política

José Miguel Barragán: “Este Gobierno justifica la mala gestión con el dinero de la crisis. No estamos contentos. Canarias quiere ser feliz y se lo merece”

Después de mucho tiempo en responsabilidades de gobierno, Coalición Canaria se ha adaptado al papel de oposición en el Parlamento autonómico tras la desorientación inicial
José Miguel Barragán
José Miguel Barragán, portavoz del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC-AIH). / Sergio Méndez

Después de mucho tiempo en responsabilidades de gobierno, Coalición Canaria se ha adaptado al papel de oposición en el Parlamento autonómico tras la desorientación inicial. A sus representantes no les conviene acomodarse si quieren recuperar el protagonismo. El portavoz del grupo (CC-PNC-AHI), José Miguel Barragán, procura que cada actuación sea un estreno y no un ensayo.    

-¿Hace frío en la oposición? 
“¿Frío? En la oposición se trabaja y nosotros no nos quedamos en la crítica. Hacemos propuestas alternativas. En esa línea estamos, con el objetivo siempre de volver a gobernar”. 

-¿Cuáles han sido las aportaciones del Grupo Nacionalista Canario en esta legislatura? 
“Desde el inicio de la pandemia, más allá del primer año, hemos presentado alrededor de 550 propuestas para contribuir a la recuperación económica y social. Esta misma semana hemos hecho llegar al presidente más de 25 acciones sobre algunas actuaciones de flexibilidad fiscal necesarias ante la inflación y la crisis por la guerra en Ucrania y sus efectos sobre Canarias. Esas medidas son las que hubiéramos llevado a cabo si estuviéramos gobernando”. 

-¿Les han aceptado muchas? 
“Esa es una de nuestras quejas. El Gobierno nos mueve la mano cada vez que puede. Hablan de propuestas, pero su actitud de diálogo y consenso no pasa por escuchar a la oposición. Algunas hemos conseguido colocar en el plan Reactiva. Es que, en su inmensa mayoría, los decretos leyes los ha querido traer al Parlamento sin que sean tramitados como proyectos, ninguno de los relacionados con las consecuencias de la erupción volcánica”. 

-La pandemia, el volcán, la guerra… ¿Esas medidas no chocan contra una realidad vertiginosamente cambiante?  
“Precisamente, una de las críticas que formulamos es que estamos en un mundo cambiante. Ya 2021 era el año de la remontada. En 2022 todo iba a ser feliz, que saldríamos como una locomotora. No son prudentes y no miden bien lo que está pasando. Eso hace que estén noqueados, que lleguen tarde en las respuestas, de prisa y corriendo. Cualquier Gobierno se ha enfrentado a dificultades. Peor fue en 2008. Cuando la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos, la decisión que tomó Europa consistió en recortar, recortar y recortar. Gracias a que la posición de la Comisión Europea ha variado, hoy hay más recursos. En la calle existe la impresión de que este Gobierno no está dando respuestas a los problemas reales. ¡Con más dinero que nunca!”. 

-La interpretación de la ejecución presupuestaria difiere… 
“Efectivamente. Que te gastes el dinero del personal y el gasto corriente de la comunidad autónoma y decir que se está ejecutando un alto porcentaje del presupuesto no nos sirve. Cuando vamos a ver el gasto real que ha habido, por ejemplo, en infraestructuras, equipamientos y de inversión global, comprobamos que las cifras ahí fallan. Cuando repasamos el gasto en los asuntos sociales, lo mismo. Y, cuando observamos el dinero que se han dejado de gastar las empresas públicas de vivienda durante el año pasado, otro tanto. Si nos vamos a las políticas de empleo, al margen de que se esté recuperando el empleo perdido, tampoco constatamos que se haya aprovechado todo el dinero del Servicio Canario de Empleo en estos años para la situación de recuperación. De hecho, según nuestros datos, el Gobierno de Canarias dejó de ejecutar en 2021 unos 600 millones de euros. Las cosas no son iguales que antes y, en un mundo muy cambiante, hay que estar preparándose de forma permanente”. 

-¿Resistirse a la rebaja fiscal es un brindis al sol? 
“Todos los países de la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos] han tomado medidas fiscales. España, también: los bonos eléctricos para que las personas menos favorecidas tuvieran una rebaja en el precio de la luz. Revisar la política fiscal en momentos de crisis no es malo si ayuda a la recuperación. No estamos hablando de medidas fiscales estructurales, de cambiar la fiscalidad de Canarias, sino de actuar en 2022 porque lo que ya venía tocado por la pandemia se ha agravado con la guerra en Ucrania. Estoy convencido de que el 29 de marzo se aprobarán medidas fiscales dentro de ese plan nacional de recuperación ante los impactos del conflicto. Ese argumento de que peligran los servicios esenciales no se sustenta. Han sobrado 600 millones de euros del presupuesto, lo que implica que hay margen para trabajar. Me refiero a actuaciones ocasionales durante este año -en el IRPF, en el IGIG…- que permitan afrontar mejor la inflación, que va a ser uno de los principales problemas a los que nos vamos a someter como consecuencia de la crisis de Ucrania. Cuando eso ocurra, ¿qué dirá Ángel Víctor Torres? ‘¡Ah!, es que yo tenía opinión propia’. Como lo ha dicho Pedro Sánchez, sí”. 

-¿Qué ha supuesto para Canarias la Conferencia de Presidentes celebrada en La Palma? 
“Más allá de la guerra y la pandemia, Canarias debería haber promovido un acuerdo sobre la solidaridad en la acogida de los menores inmigrantes no acompañados. ¿Desde cuándo lo llevamos oyendo? El mensaje se repite una y otra vez. Llegaron a reclamar incluso que esa solidaridad fuera obligatoria. Nosotros estamos pidiendo que se articule un mecanismo que haga soportable la atención a los menores, dignamente, en Canarias y en el resto de España”. 

