educación

Las tarjetas de comedor comienzan a repartirse en Canarias

Se trata de una iniciativa que se llevará a cabo por tercer año consecutivo para el alumnado de cuota cero
Las tarjetas de comedor comienzan a repartirse en Canarias

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias ha informado de que este viernes ha comenzado el reparto de las 14.678 tarjetas de comedor, que se activarán el lunes próximo, y con las que se quiere ayudar durante este verano a las familias en situación económica vulnerable.

Se trata de una iniciativa que se llevará a cabo por tercer año consecutivo para el alumnado de cuota cero para la compra de alimentos de primera necesidad, y a la que se destinan algo más de 3,5 millones de euros.

La ayuda económica asciende a 120 euros al mes por estudiante para realizar compras de alimentos durante julio y agosto, periodo en el que los comedores escolares no están en activo porque los centros escolares permanecen cerrados por vacaciones.

La medida se implementó por primera vez en 2020, en los meses en los que la docencia se desarrolló de forma no presencial debido a la covid-19, y durante el verano pasado, por lo que este es el tercer año consecutivo en que se pone en marcha.

En esta ocasión, implica una inversión total de 3.558.720 euros, y para su puesta en marcha se ha firmado un convenio con CaixaBank SA y Global Payment MoneyToPay EDE SL.

La consejera de Educación, Manuela Armas, destaca que “la preocupación por el bienestar del alumnado de Canarias no acaba con el inicio de sus vacaciones” y remarca que los resultados escolares y la situación socioeconómica de las familias son factores relacionados, por lo que el Ejecutivo es consciente de que, en los casos de vulnerabilidad, “sus necesidades están presentes todos los días del año”.

El saldo de la tarjeta podrá ser utilizado en una o varias compras hasta el máximo del importe mensual disponible en pequeños o grandes comercios de alimentación, y la recarga se realizará mensualmente, por lo que deberá conservarse tras su uso.

La Consejería de Educación pide a las personas receptoras de la tarjeta que tomen todas las precauciones necesarias a fin de evitar la sustracción, robo, falsificación o pérdida de la misma, ya que la tarjeta entregada no podrá ser sustituida por otra, y también solicita que se guarden los tiques de compra de los alimentos adquiridos por esta vía, que se les serán requeridos.

TE RECOMENDAMOS