marcas

La gastrectomía tubular permite reducir hasta un 80% la obesidad patológica en el primer año

El equipo de cirugía digestiva de Hospital Parque destaca que se trata de la técnica de cirugía bariátrica con mejores resultados y menos complicaciones
La gastrectomía tubular permite reducir hasta un 80% la obesidad patológica en el primer año
La gastrectomía tubular permite reducir hasta un 80% la obesidad patológica en el primer año

Hospital Parque apuesta por la gastrectomía tubular para hacer frente a los casos de obesidad patológica, en los que el Índice de Masa Corporal (IMC) se sitúa por encima de 40 y aquellos en los que el paciente tenga un IMC mayor de 35 cuando padezca otros problemas de salud derivados de su sobrepeso. El equipo de cirugía digestiva del centro destaca que se trata de una de las técnicas que ofrece mejores resultados, llegando a una reducción del exceso de peso de hasta el 80% en el primer año, al mismo tiempo que se trata de la intervención de cirugía bariátrica que conlleva menos complicaciones.

La gastrectomía tubular se centra en una técnica quirúrgica que elimina el 100% del fundus del estómago y gran parte del cuerpo de dicho órgano a través de laparoscopia, una cirugía  que se lleva a cabo por abordaje mínimamente invasivo. El paciente permanece ingresado en el hospital por espacio de dos días, en los que le va incorporando una dieta líquida que se va ampliando progresivamente.

El efecto de dicha intervención se centra en una pérdida de peso progresiva del paciente, que, bajo la supervisión de un equipo multidisciplinar de cirujanos digestivos, endocrinos y psicólogos, va acompañada de una reeducación nutricional con el fin de incorporar una dieta adecuada, aspecto que, destaca el equipo de cirugía digestiva de Hospital Parque, resulta clave tanto para avanzar en la pérdida de peso como en su posterior mantenimiento.

Al contrario de lo que ocurre con otras técnicas de reducción de estómago, la gastrectomía tubular mantiene intacto el proceso digestivo, ya que no altera la función intestinal, lo que garantiza que la absorción de nutrientes beneficiosos como las vitaminas, minerales y proteínas se mantenga en niveles normales. A su vez, conlleva la aparición de una saciedad precoz con volúmenes pequeños de alimentos.

Aunque la mayor pérdida de peso se produce entre los seis y doce meses después de la intervención, dicha tendencia se sigue manteniendo a lo largo de los dos primeros años, periodo a partir del cual se estabiliza.

Los beneficios de la gastrectomía tubular van más allá y redundan también en el tratamiento de otras patologías asociadas, como es el caso de la  diabetes, al mejorar la resistencia a la insulina, o la hipertensión, cuya presencia va unida en muchos casos al exceso de peso, aportando los más que demostrados beneficios de la gastrectomía tubular como cirugía metabólica.

No obstante, desde el equipo de cirugía digestiva de Hospital Parque se pone de manifiesto que esta técnica, al igual que cualquier otra de cirugía bariátrica, constituye una oportunidad para que el paciente pierda peso y adquiera hábitos dietéticos y de vida saludables, garantizando de esta manera que su efecto se pueda mantener en el tiempo.

En este sentido, inciden en la importancia de llevar a cabo un abordaje interdisciplinar con la colaboración de especialistas en endocrinología que canalicen la repercusión de la intervención en el metabolismo y establezcan nuevas pautas de nutrición, asociadas a la práctica de ejercicio aeróbico.

TE RECOMENDAMOS