guerra en ucrania

Arranca la ‘guerra fría’: el conflicto se traslada al terreno económico

Rusia quiere cobrar el gas que exporta en rublos y EE.UU. anuncia que liberará 180 millones de barriles de petróleo para destensar el mercado; hoy entra en vigor en España la bonificación al combustible
guerra-fria
El conflicto en Ucrania ha reavivado la ‘guerra fría’ entre Estados Unidos y Rusia

Las bombas no han dejado de sonar en Ucrania -especialmente en el Donbás-, pero los focos se dirigen estos días al plano económico, donde todos los actores implicados en el conflicto han movido ficha. Rusia, en respuesta a las sanciones que le ha impuesto Occidente, ha establecido un nuevo mecanismo para cobrar el gas que exporta: lo hará en rublos, si bien permitirá a la UE pagar en euros, con la condición de que el abono sea en una entidad que los convierta a su divisa.

Y Estados Unidos, por su parte, vista la tensión a la que está siendo sometido el mercado energético en la práctica totalidad del globo, pero sobre todo en Europa, avanzó ayer que liberará 180 millones de barriles de petróleo de sus reservas estratégicas, a razón de un millón por día durante seis meses. De esta manera, el país norteamericano pretende dar solución, aumentando la oferta, a la tendencia alcista de este recurso, que en el caso de España se verá mitigada a partir de hoy con la bonificación de 20 céntimos por litro aprobada el martes en Consejo de Ministros.

No obstante, la desconfianza sobre la presunta retirada de las tropas rusas del entorno de Kiev continúa encima de la mesa. El último organismo en expresar sus duras al respecto ha sido la Alianza Atlántica, cuyo secretario general, Jens Stoltenberg, advirtió de que la intención real del Kremlin es “reorganizarse, reabastecerse y reforzar su ofensiva”, con atención al Donbás, donde ya de por sí Moscú había dicho que centraría sus ataques. A juicio de la OTAN, prueba de que “las tropas rusas no se están retirando” es que Putin suscribió ayer un decreto mediante el que abre el periodo de reclutamiento de ciudadanos entre 18 y 27 años, con el objetivo de incorporar a aproximadamente 130.000 efectivos a sus filas.

En cuanto a los avances diplomáticos, la labor de Turquía es la que mayores frutos parece estar dando. El propio Stoltenberg enalteció el papel de dicha nación como mediadora, y animó a que se programen nuevos encuentros. Una posibilidad que ya las autoridades turcas han deslizado, junto al dato de que se podría celebrar otra reunión entre los ministros de Exteriores de Rusia y Ucrania en Estambul antes de dos semanas. En este sentido, la UE también juega sus cartas. Hoy, los líderes comunitarios instarán al presidente chino, Xi Jingpin, en una cumbre por videoconferencia, a no prestar apoyo a Rusia en el conflicto, apelando a sus buenas relaciones comerciales.

TE RECOMENDAMOS