la palma

Los notarios levantan más de 1.000 actas para certificar las pérdidas por el volcán de La Palma

Cerca de 50 profesionales de toda España han prestado servicios gratuitos para las familias que se vieron afectadas por la erupción
Edificaciones afectadas por la lava en el barrio de La Laguna, en Los Llanos de Aridane | EUROPA PRESS

Notarios voluntarios han levantado más de un millar de actas en La Palma, lo que ha permitido a los propietarios de inmuebles, fincas o negocios arrasados o sepultados por la lava demostrar que les pertenecían. El Consejo General del Notariado hizo balance esta semana de su actividad altruista coincidiendo con el primer aniversario del comienzo de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, motivo por el que se desplazó a la Isla para organizar diversos actos y expresar su apoyo a los damnificados.

El presidente del Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz, aseguró que los notarios tienen “la obligación y la posibilidad de ayudar”, y expresó el “compromiso de seguir prestando servicio a los palmeros”. Tras la erupción del volcán, el Consejo General del Notariado, junto con los colegios notariales de Canarias, Cataluña y Valencia, abrió tres notarías provisionales en los municipios afectados por este devastador fenómeno natural: Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte.

En estas notarías han prestado servicios gratuitos más de 50 notarios de toda España que, en estrecha colaboración con los ayuntamientos, el Catastro y los damnificados, han elaborado las más de mil actas de notoriedad. Un trámite que resulta fundamental para que los propietarios de inmuebles, fincas o negocios arrasados o sepultados por la lava demuestren que les pertenecían para el cobro de los seguros y ayudas correspondientes.

En paralelo, y en colaboración con el Colegio Notarial de Canarias y la Fundación Notariado, el Consejo ha organizado las jornadas Ideas para el desarrollo sostenible de La Palma (La oportunidad después del volcán). En las mismas han participado las tres administraciones públicas (incluidos los alcaldes de los tres municipios afectados) y profesionales de ámbitos como la justicia, economía, arquitectura, catastro, registros, periodismo y la cultura.

Una de las principales conclusiones a la que llegaron los participantes en el transcurso de las jornadas es que la excepcionalidad del desastre vulcanológico motiva que la normativa actual deba ser revisada, a fin de agilizar el proceso de recuperación una vez tiene lugar la emergencia y, durante la misma, que se puedan habilitar más herramientas para preservar las vidas de las personas y animales, así como los bienes materiales.

Otra conclusión es que deberían adoptarse medidas como expropiaciones, entregas de fincas de reemplazo, la reordenación del suelo, reparcelaciones y la adopción de beneficios fiscales que atraigan inversión. Adicionalmente, abogan por que el proceso de reconstrucción de La Palma debe pasar por la sostenibilidad y las energías renovables, evitando “errores pasados” en la ordenación territorial.

TE PUEDE INTERESAR