sociedad

La granja de pulpos que rechazan los animalistas, en trámites ambientales

a cría de pulpo en cautividad es una práctica altamente compleja y que ha tardado más de 25 años en hacerse realidad

La instalación de una infraestructura destinada a la cría de pulpo en cautividad en un espacio de la Autoridad Porturia de Las Palmas ha generado este lunes el rechazo de organizaciones animalistas internacionales como PETA o el partido PACMA, que han pedido al Gobierno de Canarias que “no siga adelante” con los planes de apertura de la planta.

Se trata de un anuncio que realizó en julio del pasado año la Autoridad Portuaria de Las Palmas y la empresa Nueva Pescanova, que en ese momento cifró en 65 millones de euros su inversión para criar pulpo atlántico en cautiverio, la mayor hasta la fecha en el Puerto de La Luz, si bien esa cantidad podría situarse en torno a los 45 millones, según ha declarado este lunes a la Cadena SER un directivo de la compañía, quien ha apuntado que la planta comenzaría a operar previsiblemente en 2023.

La cría de pulpo en cautividad es una práctica altamente compleja y que ha tardado más de 25 años en hacerse realidad. Los responsables del éxito: investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO), cuya patente para desarrollar la cría en cautividad fue adquirida por Nueva Pescanova a mediados de 2019.

La compañía, en colaboración con el IEO, ha logrado que el pulpo común, o pulpo de roca, nacido en acuicultura no solo llegue a su edad adulta, lo más lejos que se había llegado hasta 2019 con los pulpos cautivos, sino que también comience a reproducirse en un entorno fuera de su hábitat natural.

La empresa gallega tiene previsto instalarse en un espacio de 52.000 metros cuadrados en el dique de La Esfinge, si bien se encuentra a la espera de permisos por parte del Gobierno canario, en concreto de la dirección general de Pesca y de la dirección general de Transición Ecológica y Lucha Contra el Cambio Climático.

“En este momento se encuentra pasando el trámite de la validación de impacto ambiental y si cumple con la normativa se le dará permiso para su implantación”, han señalado a Efe fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ejecutivo autonómico, que han valorado el proyecto al tratase, han dicho, de “un hito” desde el punto de vista científico.

Sobre el proyecto, la dirección general de Pesca tiene constancia de que se trata de “una granja en tierra, con zona de piscina para cría y el primer lugar del mundo donde se cultiven pulpos que tienen el ciclo ya cerrado”.

Además, detallan que está previsto que las larvas del pulpo común sean alimentadas con algas, y que, una vez pasado ese proceso, los cefalópodos se alimenten con pienso y cangrejo.

Fuentes de la Consejería de Transición Ecológica y Lucha contra el Cambio Climático han señalado que el tiempo de tramitación de la declaración de impacto ambiental “lo marcará el volumen de tramitación de expedientes de la Consejería”, si bien han declinado hacer valoraciones “de ningún tipo al respecto de este proyecto, ni de otros proyectos que están en evaluación”.

En un documento facilitado a Efe, la Autoridad Portuaria de Las Palmas ha respondido a las consultas realizadas por grupos animalistas como PACMA, que preguntaban por la situación del proyecto y los planes de puesta en marcha.

La institución portuaria ha trasladado a este partido que la infraestructura de Nueva Pescanova no cuenta aún con la correspondiente concesión administrativa para poder desarrollarse en dominio público portuario al encontrarse en fase de tramitación.

“El procedimiento de otorgamiento se encuentra, en estos momentos, en el preceptivo trámite de evaluación de impacto ambiental que se tramita ante el Gobierno de Canarias y, en concreto, en la Dirección General de Pesca (como órgano sustantivo) y la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente (como órgano ambiental)”, señala el documento, que añade que una vez se haya realizado esa evaluación está previsto un trámite de información pública, en el que se puede acceder al proyecto.

“Cuando pase esa fase, volverá a la Autoridad Portuaria para su adjudicación”, ha añadido un portavoz de la entidad.

En su momento, el presidente de Puertos de Las Palmas, Luis Ibarra, declaró que la importancia de esta inversión no es solo por lo que representa para la acuicultura, “sino un canto a la historia del puerto que fue principal exportador mundial del pulpo”.

Mientras tanto, el proyecto ha despertado las quejas de PETA y del propio PACMA, que este lunes ha denunciado en una nota a la que será la primera granja de cría de pulpos por su cría “intensiva” y por su “asesinato para convertir pulpos en comida”.

“Se sabe que los pulpos intentan escapar del cautiverio e incluso arrojan agua a sus captores, por lo que solo podemos imaginar el estrés que una granja industrial acuática les causaría a estos seres inteligentes”, ha declarado la vicepresidenta de PETA para el Reino Unido, Europa y Australia, Mimi Bekhechi, que ha agregado que estos animales “fascinantes y altamente inteligentes” deberían ser respetados y dejarles vivir en sus entornos naturales, “no encerrados y asesinados para tapas”.

TE RECOMENDAMOS