tenerife

Carlos González: “El dique flotante en Santa Cruz es un gran paso para la reparación naval”

El presidente de Puertos de Tenerife asegura al DIARIO que el puerto de Granadilla será clave para la energía eólica offshore
El presidente de Puertos de Tenerife, Carlos González. Sergio Méndez

Se acaba un año nuevamente complicado para la economía de las Islas y con perspectivas nada buenas para el inicio del 2022, debido a los estragos que está provocando la variante ómicron en Tenerife y en el resto del mundo. A todo esto, que afecta especialmente al mercado de cruceros, hay que unir la crisis de suministros, el incremento del precio de los fletes por la guerra de las navieras y la voracidad consumista que está dejando a China, principal país productor, sin posibilidad de reacción. Una situación nada favorable para los puertos de Tenerife, que afrontan el próximo año con mucha incertidumbre, pero con nuevos retos y la apuesta sin reparos por el relanzamiento definitivo del puerto de Granadilla.


El presidente del organismo portuario, Carlos González, asegura a DIARIO DE AVISOS que Granadilla será una pieza fundamental donde se apoye toda la generación de energía eólica offshore de la Isla y la reparación naval.


-¿Cómo valora este año 2021? ¿Está satisfecho con los objetivos logrados?
“Los primeros seis meses del año estuvieron muy influenciados por la pandemia, pero a partir del verano, con un porcentaje muy elevado de vacunación, el tráfico en los puertos comenzó a reactivarse, hasta el punto de que las previsiones para el próximo año apuntan a números similares a los que teníamos en 2019. Pero, ¿qué pasa? Con la variante ómicron, sobre todo en el caso de los cruceros, todo ha empezado a cambiar, ya que este tráfico es muy sensible a toda esta coyuntura. Tenga en cuenta que en cuanto a solicitud de escala estábamos a la par de 2019, y ahora estamos con la incertidumbre de cómo puede influir este aumento tan desproporcionado de casos en las Islas y en el resto del mundo. Pero, en definitiva, 2021 ha sido un año en el que hemos trabajado y conseguido muchos objetivos. Se inició la tramitación del plan especial de Santa Cruz de La Palma, que cambiará la entrada a la ciudad; en Granadilla concedimos la concesión de Petrocan, que permitirá trasladar el almacenamiento de la Refinería de Santa Cruz al puerto; pero lo más importante es que tenemos definido cuál es el futuro del puerto de Granadilla para la generación de energía eólica offshore y la reparación naval. La marca de Granadilla será una pieza fundamental donde no solo se apoyará la generación de energía offshore, sino que, cuando se creen todos esos parques marítimos, el puerto sureño quedará como un punto de producción para otros parques de otras partes del mundo, como puede ser África. Ahora se trata de que crezca, se desarrolle y salgan profesionales cotizados en todo el mundo. Además, este año se han iniciado, por fin, las obras de la playa de Valleseco. El puerto devuelve así un espacio a la ciudad. Todo esto con la terminación del edificio puerto ciudad, que llevará en la superficie dos quioscos. Se complementará la zona de ocio de la capital”.


-¿Cómo está afectando al puerto la crisis de suministros y el incremento del precio de los fletes que hay a nivel mundial?
“Este es un tema que preocupa a toda la comunidad portuaria, pero que está afectando a nivel mundial por las consecuencias que la COVID ha tenido en el principal centro de producción, que es China. Dicho esto, nosotros lo que hemos hecho, que es lo único que podemos hacer, es bajar las tasas al buque y la mercancía del 2020 al 2021 un 12,5% y seguiremos bajándola el próximo año un 5% más”.


-Hace un par de semanas, el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria acordó ampliar la superficie de la concesión administrativa de la que es titular Tenerife Shipyards en el puerto para instalar un dique flotante. ¿Qué supone esta nueva actividad para la reparación naval en el puerto?
“En definitiva son más servicios para el puerto. Somos una plataforma tricontinental. Estamos entre Europa, África y América, pero nos falta dar servicio a aquellos buques que paran aquí. Si no tenemos reparación naval y no podemos sacar un buque de 30 o 40 metros de eslora del mar para reparar su casco, pues evidentemente no estamos a la altura. Por ello, este dique flotante es un primer paso para llevar a la reparación naval donde tiene que estar, en el puerto de Santa Cruz. Y cualquier barco que pase por la zona tenga la seguridad de que puede parar en nuestro puerto para cualquier reparación. Pero, le digo más: no nos vamos a parar aquí, porque la intención de puertos de Tenerife es que el gran centro de reparación esté en Granadilla”.


-Al final, la idea era que el puerto de Granadilla se convirtiera en pieza fundamental para el desarrollo de la energía eólica ‘offshore’…
“El puerto de Granadilla tiene que ser protagonista en toda la previsión que hay de eólica offshore. El objetivo del Gobierno de Canarias es que en el año 2040 toda la energía eléctrica de las Islas proceda de fuentes renovables y toda esa explosión se tiene que ensamblar en puntos concretos, que son los puertos, y solo hay dos en Canarias preparados para eso, que son el Puerto de La Luz, en Las Palmas, y el de Granadilla. Y, además, toda esa eólica offshore se tiene que apoyar en la reparación naval para el desarrollo de la actividad. Por eso, aseguro que el puerto de Granadilla ahora mismo tiene un futuro bastante importante e interesante”.


-Pero, ¿qué es lo que falta? Porque desde que comenzó este proyecto hace más de 10 años todo el mundo ve el futuro, pero no termina de arrancar.
“Es verdad, pero los objetivos están ahí. Le falta por adjudicar el muelle ribera y los rellenos anexos, que son unos 60 millones de euros y esperamos que para finales de 2024 esté acabado. Será en esta fecha cuando más o menos habrá que empezar con el desarrollo de la energía offshore”.


-¿Y los fondos Next Generation se usarán para el desarrollo de algún proyecto prioritario?
“Nosotros nos vamos a presentar a todos los fondos que haya, no solo a los Next Generation. Pero sí es cierto que tenemos tres iniciativas que tenemos definidas como muy importantes. Una es la finalización de Granadilla, que le conté antes del muelle ribera y los rellenos anexos; el otro proyecto que también vamos a presentar es el del Muelle de Enlace de Santa Cruz como edificación singular, que va a aglutinar estaciones para pasajeros de tráfico interinsular y de cruceros, y el tercero que queremos sacar adelante es una línea eléctrica en el puerto de Santa Cruz para que los cruceros puedan apagar sus motores y conectarse al muelle. Esto lo estamos haciendo ya con los buques del tráfico interinsular en La Gomera y en La Palma, donde se ha acabado con los ruidos que supone tener un barco con los motores encendidos para generar electricidad”.


-Las molestias son uno de los inconvenientes de tener un puerto integrado en la ciudad.
“Tenemos un puerto y una ciudad que están muy juntas y, claro, es innegable que la actividad del mismo genera molestias en la ciudadanía y se ha notado más ahora con la pandemia, porque al bajar el nivel general del ruido en la ciudad, se identifica más el ruido del puerto…”


-Pero hay muchas grandes ciudades en las mismas condiciones y conviven sin problemas.
“Evidentemente y, sobre todo, en las Islas, la importancia del puerto es esencial. El 90% de la mercancía pasa por el puerto. Pero mire, yo creo que el problema en Santa Cruz lo tenemos con la cercanía del puerto a la ciudad, porque lo normal, si miramos el mismo puerto de Las Palmas, es que las infraestructuras portuarias se desarrollen hacia adelante, es decir, hacia el mar. En Tenerife, no ocurre así, y esto pasa por la gran profundidad que hay y eso ha generado las dársenas estrechas, porque el dique que da abrigo está al límite de donde se puede construir y por eso ocupa tanta longitud de litoral. Tiene un ejemplo cuando atraca el crucero de Aida en la avenida de Anaga, casi parece un edificio enfrente de otro…Por eso es importante este servicio que le digo de la línea eléctrica. Supondrá menos ruido y menos contaminación, además de que ya la Unión Europea nos lo exige para el año 2025, así como el suministro de Gas Natural Licuado”.


-La gran pregunta. ¿Seguiremos discutiendo todavía en 2022 la alternativa de Fonsalía para la congestión del puerto de Los Cristianos?
“Usted lo ha dicho: es la gran pregunta. Mire, el puerto de Los Cristianos tiene un triple problema: de tráfico; de acceso y salida al puerto, y de escasez de superficie y de dimensiones de los atraques para los barcos. Dese cuenta que Los Cristianos ya se quiso ampliar en el año 1992 y tenía la mitad de tráfico que tiene ahora. Y no se hizo esta ampliación porque en aquel momento la población se opuso, ya que decía que la ampliación afectaba a la playa de Los Cristianos y tenía razón. Lo que quiero decir con esto es que Los Cristianos tiene un problema porque sus posibilidades de ampliación son nulas: la población se opone y es zona especial de conservación marina”.


-¿Y Fonsalía?
“Igual, también es zona ZEC. Pero mire, cuando se habla de Fonsalía se piensa en que se trata de construir un nuevo puerto, y de lo que se trata es de quitar la actividad a Los Cristianos para llevarla a Fonsalía o a otro lugar que se considere oportuno. El Gobierno de Canarias está estudiando estas alternativas para descongestionar Los Cristianos, pues hay que buscar una solución al tráfico interinsular con La Palma y La Gomera, y, por supuesto, compatible con el medio ambiente. Yo creo que en Fonsalía la afección al medioambiente es menor que la que hay actualmente en Los Cristianos, ya que se minimizan los tiempos de recorrido, es decir, desde San Sebastián a Fonsalía el recorrido es menor que a Los Cristianos y así con todas las Islas. Entonces, si los tiempos son más cortos, los de coincidencia con los cetáceos serán menores y la contaminación también será menor”.

TE RECOMENDAMOS