sociedad

Maite Pociello: “Ha sido impresionante la respuesta de todo el mundo con La Palma; hemos atendido a 6.400 personas”

La presidenta provincial de Cruz Roja destaca que han triplicado la plantilla de personas empleadas y quintuplicado los voluntarios para atender las diferentes emergencias
La presidenta provincial de Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife, Maite Pociello. | DA

Tener una organización con tanta experiencia y músculo solidario como Cruz Roja supone un plus en cualquier situación de emergencia. Los profesionales de respuesta inmediata y los voluntarios de la Institución, con notable experiencia en centenares de eventos a nivel nacional e internacional han estado desde las primeras horas desplegados, en coordinación con las autoridades, y ayudando a los damnificados por el volcán en La Palma. Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife cierra un 2021 intenso marcado por el continuo trabajo en el Plan Cruz Roja Responde ante la crisis de la COVID, así como la intervención ante la llegada de migrantes, y dar respuesta a toda la población de las Islas que se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social, con proyectos de empleo, el cuidado y promoción de la salud física y mental.

-¿Qué balance realiza Cruz Roja del año pasado?
“El año 2021 estuvo muy marcado por la crisis del coronavirus, la llegada de migrantes y la erupción del volcán en La Palma, una catástrofe que nos hará trabajar durante muchos años para paliar esta situación. Sin duda, fue un año muy complicado y difícil, en el que tuvimos que emplear todos nuestros recursos y herramientas para poder seguir adelante, y lo hemos conseguido. Pero, además, de las tres líneas anteriores, seguimos atendiendo a los colectivos vulnerables con el Plan Cruz Roja Responde, la inclusión social, los proyectos de empleo que consideramos fundamentales para la reinserción de las personas en situación de vulnerabilidad en el mundo laboral, y han seguido activos las áreas de cuidado y promoción de la salud, el medioambiente, etc. Ha sido un trabajo muy arduo porque a medida que se iban produciendo esos acontecimientos nos volcábamos en ellos, pero sin descuidar los demás proyectos, no podíamos olvidarnos de los problemas de las personas en vulnerabilidad. Hemos continuado abordando esas áreas multiplicando nuestros esfuerzos, haciendo contrataciones y con el ingente trabajo de los voluntarios. Se ha podido sacar adelante todas las líneas triplicando la plantilla de personas empleadas y, sobre todo, lo hemos podido hacer porque hemos casi quintuplicado el número de voluntarios. En el área del empleo, que para nosotros es vital porque entendemos que no hay futuro para las personas vulnerables sin un trabajo, necesitan ser independientes y autónomas. Hemos continuado los proyectos y programas de empleo, en las que más de 800 personas se han formado”.

-¿Cómo se ha volcado Cruz Roja con los afectados?
“El equipo de respuesta inmediata desplazó a más de 50 personas en menos de 24 horas. Fue impresionante cómo respondió todo el mundo, porque, además, hemos tenido propuestas de ayuda de todas las regiones y Cruz Roja provinciales, y es verdad que ha sido una emergencia en la que a todo el mundo se volcó y le ‘gustó’ participar. Ha sacado lo mejor de todas las personas, sobre todo el voluntariado que está involucrado en las emergencias, y en el que confiamos en sus conocimientos. Hasta la fecha, hemos atendido a unas 6.400 personas, que corresponden a más de 3.000 unidades familiares afectadas diferentes y se han realizado unas 8.500 atenciones, en materia de emergencia social, mediante la entrega de ayudas sociales por valor de más de 1.200.000 euros, que comenzaron a repartirse el pasado 30 de septiembre. Antes de cumplirse las 24 horas del inicio de la erupción, Cruz Roja ya estaba trabajando y ofreciendo su ayuda a los damnificados. La organización tiene desplegados en La Palma a 60 trabajadores, y entre 300 y 400 personas voluntarias cada semana, además de unos 40 de vehículos de logística, todo terreno y transporte desplazados a la Isla. Además, con motivo de estas Navidades hemos realizado una campaña de recogida de juguetes logrando 433 juguetes nuevos, 326 irán a menores afectados por la erupción, y el resto para niños y niñas, no damnificados por esta emergencia, pero que se encuentran en situación de vulnerabilidad en la zona afectada”.

-Parte de la ayuda es de suponer que se orienta a estas fechas…
“En efecto, se distribuirán más de 150 vales de compra para regalos como ropa, materiales de electrónica y juguetes, entre otros. Asimismo, se han entregado 1.500 cestas de Navidad para todas las familias afectadas, con turrones, polvorones, y otros productos típicos de Navidad, con unas tarjetas de felicitación elaboradas por alumnos de diferentes colegios de Tenerife. No hay que olvidar que hay niños, mayores y personas de todas las edades en situación de vulnerabilidad, además de los también los afectados por la crisis volcánica, y hemos tenido que abordar todo. En 2020, Cruz Roja atendió a más de 4.000 personas en La Palma, y de ese total, casi 2.800 vulnerables fueron asistidas en el área de Intervención Social (mayores, personas con discapacidad, mujeres y menores en dificultades). El Programa Cruz Roja responde frente a la COVID y atendió en la Isla a más de 1.900 personas en 2020. Antes de la crisis volcánica, Cruz Roja ya asistía a personas en emergencia social a las que daban aportaciones económicas para cubrir sus necesidades básicas (alimentos, ropa, material escolar, productos de higiene personal y del hogar), así como el pago de recibos, transporte y ayudas educativas”.

