güímar

La Danza de las Cintas se resiste a morir en Güímar

Con 234 años de historia, la singular ceremonia de San Pedro Arriba hace un llamamiento entre los jóvenes para garantizar la supervivencia de la tradición
danza-de-las-cintas-guimar
La Danza de las Cintas se resiste a morir en Güímar. Elena Díaz

La asociación cultural la Danza de Cintas de San Pedro Arriba, que preside Adrián Benítez, ha hecho un llamamiento casi desesperado para que no desaparezca de Güímar una tradición que ya tiene a sus espaldas 234 años. La supervivencia de esta tradicional danza pasa por la renovación de sus componentes y, tras dos años de pandemia, “en que todo el mundo ha cogido miedo a incluirse en grupos y colectivos”, señala Benítez, “ha llegado el momento de hacer una campaña en los colegios para que los niños participen y mantengan nuestras tradiciones”. En esa campaña, se invita a los niños y jóvenes a participar en los ensayos que se realizarán todos los miércoles, a partir del 27 de este mes, en la plaza de San Pedro Arriba, en Güímar. “Ahora -lamenta Adrián Benítez- apenas tenemos a tres niños”, cuando la danza necesita 12 componentes.

El primer gran acto previsto este año, al ser par, será la actuación en las fiestas patronales de San Pedro Apóstol, en la que “es posible que ya puedan participar los niños que ahora se inscriban, porque adquieren el hábito de las castañuelas y tambor rápidamente, aunque los pasos les cueste más”.

La historia de la Danza de las cintas en Güímar

En el año 1788, un grupo de vecinos de Güímar deciden dirigir una carta al señor Juez Real con la intención de pedir una danza de cintas que bailara delante del patrón del municipio como sucedía en otros lugares como Arico o Granadilla. Por esta razón, el 10 de junio del mismo año se envía esta ante las autoridades, con el beneplácito del párroco, y se crea, entonces, la Danza de Cintas de San Pedro Apóstol. Este tipo de bailes, que se ejecutan alrededor de un palo, eran comunes por aquellos siglos de descubrimiento y tránsito entre la Península Ibérica y América. Eran danzas rituales de carácter religioso o semi-religioso que se fueron incorporándose cada vez más en la tradición insular.

Según la profesora Arriaga Sanz, podemos clasificar las danzas en tres tipos: de mástil o lanza, de flores y de varas. La Danza de Cintas de Güímar pertenece al primer grupo de estas tres y es, según los investigadores, la que mejor conserva su tradición y origen. Bailando ininterrumpidamente desde su fundación en el siglo XVIII, el baile, el vestuario y la tradición apenas han cambiado. Si bien los materiales o algunos detalles han sido modificados.

En Güímar, el casco histórico está dividido en dos barrios principales: el llamado Barrio de Arriba y el Barrio de Abajo, dedicados al mismo santo del municipio. Por este motivo, se conocen de manera popular como el barrio de San Pedro Arriba y San Pedro Abajo. Las fiestas se turnan cada año, por lo que los años impares las imágenes de San Pedro Apóstol y San Pablo, que procesionan siempre juntas, se dirigen al Barrio de Abajo, mientras que los pares suben al otro. Por este motivo, puede decirse que existen dos Danzas de las Cintas de San Pedro Apóstol en el municipio.

Con el tiempo, la Danza fue abarcando otras fiestas del municipio. De este modo, además de su aparición en los días 27, 28, 29 de junio y 6 de julio (octava de San Pedro), baila también los días 7, 8 y 15 de septiembre por las fiestas de Nuestra Señora de El Socorro y el último domingo del mes de febrero en la romería de San Antonio Abad. Asimismo, durante años ha participado en diferentes celebraciones en el resto de la Isla como puede ser la romería de San Benito en La Laguna o la de San Isidro, en La Orotava.

En el año 2016, la Danza de Cintas de San Pedro Arriba casi desaparece y, en las fiestas patronales de ese año, la Danza de Cintas de San Pedro Abajo la suplió acompañando a las imágenes. Esto dio pie a que un grupo de antiguos danzadores, ya adultos, decidieran retomar la tradición y sacarla hacia adelante. De este modo, el día 7 de septiembre del mismo año apareció la Danza de Cintas de San Pedro Arriba, durante la celebración de la Bajada de El Socorro, gracias, también, a la posibilidad y apoyo brindados por los componentes del otro barrio.

En 2018 bailaron dos danzas del mismo barrio a San Pedro Arriba

Tras no poder participar en 2016, dos años después la Danza de San Pedro Arriba retornó con sus bailadores adultos y participó en diferentes eventos, como la coronación de San Roque en Garachico, la romería de Las Mercedes, el encuentro de danzas en honor a San Benito y las fiestas patronales de San Pedro Apóstol de 2018, año en que bailó la danza compuesta por niños delante de la imagen de San Pablo y la adulta delante de San Pedro. Esta ha sido la única vez que han bailado dos danzas del mismo barrio en la procesión a San Pedro Arriba. Luego llegó la pandemia, hasta hoy, en la que ahora apenas quedan niños.

TE RECOMENDAMOS