erupción en la palma

Tristeza, rabia y ansiedad: denuncian falta de medios para atender a los afectados por el volcán de La Palma

"Una parte de los afectados por el volcán de La Palma desarrollará un trastorno grave y pueden ser muchos teniendo en cuenta que fueron 7.000 los evacuados", asegura una de las psicólogas
Afectados por el volcán de La Palma
Afectados por el volcán de La Palma
Afectados por el volcán de La Palma. | Fran Pallero

Profesionales de la Psicología han advertido de los insuficientes medios con que cuenta la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y las demás administraciones públicas para atender la salud mental de la población afectada por la reciente erupción volcánica en La Palma, a pesar del aumento de la demanda y las necesidades de tratamiento psicológico que esta catástrofe ha provocado.

Así lo han expresado durante un debate telemático organizado por el grupo de opinión La Palma Opina, en el que han participado las psicólogas Estefanía Martín (que desde la erupción, primero con el Colegio de Psicología, y ahora con el Ayuntamiento de Los Llanos, atiende a personas damnificadas), Noelia Capote (que ha ofrecido de manera altruista sus servicios a damnificados, y cuya familia también perdió propiedades por las coladas de lava) y Elizabeth López.

Las tres psicólogas coincidieron además en que la buena o mala gestión de las administraciones públicas con las ayudas y las medidas de recuperación socioeconómica pueden acortar o prolongar el sufrimiento psicológico de los afectados por el volcán de La Palma y, por tanto, facilitar o dificultar que puedan superar los síntomas postraumáticos que experimentan muchas personas.

“Para que se recuperen las personas afectadas es necesario que se genere confianza en las instituciones y en las autoridades porque si no el golpe es doble: perder sus propiedades y además el sentimiento de abandono”, subrayó Elizabeth López.

En esta misma línea, Estefanía Martín -psicóloga de referencia en la Casa Massieu de Los Llanos mediante el convenio entre el Gobierno canario y el Colegio de Psicólogos durante la erupción- afirmó que la gente “ha pasado de la tristeza a la rabia y a sentirse abandonada porque no tan que ya su problema no interesa y sienten incertidumbre con las administraciones públicas, y encima la quitaron a los psicólogos que la atendían”.

Para Noelia Capote, “añadir incertidumbre victimiza el triple a la gente afectada, que se da cuenta que el volcán no es lo peor, sino ahora el papeleo para la recuperación”, por lo que esta psicóloga opina que si no hay respuestas por parte de la Administración pública, “la incertidumbre añade dolor y sufrimiento” a las familias damnificadas.

POCOS PSICÓLOGOS Y MUCHAS DEMANDAS

Especial hincapié hacen las intervinientes en el debate sobre la falta de medios suficientes en la atención a la salud mental en La Palma. “Estamos a la cola de España en ratio de psicólogos por población, si se tiene en cuenta además que en toda Canarias hay 130, es decir, uno por cada 18.000 personas, por lo que no dan abasto”, señala Noelia Capote.

Sobre este problema, Estefanía Martín recordó que el equipo de que ella formó parte, en el operativo con voluntarios puesto en marcha con el Colegio de Psicología con una subvención del Gobierno canario, llegó a atender a 3.500 personas de los tres municipios del Valle de Aridane, proyecto que acabó en diciembre pasado, aunque el servicio fue asumido posteriormente por el Ayuntamiento de Los Llanos, y también se optó por contratar a través del Plan Extraordinario de Empleo a algunos psicólogos (afectados por el volcán de La Palma) y la Sanidad pública reforzó con un solo psicólogo clínico su servicio en el Hospital insular. A juicio de Estefanía Martín, se trata de una medida claramente insuficiente para atender la creciente demanda en la Isla.

Elizabeth López ratificó también que la salud mental “está saturada, se está atendiendo a los pacientes a un ritmo que no es el adecuado”.

SÍNTOMAS DE LOS AFECTADOS por el volcán de la palma

Sobre lo síntomas postraumáticos que presentan los afectados por el volcán de La Palma, Estefanía Martín indicó que a nivel general “aparecen dificultades con el sueño, tristeza, rabia, ansiedad y muchas personas se dan cuenta de que la erupción volcánica ha sido solo la punta del iceberg, pues arrastraban problemas psicológicos anteriores a la erupción”.

“La mayoría de las personas afectadas por el volcán de La Palma no va a desarrollar una psicopatología importante, pero una parte desarrollará un trastorno grave y pueden ser muchos teniendo en cuenta que fueron 7.000 los evacuados. Puede haber distintos niveles de afectación: unos no tendrán afectación importante, otros desarrollarán trastorno por estrés agudo los primeros días y semanas y otros entrarán en zonas de trastornos por estrés postraumático, que es algo más complejo que las reacciones de estrés agudo inicial”, explicó esta psicóloga.

En relación con la sintomatología, Elizabeth López apuntó que la vivencia de una situación como la del volcán “que nos deja en shock crea un proceso de desrealización y de despersonalización”, aunque “no todo el mundo va a desarrollar una patología”.

Advierte además de las consecuencias somáticas de este sufrimiento psíquico: “Con el estrés y la ansiedad continuos, los niveles de cortisol son muy elevados y de ahí vienen los problemas de piel, digestivos, con el sueño o la alimentación”, afirmó. “El cortisol es esa hormona que se activa cuando estamos en peligro para poder huir, y vivimos en una sociedad contaminada por cortisol”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR