economÍa

Comienzan a llegar los turistas del primer verano sin restricciones tras la pandemia

El sector tiene buenas expectativas de ocupación para esta temporada estival a pesar del caos en algunos aeropuertos y del anuncio de huelgas en varias aerolíneas
Aeropuerto de Tenerife Sur
Imagen de un aeropuerto lleno en Tenerife. Una situación que no se veía desde hace dos años. Sergio Méndez

Tras dos años de parálisis por la COVID, llega el primer verano turístico sin restricciones. Y las expectativas del sector no son nada malas, todo lo contrario. La recuperación turística en Canarias, a pesar de que estamos hablando de la temporada baja en las Islas, será intensa y muy superior a la del resto de España. Es más, será el Archipiélago quien pivote dicha recuperación en el territorio nacional durante el verano. Todo apunta a que Canarias se acercará a las cifras de 2019.

Según las previsiones de la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias, para los meses de verano, el Archipiélago dispondrá de cerca de cinco millones de asientos de avión, 400.000 plazas más que en el verano de 2019. Las plazas aéreas con las Islas crecerán un 8,3% respecto al verano de 2019, mientras que a nivel nacional aún se está un 6% por debajo. Hay que tener en cuenta, además, que la pandemia ha cambiado la forma de viajar y que muchos turistas, debido a amenazas externas como la guerra de Ucrania, reservan a última hora por lo que estas cifras, con toda probabilidad, aumentarán.

La ocupación hotelera en la provincia tinerfeña estará sólo dos puntos por debajo de la del verano de 2019, según las previsiones de Ashotel. Un 76% frente al 78% de entonces. “En estos momentos y tras dos años de pandemia y de encierro, los europeos no piensan en otra cosa que en viajar y en gastar los ahorros generados durante el confinamiento”, explicó a DIARIO DE AVISOS la consejera de Turismo, Yaiza Castilla. “Es por eso que el verano se presenta como una gran temporada para Canarias”, aseguró.

Pero a pesar de que está claro que este será el verano de la recuperación turística, no debemos embriagarnos de éxito. Hay muchos factores externos que amenazan los buenos augurios. A la guerra de Ucrania y la inflación que ha elevado los precios hay que unir el caos que se está produciendo en algunos aeropuertos europeos por el aumento del tráfico y la escasez de personal y las huelgas de algunas aerolíneas.

El gerente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Juan Pablo González, aseguró que esta situación aún no está afectando a las Islas, pero podría provocar un nuevo contratiempo. Por el momento, los aeropuertos más afectados por esta situación son los de Londres, Bruselas y Ámsterdam. Los problemas que sufren estos aeródromos son varios: falta de personal, controles más estrictos para los viajeros británicos por el brexit y la escasez de agentes de policías. Si los refuerzos anunciados por los respectivos gobiernos no llegan pronto, España podría ser de los más perjudicados porque los turistas residentes en el Reino Unido suponen más del 20% de los viajeros extranjeros que llegan cada año al país, además de ser el principal mercado de Canarias, especialmente de Tenerife. Las largas colas y congestión en el control de pasaportes está provocando retrasos y que la experiencia del viajero no sea lo que esperaba. Según publicó el diario El País, en el largo puente del Jubileo (la conmemoración de los 70 años de reinado de Isabel II), más de 200 vuelos de aerolíneas como EasyJet, British Airways o WizzAir fueron cancelados por la falta de trabajadores. Viajes programados a destinos populares como Madrid, Sevilla, Milán o Palermo fueron suspendidos en el último minuto. En total, 305 vuelos de 10.662 previstos para el puente no llegaron a despegar de los aeropuertos británicos, según la empresa de datos aeronáuticos Cirium.

Lo mismo ocurre en aeropuertos como el de Bruselas o Ámsterdam donde se están produciendo cancelaciones de vuelos y retrasos de hasta cinco horas para salir de vacaciones. Este problema tiene su origen en la reducción de personal que hubo en los dos últimos años por la pandemia. Ahora, que la situación vuelve a la normalidad, no todos los aeródromos han podido redimensionar sus plantillas. En el caso de España esta situación ha quedado resuelta. “Con los ERTE se ha podido recuperar al personal de forma ágil y eficaz”, recordó González. “Un mecanismo que ha sido clave para que, no sólo en los aeropuertos, sino en las empresas no ocurra esta situación”.

Para hacernos una idea, recordó González que en el caso británico, las aerolíneas llegaron a prescindir de 30.000 empleados. Los aeródromos y las empresas de mantenimiento y servicios redujeron en casi 70.000 su mano de obra. “Ahora, volver a contratar a un ritmo acelerado todo ese personal no es tarea fácil. De ahí, la importancia de la figura de los ERTE”.

Yaiza Castilla reconocio que esta situación puede perjudicar con algunas cancelaciones por parte de los británicos que no quieren viajar sufriendo retrasos y colas, pero señaló que “estamos en un momento en el que la mayoría de los turistas no quiere oír problemas sino disfrutar del verano. Incluso ante un encarecimiento de los billetes al tener que repercutir el incremento de los costes”. En este sentido, Castilla aseguró que los turistas están asumiendo esas subidas de precios, “porque quieren gastar y sobre todo viajar, tras dos años de encierro, y porque también disponen de ahorro para los viajes no realizados”.

El gerente de la patronal hotelera explicó que los costes han subido un 30% y que, a diferencia de lo que se piensa, su repercusión en el precio final del consumidor no es tal. “Hay que tener en cuenta que el 70% de los hoteles trabajan con la turoperación y ya tienen los contratos y precios cerrados con un año de antelación, así que ahora, a pesar de que suba la electricidad o la alimentación, no podemos decir que elevamos las tarifas. Lo que sí nos tiene hablando solos es el elevado coste de los precios de avión. No puede ser que a una familia de la Península le cueste venir a Canarias cerca de 800 euros y por un poco más se vayan con todo incluido a República Dominicana. Hay que buscar una solución y es algo que desde Ashotel llevamos reclamando desde hace tiempo. El mercado nacional es muy importante para nosotros y puede retraerse por este alza de precios”, explicó.

Otra de las amenazas que se cierne sobre la recuperación del sector turístico son las huelgas de las aerolíneas. Ryanair y EasyJet son algunas compañías cuyos trabajadores ya han anunciado huelgas y son de las que más pueden afectar a Canarias, puesto que trabajan mucho en el Archipiélago. En el caso de la primera, ya ha iniciado los paros este fin de semana, aunque según las cifras aportadas por la compañía, el seguimiento ha sido mínimo y la afección a los vuelos, nula. Los tripulantes de cabina descontentos con las condiciones de trabajo y el salario proseguirán en huelga mañana, el 30 de junio, así como los días 1 y 2 de julio. También los tripulantes de cabina de EasyJet con base en España irán a la huelga nueve días en julio. Aún así, este verano servirá para coger fuerzas para el invierno, la temporada alta en las Islas.

Canarias, un destino europeo, seguro y refugio tras la COVID

En verano, Canarias tiene muchos destinos competidores, pero el comportamiento del Archipiélago durante la pandemia, dando una imagen de lugar seguro y su lejanía de la zona de guerra, jugarán a nuestro favor.

TE RECOMENDAMOS