Cultura

El 38º Festival de Música de Canarias arranca a lo grande

La Philharmonia Orchestra, dirigida por el maestro Philippe Herreweghe, inauguró este miércoles en el auditorio capitalino el 38º Festival Internacional de Música de Canarias

La Philharmonia Orchestra interpretó en su concierto obras de Bach, Haydn y Mozart. / Fran Pallero

El Auditorio de Tenerife protagonizó este miércoles el inicio del 38º Festival Internacional de Música de Canarias (FIMC) con un concierto de la Philharmonia Orchestra, dirigida por el maestro belga Philippe Herreweghe, con el chelista inglés Steven Isserlis como solista. La actuación de la formación británica en el espacio escénico capitalino abre un calendario de 35 días, hasta el 16 de febrero, que contempla más de medio centenar de actuaciones en las ocho islas.

Con un programa de lujo, que engrandeció la Philharmonia Orchestra, se inauguró anoche el FIMC, que recupera su cita en el periodo invernal, confirmando que desborda en atractivos, resaltando la singularidad climática del Archipiélago.

Las medidas de seguridad aplicadas en todo momento acompañaron al encuentro, que ofreció en su primera parte la Ouverture (suite) para orquesta número 4 en Re mayor de Johann Sebastian Bach, de la que Herreweghe supo resaltar su preciso equilibrio, en el acertado diálogo que mantienen la cuerda y el viento, reviviendo la alegría inserta en el canto risueño de su evocada Cantata de la Navidad.

Con amplio brío, la Philharmonia ofreció luego el Concierto para Violonchelo y Orquesta nº 1 en Do mayor de Joseph Haydn, contando con Steven Isserlis, que contagió su deleite interpretativo con soberana precisión. Los merecidos aplausos suscitaron su agradecimiento interpretando con elegancia y sutileza el célebre Canto de los pájaros (El cant dels ocells), de Pau Casals, que hizo vibrar de emoción al público al compartir el sentir de ese himno de esperanza que trata de iluminar un camino de entendimiento solidario.

En la segunda parte, la Philarmonia ofreció la Sinfonía nº 39 en mi bemol mayor de Wolfgang Amadeus Mozart. Los cuatro movimientos llegaron con la exactitud magistral y el acierto creativo que el director supo entregar, agradeciendo en todo momento el excelente trabajo de los músicos.

La formación británica actúa hoy jueves en Gran Canaria. / Fran Pallero

Tras esta apertura en Santa Cruz de Tenerife con la Philharmonia Orchestra londinense, que recala esta noche en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria, acudirán a los escenarios del Archipiélago otras formaciones de calidad contrastada, como son la Filarmónica de Luxemburgo, la Sinfónica de Tenerife, la Filarmónica de Gran Canaria, la Orquesta de Cámara de París, la Orquesta de Cámara de Lituania y la Sinfónica Estatal Rusa Evgeny Svetlanov. A ellas se sumarán las batutas de directores, además de Herreweghe, de la talla de Jordi Savall, Vassily Petrenko, Gustavo Gimeno, Antonio Méndez, Michael Boder o Karel Mark Chichon.

No obstante, tal y como ponen de relieve desde el FIMC, esta nueva edición del festival sobresale especialmente por la presencia de grandes solistas internacionales. Además de Isserlis, acuden a la cita canaria con la música clásica los pianistas Lang Lang, Grigory Sokolov, Beatrice Rana y Anastasia Makhamendrikova; los violinistas Sergej Krylov, Arabella Stenbacher y la legendaria Anne-Sophie Mutter, que actuará en formato de trío, e icónicas voces internacionales como las de Philippe Jaroussky y Javier Camarena.

La programación incluye distintos espectáculos de una naturaleza muy singular, como Vivaldi es Gloria o el que dirigirá Jordi Savall junto a la orquesta Le Concert des Nations para interpretar la obra de Joseph Haydn Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz, una pieza a la que el desaparecido nobel portugués José Saramago (Azinhaga, 1922-Tías, Lanzarote, 2010) puso texto, que servirá como homenaje del festival a este autor coincidiendo con la conmemoración del centenario de su nacimiento; o el programa que ofrecerá la Camerata RCO de Ámsterdam.