tenerife

Europa destina 20 toneladas de comida para familias tinerfeñas

Estos alimentos no perecederos, que pertenecen al Fondo Europeo de Ayuda Alimentaria, serán destribuidos por la ONG Sonrisas Canarias entre unas 700 familias sin recursos
Momento del traslado de los alimentos por parte de un militar.

La ONG Sonrisas Canarias recibió ayer 20 toneladas de alimentos no perecederos del Fondo Europeo de Ayuda Alimentaria que irán destinados a las familias que se encuentran en grave riesgo de exclusión social en la isla de Tenerife.


Productos de primera necesidad como cacao, arroz, pasta, salsa de tomate, latas de conserva de atún, leche, aceite de oliva, o potitos de fruta y verdura para niños, que han sido trasladados desde el Muelle Norte del Puerto de Santa Cruz, hasta las naves de la ONG, que se encuentran ubicadas en el barrio de Valleseco, por personal de logística militar. Concretamente, por La Agrupación de Apoyo Logístico nº 81 (AALOG81).


Una comida, que según indicó el Presidente de la organización, Luis Febles, a DIARIO DE AVISOS, “se empezará a clasificar en estos días para empezar a repartirla, a partir de la próxima semana, a las familias que hayan sido citadas previamente, para evitar aglomeraciones y riesgo de contagios. Y teniendo en cuenta, además, las características y necesidades de cada familia. Algo para lo que contamos con la ayuda de los servicios sociales de los Ayuntamientos con los que trabajamos”.


Serán “en torno a unas 3.600 personas las que podrán beneficiarse de estos alimentos. Unas 700 familias de 18 municipios de la Isla”. Palabras de Luis Febles quien explicó que esta mercancía corresponde a la segunda y última fase del programa de ayudas europeas del año 2021. La primera fase del siguiente programa, de 2022, se recibirá “el año que viene, en torno al mes de abril o mayo”.


“Hoy es un día muy importante para nosotros porque con esta comida, las familias que se encuentran en riesgo de exclusión social, podrán alimentarse durante un período de entre dos y dos meses y medio”, manifestó el representante de esta ONG, que considera que “estas ayudas son más que necesarias porque hay mucha gente que lo está pasando mal, y porque ahora vienen meses muy duros. Noviembre, y diciembre sobre todo, va a ser un mes muy malo para estas familias que tienen pocos recursos y que no tienen ni qué comer. Por eso, desde Sonrisas Canarias también hemos pedido ayuda, para lograr, en la medida de lo posible, que estas personas puedan recibir y disfrutar, como todos, de algún producto típico de Navidad y que las familias con niños puedan tener, al menos, un regalo”.


Unas ayudas que vienen cuando más se necesitan. Y es que el pasado mes de agosto, las más de 40 organizaciones no gubernamentales de la capital, que hacen entrega de alimentos a las personas más necesitadas, no ocultaban la mala situación que estaban atravesando. Aseguraban que la comida que tenían no llegaba para atender las demandas de las familias que acuden a ellas para poder comer.


El mismo Luis Febles comentaba a DIARIO DE AVISOS que las organizaciones “tenían que buscarse la vida” y recurrir a donaciones de empresas privadas para poder salir adelante. Explicaba que en 2020, y en comparación con las personas que atendían en 2019, crecieron un 44%, lo que se traduce en 2.893 familias, unos 12.400 usuarios. Hasta agosto habían recibido 130 familias nuevas.

AYUDA A LA PALMA


Una labor social que lleva a cabo esta ONG, Sonrisas Canarias, que el próximo mes de febrero cumplirá 21 años de historia, y que también se encuentra volcada ayudando a los afectados por el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma. Isla a la que ha estado enviando los alimentos y la comida recibida, gracias a la solidaridad de los canarios que se han volcado con los palmeros.


“No está siendo fácil. Hemos recibido una gran cantidad de ropa, que hemos tenido que clasificar, con la dificultad añadida de que aún estamos preocupados por el virus de la COVID-19, para poder enviarla, y que llegue lo antes posible a todos aquellos que, de un día para otro, lo han perdido todo. Y esto es posible gracias a los voluntarios. Si no fuese por ellos, nuestra ayuda no llegaría a todos los que hoy lo están pasando mal. Empezamos siendo cinco personas y ahora somos muchos más”, manifestó Luis Febles, que anima a “ayudar en la medida de lo posible, porque la situación que atraviesan estas familias, es muy mala”.

TE RECOMENDAMOS