-Cómo observan ustedes la canalización de las ayudas por la erupción? 
“Nuestra compañera Nieves [Lady Barreto] ha dejado claro que una cosa es que haya llegado el dinero y otra, la agilidad en la reconstrucción. Creemos que se realizó una buena acción en la parte relacionada con la seguridad y la emergencia. Se reaccionó adecuadamente; sobre todo, porque ya había un sistema robusto. Aparte de eso, estamos viendo que le quieren entregar un dinero a la gente por sus viviendas que no se corresponde con el valor real. Cada vez que afirman que las ayudas están llegando, surgen treinta o cuarenta personas que padecen los efectos de la crisis del volcán desmintiéndolo; como esa señora de noventa y pico que salió el otro día. ¡Tarde y mal! Pasar los decretos ley por el Parlamento sin pena ni gloria y corregirlos cuando se equivocan no nos parece que sea una manera idónea de solicitar nuestra colaboración”. 

-Ya está aquí el último debate de política general en marzo de esta etapa. El definitivo será en febrero, antes de las elecciones. ¿Qué balance hacen? 
“Un Gobierno desnortado, que no está atendiendo adecuadamente a la gente. Un presidente que parece que está superado por los acontecimientos y que actúa a trancas y barrancas ante las soluciones que necesita Canarias. En vez de aprovechar el dinero que haya venido por la crisis de la pandemia y por la de Ucrania para tomar el pulso a los problemas, es como si lo vieran como agua bendita para justificar la mala gestión. No estamos contentos. Canarias quiere ser feliz y se merece serlo”. 

-Desde fuera, ¿el cuatripartito se ve cohesionado? 
“Es el camarote de los hermanos Marx. Podemos hace oposición y gobierno. Noemí [Santana] amenazó con marcharse si su consejería no recibía más fondos, en el asunto de los menores se ha desmarcado del presidente, suelen atacar a los ministros del PSOE. Eso, por un lado. Casimiro [Curbelo] machaca a Chano Franquis en materia de obras públicas y Nueva Canarias se ha mostrado beligerante en las relaciones con la Administración General del Estado. No están tan cohesionados como presumen”. 

-¿Han tendido la mano al PSOE para ayudar a garantizar la estabilidad? 
“El Gobierno se encuentra cómodo sin contar con la oposición, incluso en un contexto como este. En otras circunstancias lo comprendería. Lo que hace falta ahora es que estemos todos a una”. 

-¿Qué propuestas van a este pleno anual? 
“Aparte de lo relacionado con la crisis, insistiremos en las listas de espera sanitarias y reclamaremos que se impulse el programa + AP, la estrategia para la atención primaria, que se pactó en la pasada legislatura y abandonaron. También incidiremos en que se refuerce el servicio de salud mental”. 

-¿El plan Aborda se ha desbordado? 
“De los datos que han difundido se desprende que no ha dado resultado. ¡No me digan que la sexta ola de la covid nos cogió de improviso! Sabíamos que podría llegar, y una séptima. Tiene que haber medidas para seguir afrontando las listas de espera”. 

-¿Qué es lo que más les ha gustado de este Ejecutivo? 
“Nosotros hemos trasladado lo que entendíamos que podría funcionar bien del presupuesto. En lo que respecta a cómo se ha actuado con la cultura durante la pandemia, reconocemos que se ha ido en la dirección correcta para que el sector sobreviviera. En la financiación autonómica, la propuesta del Gobierno defiende, efectivamente, los intereses de Canarias. O frente a la erupción volcánica. En aspectos concretos, valoramos lo que ha dado resultado”. 

-¿En qué ha quedado la polémica sobre el REF? 
“El Gobierno alegaba que la comisión bilateral no se había reunido en trece años, que repasáramos las hemerotecas, cuando solo con este han sido más de diez veces. Eso sí, casi siempre a petición del Ejecutivo central para modificar leyes; en dos ocasiones, para el REF a instancia de la comunidad autónoma”.  

-¿Cómo están las relaciones con la diputada Vidina Espino? 
“Igual que con el resto de los grupos. Ella se ha ofrecido a colaborar con el proyecto de Coalición Canaria. Eso significa que coincidiremos en algunas cuestiones y en otras tendrá su propio criterio. Nada más que el anuncio. Desde el punto de vista parlamentario, ningún efecto práctico. Terminará la legislatura y veremos lo que quiere hacer y los que otros le dejan hacer”.  
 
-Cara a los comicios de 2023, ¿cuáles serán las líneas rojas de Coalición para pactar? 
“Las mismas que en 2015. Los proyectos de Podemos y Vox no nos representan. Están a las antípodas de lo que nosotros consideramos que debe ser Canarias”. 

-Con más margen de maniobra que los socialistas y el PP… 
“Feijóo se ha mostrado dispuesto a alcanzar acuerdos con el PSOE en Canarias. Lo tradicional ya no vale”. 

-¿Qué significa el giro histórico en la posición de España sobre el Sáhara Occidental? 
“Pues, que España vende por segunda vez al pueblo saharaui. Es un insulto al derecho internacional y a las resoluciones de Naciones Unidas. La doble moral del PSOE no tiene nombre. Pedro Sánchez pisotea el derecho del pueblo saharaui a decidir libremente ante el chantaje del reino de Marruecos. Tampoco han hecho nada con respecto a las leyes del mar, que afectan al archipiélago de Canarias”. 

TE RECOMENDAMOS