educación

Educación impone el cambio de centro a la niña con autismo del Sur de Tenerife

La menor expulsada del IES San Miguel por falta de personal de apoyo ha comenzado en el Centro de Educación Especial de Guargacho, donde comparte docentes con Los Cristianos

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias ha impuesto el cambio al Centro de Educación Especial (CEE) Guargacho de la alumna de 13 años, con trastorno del espectro autista (TEA), pese a la negativa de la familia que exigía que se mantuviera en el Aula de Transición a la Vida Adulta del IES San Miguel, en Las Zocas, pero con un auxiliar de apoyo solicitado en varias ocasiones. El próximo martes se presentará el recurso de alzada a esta decisión.

El pasado 25 de octubre, DIARIO DE AVISOS publicó la denuncia de Desirée, la madre de E. S. G., de 13 años, que fue expulsada del centro al empezar a tener diversas conductas agresivas “a causa de la ansiedad del cambio de entorno y el pequeño espacio que hay en el aula” agravado por la reiterada “negativa del centro y de la Consejería a dotar con un auxiliar más” en el Aula de Transición a la Vida Adulta, un recurso al que acudían seis alumnos con Necesidades Especiales (NEAE), y eran atendidos por una tutora y una adjunta de taller.

La Consejería de Educación considera que el informe psicopedagógico previo estaría mal realizado y que la menor en vez de asistir a un IES normalizado debía ir a un Centro de Educación Especial, dado que la situación en el aula era “insostenible desde que ha llegado la niña”, a lo que su madre se niega argumentando que “otro cambio agravaría la ansiedad de la niña y, por lo tanto, las conductas que motivaron la expulsión”.

Tras una reunión con representantes de Educación sin llegar a un acuerdo satisfactorio, la Administración impuso por ley el cambio de recurso educativo a un CEE, mientras que a la familia solo le queda presentar un recurso de alzada.

El IES San Miguel se inhibió del expediente de expulsión alegando que no tiene competencias para resolverlo por su autismo, y lo traspasó a la Dirección Territorial de Educación. “Al final, Educación decide y a la familia no nos quedó otra que acatar esta resolución y hacer un cambio de matrícula a Guargacho”, lamentó Desirée, que señaló resignada.

Por otro lado, la visita de la menor a la sección zonal de Psiquiatría Infanto-Juvenil del Servicio Canario de la Salud concluyó con un informe en el que la psicóloga recomienda que “sea cual sea donde vaya a tener la educación, la niña debe tener una adaptación flexible y una persona de apoyo” poniendo el centro los recursos necesarios.

La joven alumna comenzó su periodo de adaptación en el Centro de Guargacho el pasado 22 de noviembre, inicialmente con una hora diaria de clase que ha ido aumentando con el paso de las semanas.

CEE Guargacho

El CEE tiene un horario de escolarización de 9.00 a las 14.00 horas. Está más lejos de su domicilio familiar, y en los primeros días fue Desirée la que la trasladaba hasta ver la posibilidad de adaptar las rutas de transporte escolar. Desde el centro “invitaron” a que renunciara al mismo y continuara llevándola y recogiéndola permanentemente. “Evidentemente, nos negamos, ya que el transporte es un derecho y, además, es otra manera de que ella se socialice. Es increíble, la trasladan a la fuerza, le vulneran sus derechos, le ignoran los recursos presentados y ahora pretenden que renuncie al transporte e impiden mi conciliación laboral”.

El Centro de Educación Especial de Guargacho dispone de tres aulas de Transición a la Vida Adulta, en la que van niños de 13 a 21 años, y un aula Enclave de Primaria, con menores de 13 años. Además están a su cargo tres aulas Enclave de Primaria en Los Cristianos.

En cada aula de Transición de la vida adulta cuenta con una tutora o tutor y dos auxiliares de aula; sin embargo, actualmente falta una tutora por lo que las dos responsables se hacen cargo de los alumnos de estas tres aulas. Los recursos se completan con una enfermera, una profesora de audición y lenguaje, un profesor de música y un profesor de gimnasia. No obstante, todos esos recursos se comparten entre Guargacho y Los Cristianos, es decir, los profesores deben ir rotando en ambos lugares.

El CEE Guargacho señala a la familia que al tener dos auxiliares por aula, además de la tutora, (a tiempo parcial) no haría falta un auxiliar más para atender a la niña. Sin embargo, Desirée muestra su decepción porque “nuevamente faltan medios” para atender a estos alumnos con necesidades especiales. “No hay suficientes profesores y tutores, ya que estos tienen que compartirse entre Guargacho y Los Cristianos”.

Queja generalizada

La problemática en las Aulas Enclave o de Transición a la Vida Adulta es la misma: falta de recursos humanos, y la dificultad para conciliar la vida laboral de las familias. El Diputado del Común, Rafael Yanes, se dirigió a la Consejería de Educación para que destine más personal y medios para que estas aulas destinadas a niños con necesidades especiales no segreguen a estos alumnos y cumplan su función integradora. A la mayoría de estos alumnos se les aparta de los demás, no pueden asistir al comedor ni al recreo, y no participan en actividades complementarias ni extraescolares.

TE RECOMENDAMOS