cd tenerife

El Tenerife ya es tercero y está a un punto del ascenso directo

Mollejo, Shashoua, Bermejo y Enric Gallego marcaron en la amplia y cómoda victoria blanquiazul
El segundo gol del Tenerife, obra de Shashoua. Sergio Méndez

Este Tenerife va muy en serio esta temporada. Lo lleva demostrando así en todo lo que se ha jugado y ante el Burgos lo volvió a hacer con un ejercicio de superioridad inusual en este categoría. El cuadro burgalés nada pudo hacer ante la tarde redonda de los blanquiazules, que se agarran con toda la fuerza del mundo a los puestos altos de la tabla. Marcaron Mollejo, Shashoua, Bermejo y hasta Enric Gallego, que por fin pudo reaparecer y, encima, anotar el primero de la temporada. La ola se levantó en el Heliodoro y la gente empieza a creerse que si esto sigue así, hay equipo para aspirar a hacer algo gordísimo esta temporada.

Los blanquiazules ganan cómodamente gracias a los goles marcados por Mollejo (min 5) y Shashoua (min 40). No obstante los de Luis Miguel Ramis incluso merecen una renta superior en el marcador después de las muchas ocasiones de gol que han generado.

No jugó de entrada Enric Gallego, pero sí que fue la principal novedad en la lista de convocados que ideó Luis Miguel Ramis. No obstante sí que hubo unos cuantos cambios en el once inicial. Por ejemplo, regresó Jeremy Mellot al lateral derecho en el lugar de Shaq Moore. Actuó Aitor Sanz en el doble pivote junto a Corredera, perdiendo su sitio Pablo Larrea. Y además Víctor Molejo ocupó el puesto de Rubén Díez.

Fue precisamente Mollejo el que inauguró el marcador muy pronto. Apenas había transcurrido cinco minutos de juego cuando un centro chut de Mellot desde la banda derecha al primer palo lo aprovecha Mollejo para empujar la pelota al fondo de las mallas. 1-0 y la tarde apuntaba a que el cuadro local podía disfrutar de una tarde tranquila en el Heliodoro.

En los siguientes minutos el Burgos despertó un poco y se acercó con cierto peligro a la meta de un Soriano que nunca perdió los nervios. Los visitantes intentaron reaccionar pronto, pero el Tenerife de ayer atrás es una muralla casi sin fisuras que se mantenía en pie con firmeza.

Él Tenerife se impuso por cuatro goles al Burgos. Sergio Méndez
Él Tenerife se impuso por cuatro goles al Burgos. Sergio Méndez

Pero supero el primer cuarto de hora, la maquinaria ofensiva tinerfeña empezó de nuevo a parir ocasiones de gol que mantuvieron en alerta durante todo el primer acto al meta burgalés, Herrero. En el 15 Bermejo probó suerte con un disparo cruzado que atrapó el meta rival. En el 20 fue Elady el que estuvo a punto de marcar con un disparo que salió cerca del larguero. Se marchó rozando el gol el potente chut de un Elady colocado en el pico del área. La afición del estadio iba calentando la garganta para cantar el segundo dela tarde.

A punto estuvo de reventar el Heliodoro con la doble ocasión que tuvieron los de Ramis en el 29. Primero un cabezazo de Elady lo rechazó sobre la línea de gol Herrero. El rechace fue a parar a Bermejo que no pudo concretar un buen remate y el balón se marchó fuera por poco. El Burgos se estaba librando de una buena. En el 33 Bermejo estrellaría otra ocasión clarísima de gol en el larguero de la meta defendida por un acosado Herrero.

Hubiese sido injusto que el descanso llegase con un resultado tan corto para los locales. Lo evitó Shashoua con su cuarta diana de la temporada. Un centro de Mollejo desde la derecha la remató Elady al palo, pero muy atento al rechace, el inglés apareció en escena para marcar el 2-0 con su zurda y así ampliar ventaja. Minuto 40 y la victoria estaba encarrilada.

Tras un arranque de segunda parte un tanto aburrido, el Tenerife logró el tercero de la tarde casi como quien no quiere la cosa. Shashoua le sirvió un balón largo para que Bermejo montase el contragolpe por su cuenta. El extremo llegó hasta la cocina y con algo de fortuna tras haberse llevado a dos contrarios, pudo disparar un balón cruzado que se fue dentro de la portería visitante tras haber tocado en Herrero. Minuto 53 y el 0-3 en el marcador era clarísimo.

El público acabó haciendo la ola en el Heliodoro. Sergio Méndez
El público acabó haciendo la ola en el Heliodoro. Sergio Méndez

Con tanta superioridad en el marcador, Ramis se decidió a realizar cambios para refrescar el mediocampo. Retiró a Aitor, que salió ovacionado por el público, y a Bermejo y dio entrada a Míchel y a Rubén Díez. Mientras tanto, el público se lo pasaba en grande en las gradas cantando y aplaudiendo a sus jugadores. Más tarde, en el 71 el respetable se volvió a poner en pie para despedir tanto a Elady como a Corredera. Entraron Sergio y también, tras más de un mes lesionado, Enric Gallego.


El travesaño de la meta burgalesa volvió a temblar con un misil lanzado por Álex Muñoz en el minuto 74. Fue una de las esporádicas apariciones que los locales tuvieron en una segunda mitad en la que se limitaron a controlar que no pasase nada.

El éxtasis en la grada llegó con el 4-0 marcado por Enric Gallego, el primero de la temporada para el espigado delantero. En el medio del campo Shashoua le sirvió un balón en profundidad y tras cabalgar en solitario, batió a Herrero con maestría en el mano a mano. Minuto 81 y el 4-0 ya era sumamente contundente. Entonces la ola en el estadio se levantó al compás de los acordes del chicharrero de corazón.

TE RECOMENDAMOS