sanidad

El motivo que impidió a Tenerife y Gran Canaria bajar de nivel

Con la sexta ola de coronavirus doblegada, eran muchos los isleños que esperaban ayer que Tenerife y Gran Canaria bajarán al nivel 3 de alerta después de varias semanas en la máxima restricción
Una enfermera de la UCI del HUC se dispone a atender a un paciente en estado crítico por coronavirus. | Fran Pallero

Con la sexta ola de coronavirus doblegada, eran muchos los isleños que esperaban ayer que Tenerife y Gran Canaria bajarán al nivel 3 de alerta después de varias semanas en la máxima restricción. Sin embargo, el Consejo de Gobierno decidió finalmente mantener la situación en ambas islas con un excepción: suavizar las medidas de contención del virus en un panorama esperanzador. Es decir, las restricciones que pertenecían al nivel 3 se aplican ahora al 4.

El director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Conrado Domínguez, se ha comprometido a hacer ante los micrófonos de COPE Canarias “una labor pedagógica importante”, argumentando que, pese a que “el efecto práctico [de bajar de nivel] era el mismo” que el tomado de flexibilizar las restricciones, “los indicadores del bloque 2 no permitían bajarlos”.

Por ello, el Ejecutivo se justifica en los niveles de la presión hospitalaria, a pesar de que Tenerife se encuentra en riesgo alto (equiparable al nivel 3) tanto en la ocupación de camas en planta como en UCI de pacientes covid. Gran Canaria sí que tiene valores de riesgo muy alto.

Para el director del SCS, la decisión de Canarias se corresponde con el sistema de semáforos aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud: “Si solo vemos ese bloque 2, las islas de Gran Canaria y Tenerife deben seguir en nivel 4; pero lo que no tenía sentido esa seguir aplicando las normas de ese nivel”. En definitiva, que la presión hospitalaria impide bajar de nivel aunque las nuevas medidas sí correspondan al nivel inferior.

TE RECOMENDAMOS