-¿Qué es lo que más les ha impactado?
“La impotencia de no poder hacer nada ante la fuerza de la naturaleza. Es duro ver que en esos tres meses miles de personas han perdido su vivienda, su puesto de trabajo, su forma de vida, su vínculo con sus vecinos y el municipio, y han caído en emergencia social. Cruz Roja ha puesto a su disposición ayuda psicológica para sobrellevar toda esta situación. Esta erupción volcánica ha afectado a todo el mundo, y hay gente que se ha visto en una situación que nunca pensaban que iban a estar. Algunos se sienten mal pidiendo ayuda y también por recibir la gran solidaridad de los familiares y amigos que acogieron en las primeras semanas a muchos afectados. Cabe destacar el gran apoyo de los palmeros que han estado pendientes de ellos y les han abierto las casas hasta el punto de estar 14 o 15 personas juntos”.

-Esta es una situación extrema, ¿no?
“Sí, es una situación inasumible en muchos aspectos, desde Cruz Roja hemos acompañado a los afectados y podemos ayudarles. Eran independientes, acostumbrados a vivir de su trabajo, su negocio, su terreno, y ahora lo han perdido todo. Del total de ayudas distribuidas, 3.550 son entregas económicas, como tarjetas de compra para consumir en distintos supermercados y tarjetas monedero para que puedan destinarla según sus necesidades específicas en lo que crean conveniente. Estos dos tipos de ayuda a través de tarjetas propicia que nadie sepa que es una donación, favorece su dignidad, y es fundamental. También hemos entregado unos 3.400 paquetes de productos de primera necesidad, alimentos, kits de higiene de adultos y de bebés, de limpieza del hogar, y también material de limpieza de cenizas como palas o recogedores, así como más de 300.000 mascarillas, gafas de protección, chalecos, ropa, más de 250 tarjetas de gasolina, más de 610 ayudas para el alquiler de viviendas, vales para material escolar, entrega de tablets y diverso material escolar para los menores. Asimismo, hemos habilitado en Los Llanos un local para que los estudiantes reciban clases de apoyo escolar”.

-¿Qué proyectos prepara Cruz Roja para 2022 para ayudar a los damnificados?
“Una vez el volcán ha parado ahora queda un largo trabajo por hacer en unos años complicados. Desde que vayan abriéndose las zonas de exclusión y la población pueda volver a sus casas, habrá que comprobar cómo han sido afectadas sus viviendas, y comenzar la reconstrucción. Hay casas semienterradas en la ceniza y nuestros equipos, junto a otros muchos más, están trabajando en quitar toda esa ceniza acumulada en tejados, azoteas, limpiando los accesos, los huecos de las puertas y las ventanas. Estaremos pendientes en apoyar a la reconstrucción, y ya hemos activado un equipo de profesionales qué harán una valoración de cómo se encuentran las casas y que reparaciones habría que realizar para que puedan realojarse las familias de la forma más segura posible”.

-¿Las empresas colaboran?
“Tenemos donaciones de diversas empresas que nos han dado electrodomésticos (lavadoras, secadoras, microondas etc.), otras ropa de cama, menaje de cocina, y otras muchas empresas más nos han dado productos, además de los que adquiriremos junto a los afectados y que nos permitirá ir equipando las nuevas casas a partir de la primera semana de enero. También ayudaremos a los afectados en el traslado del mobiliario que pudieron retirar o llevarlo a sus nuevas viviendas. Tenemos una cartera preparada de proyectos a corto, medio y largo plazo para apoyar a todos los damnificados y contribuir a que la recuperación sea un hecho, prestando especial atención a la infancia, las personas mayores, los núcleos familiares que han sufrido tanta pérdidas”.

Aumento de peticiones de ayuda, entrega de alimentos o pago de alquiler por la Covid

La atención en la crisis del coronavirus y la llegada de migrantes también han sido dos pilares del trabajo de Cruz Roja. Maite Pociello reconoció que “pensábamos que este año podría finalizar la pandemia de la COVID, pero no ha sido así. Desgraciadamente estamos con una nueva variante que está haciendo estragos en los contagios”.

La pandemia está generando graves repercusiones en la sociedad canaria, ya castigada con una alta tasa de población en riesgo de pobreza y exclusión social. “Hemos tenido un aumento de peticiones de ayuda y entrega de alimentos o pago de alquiler por la perdida de trabajo y los ERTE”. “Pese a remontar durante semanas vamos cayendo una y otra vez”, lo que genera que muchas personas se acerquen a nosotros por primera vez. “En 2021 estimamos un aumento del 10% de peticiones”. Cruz Roja se encarga de distribuir 439.000 kilos de alimentos a 18.193 personas en la provincia.

Por otro lado, la llegada de pateras y cayucos continúa. “Es un problema latente. Acogemos mujeres con hijos y discapacitados en los recursos del Centro de Madres, Tacoronte y La Montañeta, en Icod”.

TE RECOMENDAMOS