nacional

Albares llega a Canarias para explicar las bonanzas del pacto Madrid-Rabat

El ministro de Exteriores se entrevista hoy en Santa Cruz con el presidente Ángel Víctor Torres para abordar el giro sobre el Sáhara y sus efectos en la mediana de las aguas y la traumática ruta migratoria
Albares

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España, José Manuel Albares, visita hoy Canarias con el declarado objetivo de transmitir a su presidente autonómico, Ángel Víctor Torres, las bondades que considera inherentes a la nueva etapa de la relación con Marruecos a raíz del giro político de Madrid respecto a la autodeterminación del Sáhara Occidental, oficializado con el encuentro celebrado en Rabat el pasado 7 de abril entre Pedro Sánchez y el rey Mohamed VI, con la presencia del propio Albares.

Las consecuencias para Canarias de tal decisión son tan inevitables en el presente como decisivas para el futuro. Sobre todo, si el apoyo español al llamado Plan de Autonomía propuesto por Rabat como salida política a un proceso de descolonización enquistado desde hace medio siglo se traduce, como sostiene Albares, en el marco adecuado para acordar con el vecino continental asuntos tan trascendentales para las Islas como la inmigración o fijar, al fin, la mediana entre las aguas que separan las Islas Canarias del vecino Marruecos (y, por ende, repartirse las riquezas marinas y submarinas existentes en la zona).

Más allá del discutible valor que tienen las estadísticas de pateras desde que se anunció esta nueva etapa entre Madrid y Rabat, al tratarse de los meses en los que tradicionalmente se registran menores llegadas, todo esfuerzo por frenar la devastadora y constante pérdida de vidas humanas en esta maldita ruta que conduce a los más desfavorecidos a las Islas será, sin duda, bienvenido en Canarias, un territorio donde, por otra parte, la simpatía por lucha del pueblo saharaui es innegable.

En cuanto a la mediana, afecta desde las posibles prospecciones petrolíferas y gasísticas hasta la disputa en la ONU entre los dos países por los derechos de explotación de los minerales detectados en los montes submarinos de la zona, como el caso del famoso yacimiento de telurio en el Trópic.

En todo caso, Albares quiere hacer llegar un mensaje de tranquilidad a los canarios, asegurando que el Gobierno vela por sus intereses y los defenderá siempre, principalmente ante la preocupación en las Islas por la reanudación de las prospecciones por parte de Marruecos frente a la costa de Tarfaya. Por mucho que la supuesta renovación del interés de Rabat por el tema dista mucho aún de poder convertirse en una amenaza para la ecología de Canarias.

TE RECOMENDAMOS