Alto Voltaje

El propietario del kiosko de Los Guirres conservó la esperanza hasta el final

Carlos Déniz fue cocinero del kiosco que regentaba junto a su mujer y que ahora la lava ha engullido después de una cruel cuenta atrás

El propietario del kiosko de Los Guirres conservó la esperanza hasta el final

La playa de Los Guirres, un pequeño paraíso para bañistas y surfistas, se ha convertido en uno de los símbolos de la catástrofe palmera.

Carlos Déniz fue cocinero del kiosco que regentaba junto a su mujer y que ahora la lava ha engullido después de una cruel cuenta atrás.

“Me había hecho ilusiones hasta el último momento, porque estaba enamorado de este negocio”, confesó.

Hoy no puede apartar de su pensamiento los duros momentos para sacar adelante el emblemático chiringuito.