La presencia de ceniza en el aeropuerto insular cancela cuatro vuelos con La Palma

Binter tuvo que suprimir por la mañana sus enlaces con la Isla pero luego se operó con normalidad aunque hubo retrasos por la tarde
Imagen de archivo de la presencia de ceniza en el Aeropuerto de La Palma. Efe

El retorno de la ceniza al Aeropuerto de La Palma, ubicado dentro del término municipal de la Villa de Mazo, obligó ayer a la cancelación de hasta cuatro enlaces aéreos con la Isla Bonita, si bien la mejora de las condiciones permitió que la normalidad presidiera el resto del día por lo que respecta a la operatividad del aeródromo palmero, más allá de que tuvieran lugar algunos retrasos.

Fue desde la propia aerolínea líder del tráfico interinsular en el Archipiélago, Binter Canarias, de donde llegaron las informaciones sobre dichas cancelaciones de esos cuatro vuelos matutinos, concretamente a través de las cuentas oficiales de dicha compañía en las redes sociales, donde se especificaba que el responsable de tanto contratiempo era la ceniza lanzada a la atmósfera por el volcán cuya erupción se produjo el pasado 19 de septiembre en la zona de Cumbre Vieja.

En concreto, los desplazamientos cancelados fueron la ida y vuelta desde Santa Cruz de Tenerife y desde Las Palmas de Gran Canaria a La Palma, pero la mejora de las condiciones posibilitaron que, a partir de entonces, lo programado para ayer en el aeropuerto de Mazo pudiera llevarse a cabo sin más contratiempos, tal y como detallaron a este periódico desde Aena, por mucho que los usuarios soportasen retrasos en algunos de los vuelos.

Problemas
Básicamente, la ceniza volcánica afecta a los aviones por tres causas, pero la más importante es por cómo afecta a los motores de los mismos. Además de un efecto lija que produce a las primeras etapas de compresión en los motores de reacción (y a otras partes, como el parabrisas), el punto de fusión de las partículas de ceniza está por debajo de la temperatura de funcionamiento de los motores.

De ser ingeridas por estos propulsores y llegar a la cámara de combustión, la ceniza se convierte en una masa viscosa que se aloja en todo el sistema. Por decirlo con claridad, Lo va reventando por dentro. Por eso, lo mejor es evitar cualquier posibilidad de que un avión entre en una nube de este tipo de cenizas.

TE RECOMENDAMOS