machismo mata” y cuando se hace a través de los hijos es “para “infligir el mayor dolor posible”. Es la forma “más cruel e incomprensible” de maltrato. “Combatir el machismo y promover la igualdad es la única forma” de acabar con este tipo de violencia y “queda mucho por hacer”. En Canarias ha habido ocho menores asesinados en casos de violencia vicaria desde 2003 y subrayó que el caso de Anna y Olivia “estremeció a la sociedad canaria” como una forma “atroz de violencia machista”.

En su intervención, el diputado del Común, Rafael Yanes, reconoció la conmoción que generó el asesinato de Anna y Olivia, y mostró su preocupación por el resultado del estudio de la ULL y el Cabildo de Tenerife que detecta que la mitad de los jóvenes niega la violencia de género. “Espero que esta jornada sirva de reflexión sobre qué están haciendo las administraciones, la influencia de las redes sociales, el papel de los medios informativos y los recursos de atención”.

Por último, la adjunta de Igualdad, Beatriz Barrera, señaló que el objetivo de esta jornada es “visibilizar la violencia vicaria”, que “instrumentaliza a los hijos en contra de la mujer, utilizando lo que más les duele”, recordando que en las Islas se ha registrado el 12% de las víctimas menores de todo el país. La nuevas leyes permiten no solo garantizar la protección de las mujeres víctimas de violencia, sino también de los niños y niñas, ya que el régimen de visitas de los padres maltratadores se puede suspender en caso de violencia machista, pero muchos menores “siguen en peligro”, por lo que reclamó a las mujeres que “activen el sistema judicial” y sepan que “no se sientan solas”.

Además expresó su “respeto y admiración absoluta hacia Beatriz Zimmermann por su bondad, por su capacidad de resiliencia y ausencia total de rencor y por hacer de su eterno dolor una causa para ayudar” a los demás.

Casi 1,7 millones de niños y niñas también son víctimas, pero están invisibilizados

Casi 1,7 millones de niños y niñas que viven en hogares donde hay maltratadores son igualmente víctimas de esa violencia machista, lo que explica la violencia vicaria sobre la que la legislación comenzó a tomar conciencia y explicar muchos comportamientos posteriores tras la separación, como el rechazo de los niños a encontrarse con sus padres, y que se interpretaba por una manipulación materna. Los hijos de las víctimas de violencia han estado invisibilizados en la sociedad, en la legislación y en el ámbito jurídico.

TE RECOMENDAMOS