invasión de ucrania

Putin se acerca cada vez más a ser tratado como un criminal de guerra

Las nuevas matanzas en Járkov, Chernígov y Mariúpol elevan el tono de la repulsa internacional y la Corte Penal exige que cese la agresión; España, partidario de juzgarlo en La Haya como criminal de guerra
criminal de guerra
Putin se acerca cada vez más a ser tratado como un criminal de guerra / DA

“Creo que Vladímir Putin es un criminal de guerra”, respondió el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a una periodista que lo interpeló en la Casa Blanca el pasado miércoles. Ayer fue a más y, en un evento con motivo del Día de San Patricio, Biden lo calificó como “dictador asesino” y “matón puro”, a la par que censuró que Putin “está librando una guerra inmoral contra el pueblo de Ucrania”, pero aseguró que el mandatario ruso “está pagando un alto precio por su agresión”.

Biden se hace eco así de las abrumadoras evidencias que llegan desde Ucrania, como las minas en los corredores humanitarios, los bombardeos sobre áreas residenciales en Kiev o la masacre de Mariúpol, que ha tenido como episodio más reciente el ataque contra el teatro que acogía a un millar de personas y que desde el aire tenía en su exterior, en gran tamaño, la palabra “niños” en ruso. Ayer mismo, autoridades locales denunciaban la muerte de otra veintena de civiles en la región de Járkov y de algo más de medio centenar en Chernígov. En medio de esta espiral, la UE debate un nuevo paquete de sanciones contra Rusia y afronta la dura papeleta de decidir si veta la compra de gas a Moscú.

Un portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, respondió que “tal retórica -la de Biden- es inaceptable e intolerable”, pero lo cierto es que el norteamericano, por cualificada que sea su voz, es una más de las que claman en tal sentido, a tal punto que la Corte Penal Internacional mantiene abierta una investigación por la invasión de Ucrania, al considerar que existen “bases razonables para creer que se han cometido crímenes de guerra y de lesa humanidad”. Incluso, como informa Luis Condés, España es uno de los países, sumándose a otros 38, que llevará a Putin y su guerra a La Haya, y su ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ya afirmó públicamente que “hay crímenes de guerra cometiéndose en Ucrania”.

Si la paz tiene una oportunidad, todo apunta a que pasa por Turquía, cuyo presidente, Erdogan, invitó ayer a Putin a sentarse cara a cara en su país con Zelenski. Tanto Moscú como Kiev lo ven de buen grado.

TE RECOMENDAMOS