sociedad

Rodrigo y Asya traen por primera vez a Tenerife sus clases de salsa: “Este baile sirve para seducir”

Estos profesionales de la danza, reconocidos mundialmente, enseñan tanto a principiantes como a avanzados y consideran que, cuando se empieza, lo más difícil es coordinarse al ritmo de la música
Rodrigo y Asya, bailarines profesionales de salsa que darán distintos cursos este sábado en Tenerife. SERGIO MÉNDEZ

Los bailarines profesionales de salsa Rodrigo Cortázar y Asya Sonina, pareja de baile y sentimental, aterrizaron este jueves por primera vez en Tenerife para enseñar a principiantes y experimentados algunos de sus trucos en el mundo de la danza. Con experiencia alrededor del mundo, los dos artistas del baile dan en esta entrevista algunas claves para adentrarse en el mundo de la salsa y cuentan que la suya es una modalidad que “sirve para seducir”.

Cuando se conocieron, Asya tenía una amplia experiencia como bailarina de cabaret en Estonia mientras que Rodrigo, que nació en México, llevaba prácticamente toda la vida bailando salsa. Hace tres años se casaron y desde entonces han recorrido el mundo realizando espectáculos de danza así como enseñando sus pasos de baile.

“Hemos bailado en Estocolmo, en San Sebastián, en varias regiones de Italia y México….” cuenta Rodrigo, quien asegura que es más fácil nombrar los países en los que no han estado que en aquellos en los que sí han podido mostrar su espectáculo de baile.

Ahora mismo la pareja se encuentra de gira por España con su academia, Rodrigo & Asya RA Academy, desde la que además también ofrecen clases online: “Comenzamos a crear un método de enseñanza que fuera más funcional, más práctico, más orgánico y sobre todo, más rápido de aprender. Se podría decir que nos especializamos en la metodología y en la historia de la salsa”, explica Rodrigo.

Respecto al perfil que tienen sus estudiantes, ambos aseguran que durante mucho tiempo han sido bailarines ya profesionales o instructores que querían mejorar sus técnicas, mientras que en los últimos meses han realizado cursos también para personas en nivel principiante y básico. El estudiante principiante es aquel que “nunca ha acudido a una clase de baile”, mientras que el de nivel básico es aquel que “ha ido a clases y sabe los pasos básicos, tiene coordinación y está siguiendo alguna metodología”.

Lo más difícil de aprender cuando se está comenzando en el mundo de la salsa, considera Rodrigo, es la coordinación de los brazos y las piernas al ritmo de la música. Además, si se trata de personas que ya llevan un tiempo en clases de salsa, a veces hay que enseñarles a “desaprender” que la salsa es solo la repetición de movimientos memorizados y enseñarles que primero es necesario “entender, a través de nuestro cerebro, los tempos musicales”.

Una danza para ‘conquistar’ o traspasar fronteras

La salsa romántica es una de sus especialidades. SERGIO MÉNDEZ

“Si te gusta escuchar salsa, te gustará bailarla”, advierte Rodrigo. El profesor está acostumbrado a que sus alumnos sean personas que aman la música y que, debido a ese interés, quieren también aprender a bailarla. No obstante, reconoce que también hay otros motivos por los que las personas se animan a ir a sus clases: “Cada vez que le preguntas a un hombre la razón por la que aprendió a bailar salsa te dice que es porque quería conocer mujeres. Este es un baile que se usa para seducir”.

Asimismo, el profesional considera que, más allá del hecho de que el baile sea muy utilizado a la hora de ligar, bailar salsa permite también conocer a gente de distintos países y culturas, por lo que “te abre puertas para entrar en otras comunidades”.

Hoy sábado, Rodrigo y Asya dan sus primeros cursos en Tenerife en los que dividen a sus alumnos en tres grupos distintos según su nivel. Tras unos días “disfrutando los paisajes y el buen tiempo” de la Isla, esperan hoy recoger “el cariño y el entusiasmo” de sus seguidores tinerfeños: “Aquí hay grandísimos bailarines profesionales y maestros”, apuntan.

TE RECOMENDAMOS