incendio en tenerife

El incendio de Los Realejos continúa controlado, pero llevará meses extinguirlo

Un conato de incendio fue estabilizado en El Rosario y en el Norte se siguen apagando puntos calientes sobre un paisaje calcinado que tardará meses en estar fuera de peligro
incendio de Los Realejos
Foto: Fran Pallero

El incendio forestal que se inició el pasado jueves 21 de julio en la zona de Los Campeches, en Icod el Alto, y que afectó además de a Los Realejos, a La Guancha, San Juan de la Rambla, Icod de Los Vinos y La Orotava, en zona de Parque Nacional del Teide, continúa controlado, pero llevará meses extinguirlo completamente, señaló Francisco Rodríguez, jefe de agentes de medioambiente del Cabildo de Tenerife.

El fuego ha afectado a unas 2.753 hectáreas, de ellas 226 en el Parque Nacional del Teide, en un perímetro superior a los 34 kilómetros, sin embargo, no en todos los lugares afectó igual, y mientras hay zonas calcinadas, en otras fue un fuego de suelo, en otros de copa, y también hay reductos donde las llamas no las alcanzaron.

En esos momentos, el trabajo que se realiza es acabar con los puntos calientes”, la cuestión que más preocupa es, no tanto si es dentro del propio perímetro, como si resurgiera en alguno de los flancos como recientemente en Los Campeches.

El Jefe de agentes de medioambiente del Cabildo de Tenerife, explicó a EFE, durante un encuentro con medios de comunicación, que “dichos puntos son lugares donde aún se registra una alta concentración de calor y pueden hacer que el incendio se vuelva a reproducir”, pues todavía hay tocones o raíces que continúan ardiendo.

Con la finalidad de mantenerlos controlados, 40 efectivos terrestres y un helicóptero -sobre todo que actúa sobre la ladera de Tigaiga- trabajan refrescando estas localizaciones y actuando si se observan rastro de humo. Una vez acabada esta función habrá que limpiar: “Hemos perdido mucha cobertura vegetal que se encontraba en el suelo, por lo que ahora tenemos que luchar contra los posibles efectos de la erosión”, explicó Rodríguez. Y, a largo plazo, el objetivo se centrará en “recuperar el ecosistema en la medida de lo posible”.

Los medios visitaron diversos enclaves afectados en la masa forestal de Los Realejos y San Juan de la Rambla, primer municipio que pedirá la declaración como zona catastrófica por los “profundos daños” que este incendio produjo en zonas especialmente frágiles y vulnerables.

Una de las zonas visitadas tras el paso del fuego fue La Tahona, cuya zona del área recreativa fue la única que no ardió ni en el incendio de 2007 ni tampoco ahora, a diferencia de sus alrededores. Para los expertos, esto puede responde a que el lugar “tiene forma de olla, por lo que el fuego pasó de un lomo a otro, evitándola”.

También, se repite un par de metros más lejos, en una zona de interfase entre el monte y una zona poblada, donde las llamas “han quemado fincas completas” pero se han frenado al llegar a un cultivo de cereales, trazando una línea entre lo quemado y lo que fue capaz de resistir. Se estudiará que pudo determinar que las llamas arrasara los zarzales, helechos y árboles frutales y no lo hiciera con el centeno que actuó de cortafuego.

Francisco Rodríguez insistió en que esta situación demuestra que “los incendios no afectan por igual” a todos los lugares por los que pasan. “El fuego no actúa con la misma virulencia en todas las condiciones, varía dependiendo de si es de noche o de día o si traspasa un terreno llano o empinado”, entre otros muchos factores. “Por eso vemos que, en este caso, hay zonas sin quemar, zonas a mitad y zonas completamente calcinadas”, declaró.

Asimismo, al pasear por las diversas zonas afectadas donde las capas de ceniza han sustituido a la tierra, se observa árboles jóvenes que no han podido soportar las llamas y otros de los que solo tienen algunas ramas dobladas hacia el origen del calor. De cara al invierno, las lluvias de carácter torrencial podrían provocar arrastres.

Restricciones

El Cabildo asumió el pasado jueves las competencias del incendio y mantiene la obligatoriedad de respetar las restricciones de acceso al entorno afectado. Así, que se prohíbe temporalmente el tránsito, tanto campo a través o por cualquier sendero, vereda o pista de la zona forestal, salvo por motivos de gestión o por fuerza mayor.

La medida afecta a Los Realejos, San Juan de la Rambla, La Guancha y, de manera parcial, a Icod de los Vinos, donde se ha determinado que desde la pistas de Cruz del Majano, Cortafuegos de Icod y Reventón de Cangas hacia el Este, no haya restricciones de tránsito. Además, en San Juan de La Rambla y Los Realejos se cierra el tránsito por encima de la TF-344, desde el límite de La Guancha hasta la Pista Lolita. En esa zona sólo se podrá entrar para el mantenimiento básico de las fincas y el cuidado de los animales.

Igualmente están cerradas las áreas recreativas y zonas de acampada de El Lagar, Fuente Pedro, Chanajiga y La Tahona, así como el campamento Emilio Fernández y el aula en la Naturaleza Barranco de la Arena.

TE RECOMENDAMOS